Secciones
Síguenos en:
¿Y los que no quieren vacunarse?

¿Y los que no quieren vacunarse?

Urge una gran campaña nacional provacuna, respetuosa, audaz y eficaz.

26 de julio 2021 , 01:33 a. m.

La vacunación debería abrirse ya a todos los que sí quieren vacunarse en cualquier lugar del país, independientemente de su edad, observando una logística adecuada a partir de la disponibilidad de las vacunas. La soledad se ha vuelto frecuente en algunos puestos de vacunación e incluso las EPS han procedido a cerrar algunos que habían habilitado ante la escasa afluencia de público. Aunque la última semana han concurrido personas más jóvenes, sigue siendo un enigma lo que está ocurriendo con las bajas tasas de vacunación en el segmento de 50 a 54 años.

En efecto, según las estadísticas oficiales de Minsalud, aunque ya hace más de un mes se abrió la posibilidad de su vacunación, a duras penas el 41 por ciento de los colombianos en ese rango de edad han completado su esquema. Y no podrá decirse que es por falta de información, pues somos testigos los colombianos de los esfuerzos adelantados por las EPS y Acemi para contactar a sus afiliados con el propósito de invitarlos a vacunarse.

Vacunarse o no vacunarse contra el covid debe seguir siendo una decisión individual. Cada uno, de acuerdo con sus convicciones, percepciones, creencias, temores y condiciones particulares, habrá de tomar una decisión. El Estado no puede obligar a nadie a vacunarse. Pero sí puede y debe desplegar todos sus instrumentos para estimular la vacunación. A fin de cuentas hay un grave problema de salud pública y está en juego la vida de millones de colombianos si no se logran adecuados niveles de inmunidad.

Alguien que no se ha vacunado, por más respetables que sean sus motivos y argumentos, es un potencial transmisor de contagios, de manera que no es solo su vida la que está en juego, sino también la de las personas que están a su alrededor y las de quienes interactúan con él.

Por eso es válido, legal y constitucional, que sin obligar a la gente a vacunarse, y a sabiendas de que a estas alturas los efectos de las vacunas son todavía materia de estudio, el Estado se convierta en un patrocinador, en un animador, en un promotor activo, entusiasta y eficaz de la vacunación.

Lo dice Moisés Wasserman en su columna de EL TIEMPO: “Todas las investigaciones científicas, todas las autoridades de salud en el mundo coinciden en que la vacunación es la gran solución, y una con el mínimo de efectos negativos. La mejor forma de combatir los malos argumentos contra ella es oponer unos buenos, y para eso es importante tratar de entender lo que piensan quienes la rechazan o le temen”.

La actitud no puede ser de arrogancia estatal tratando mal a quienes no quieren vacunarse o lo están dudando. Conozco personas a quienes respeto que decidieron no vacunarse. Son buenos profesionales y buenos seres humanos. Ello, sin embargo, no puede generar ninguna vacilación: el Gobierno debe acometer ya una estrategia super audaz, imaginativa, innovadora y generosa para que la gente se vacune y una gran campaña masiva multiplataforma, convocante y esperanzadora.

Dentro del marco de la ley, toda herramienta debería ser válida: loterías que rifen premios atractivos entre quienes se vacunen, beneficios fiscales, regalos, puntajes bonificados en algunos procesos de selección, descuentos en matrículas, en fin. En el sector público habría que revisar algunos postulados del principio de igualdad dado el origen oficial de los recursos.

Lo cierto es que, con más de 115.000 fallecimientos, así se hayan recibido en Colombia más de 30 millones de dosis, que apenas tengamos alrededor de 11 millones de esquemas completos es aún precario y no es solo responsabilidad del Gobierno.

Insisto. La vacunación debería abrirse ya a todos los que se quieran vacunar en todo el territorio nacional y la gran campaña nacional provacuna ya debería estar retumbando en todos los rincones presenciales y virtuales de Colombia.

JUAN LOZANO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.