Vándalos: la exportación de una plaga

Vándalos: la exportación de una plaga

Estudiantes convocan marchas. Los infiltran. Se salen de control. Luego todos salimos perjudicados.

13 de octubre 2019 , 10:44 p.m.

Otra vez los vándalos. Fue el propio presidente Lenín Moreno quien le dijo a nuestra valiente periodista Andrea Bernal que también las Farc podrían estar detrás de las violentas infiltraciones a las marchas indígenas. Y no cabe duda de que a los indígenas ecuatorianos se les salieron de control las marchas y que fueron infiltradas, y no solo por las Farc, tal como infiltraron los vándalos las marchas estudiantiles en Colombia, hasta el punto de agarrar a piedra a los policías de turno. Indignación extrema producen esas acciones y la total impunidad que las rodea.

Catalina Botero, la exrelatora de libertad de expresión, cuyas cicatrices en la lucha por la prensa libre la volvieron experta en Ecuador, lo describe con claridad: las comunidades indígenas ecuatorianas están organizadas y sus manifestaciones no suelen ser violentas. Hace algunos días, sin embargo, comenzaron a aparecer grupos violentos que agredieron gravemente a comerciantes, transeúntes y miembros de la fuerza pública e incendiaron edificios enteros, como el de la Contraloría, donde reposaban las pruebas de un caso penal contra Rafael Correa.

Además, prosigue Botero, destruyeron la sede de medios de comunicación… entraron a barrios cuyos habitantes no se habían integrado a la protesta y armaron barricadas, asaltaron casas y locales y destruyeron múltiples bienes públicos. Hay imágenes de grupos de encapuchados actuando en comandos o de personas repartiendo dinero a estos grupos. Nada de esto pasa en las protestas indígenas y, por eso, concluye la exrelatora, es razonable suponer que otros grupos –y no los indígenas– han cometido estos actos de extrema violencia.

Mientras todo esto ocurre, Diosdado Cabello declara, cínico y desafiante, que lo que está pasando en Ecuador va para Colombia y “que Dios me oiga”. Y como si fuera poco, Rafael Correa, a quien Lenín acusa de orquestar lo que ocurre en su país, le reconoce al periódico ‘El Mundo’: “Trabajo en ‘Russia Today’. Es público y notorio que estuve en Venezuela. Hay fotos, videos… hacemos consultoría para el Gobierno de Venezuela”.

‘El Expreso’ de Ecuador lo dice sin rodeos: “La pesadilla se hizo realidad. Las escenas de los colectivos chavistas aterrorizando a la población de Caracas, dueños absolutos de las calles, saqueando y vandalizando, se trasladaron a Quito. Fue una jornada de terror”, para concluir citando a Salvador Quishpe… “A esta altura me temo que la movilización ya no está a cargo del movimiento indígena, está bajo el control del correísmo”.

Algunos articuladores comunes de este rompecabezas de explosiones callejeras en Venezuela, Ecuador y Colombia van quedando sobre la mesa. Rafael Pardo pone de manifiesto otro más: el narcotráfico. Indaga Pardo: “Se han preguntado por qué hay mayor concentración del cultivo de coca en el Catatumbo, Putumayo y Nariño. La explicación es simple: por precio de gasolina subsidiada en dos fronteras. El precio de la gasolina representa entre 20 y 35 % del valor de la coca… con la medida de Lenín de subir precio de gasolina… la producción de coca perdería su ventaja competitiva”.

No hay lugar para la ingenuidad en la interpretación de los episodios que están sacudiendo a nuestra región. Hay una puja de poder en muchos países en los que el régimen de Maduro y sus aliados o secuaces quieren conservar o recuperar las riendas políticas, desestabilizando los regímenes que los han enfrentado, promoviendo la acción violenta de los que infiltran las legítimas protestas ciudadanas.

Por eso, justamente, es que para los estudiantes colombianos y los indígenas ecuatorianos se plantea el formidable desafío de encontrar nuevas plataformas de deliberación de manera que sus esfuerzos sinceros por agenciar sus causas no terminen en manos de vándalos al servicio de Maduro, de sus aliados, de la politiquería populista ni del narcotráfico.

JUAN LOZANO

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.