Con afán / sin afán

Con afán / sin afán

Detrás de la ley de modernización del sector TIC hay grandes jugadores, como Claro o Movistar.

03 de junio 2019 , 10:40 p.m.

Siempre he mirado con cierto recelo a aquellos que creen en esas teorías de la conspiración que dicen que todas las decisiones y acciones de un gobierno van de la mano de intereses privados, de grandes empresarios o de amigos del gobernante de turno. Y lo hago, tal vez con una inmensa candidez, porque en realidad resulta inverosímil que un gobierno, sea el que sea, se dedique a crear normas y leyes para beneficiar a unos pocos, en lugar de pensar en crear caminos para mejorar la calidad de vida de la mayoría. Pero, cuando uno se pone a mirar con ojo de radiólogo la imagen de rayos X de algunas de las prioridades de este gobierno (o del anterior y el anterior y el tras anterior y así por los siglos de los siglos), la conclusión tristemente lleva a un diagnóstico muy lejano de aquello que realmente se espera. ¡Pendejo que es uno!

Dice la ministra de las TIC que el objetivo primordial de la ley de modernización del sector TIC que se discute en el Congreso es llevar conectividad e internet a más de 20 millones de colombianos que hoy no cuentan con cubrimiento y, por ende, se están perdiendo de la mayor revolución que haya conocido el planeta en décadas: la revolución digital.

He de confesar que ante semejante objetivo cualquier crítica a la mencionada ley resultaría absurda. ¿Quién va a decir que no quiere que aquellos que hoy no tienen acceso a internet logren por fin conectarse a la red mundial? ¿Quién va a alzar la mano para frenar semejante impulso definitivo para algunas regiones en donde aún subsisten con internet a velocidades de 1998?

El problema es que esa es la versión edulcorada del proyecto de ley TIC. ¡Obvio que nadie se va a oponer a que haya más y mejor internet para los colombianos! Pero cosa distinta es si el asunto se plantea desde la concesión que tiene que hacer el Gobierno para sacar adelante su gran propuesta: ampliar las licencias para el uso del espectro de 10 a 20 años, y súmele a eso una posibilidad de renovación de estas por 20 años más, según reza el documento de la subcomisión que revisó la ley que será votada en plenaria. Mejor dicho: garantía hasta de 40 años de licencia para que los operadores de las redes puedan sacarle el jugo al negocio. ¡Bonito así!

¡Cómo no va a haber afán en sacar esta norma adelante si detrás de esta hay grandes jugadores, como Claro o Movistar!

Ahora contrastemos esto con un par de propuestas que por el bien de Colombia deberían tener igual o más prioridad, pero de las cuales nada se habla.

¿Cuándo irá a dar el salto nuestro gobierno para que Facebook y Google, hoy por hoy receptores de algunas de las inversiones más importantes de publicidad en el país, paguen impuestos ante los elevados ingresos por dicho concepto? ¿Será que las afugias económicas de nuestro erario no bastan para que desde el Ministerio de Hacienda miren cómo sacar recursos de tanto dinero que se va directo a las cuentas en el extranjero de esos monstruos tecnológicos? ¿O es que como son monstruos les tenemos miedo?

¿Hasta cuándo nos van a seguir dorando la píldora con el asunto de Uber? ¿No iba a ser en este gobierno de la economía naranja que por fin se determinaría un marco legal para la compañía que ya cumplió cinco años operando en una zona gris? ¿O es que, al igual que con Google y Facebook, el Gobierno le tiene miedo al gremio de los taxis, que sin ser un gigante tecnológico (porque ni datáfonos manejan) no deja de ser un monstruo que pone a temblar a cualquier político?

Ojalá los afanes fueran para todo y para el beneficio de todos. Pero afanarse para ayudarles a unos y seguir dejando en suspenso otras urgencias demuestra que esas teorías de conspiración de las que hablé al comienzo son más ciertas que falsas.

#PreguntaSuelta: ¿ya contabilizó cuántas veces en los últimos 10 años se ha propuesto una constituyente desde la orilla del Centro Democrático?

JUAN PABLO CALVÁS
En Twitter: @JuanPabloCalvas

Sal de la rutina

Más de Juan Pablo Calvás

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.