close
close
Secciones
Síguenos en:
Resucitó Fajardo en su coalición

Resucitó Fajardo en su coalición

Fajardo parece haber capoteado su peor tormenta.

12 de diciembre 2021 , 09:35 p. m.

Cuando se lanzó con bombos y platillos la candidatura de Alejandro Gaviria, tras una fuerte campaña de expectativa, se decía que en la primera etapa de su camino a la Casa de Nariño, el exrector sepultaría las aspiraciones presidenciales de Sergio Fajardo y se consolidaría pronto en ese cuadrante político como el más opcionado para derrotar a Petro.

El primero que creyó esa historia fue el propio Gaviria, que es un hombre honesto y cándido. A un alto costo personal y familiar, él y su esposa –quien, dicho sea de paso, ha construido por sus propios méritos una sólida carrera como economista– renunciaron a los importantes cargos que ocupaban.

La realidad ha resultado muy distinta, y Gaviria, a pesar de los significativos apoyos que consiguió, parece no lograr despegar y haber perdido ese momento político que habría podido conducirlo en un ‘fast track’ electoral a la Presidencia.

Quizás su confeso ateísmo en un país en el que la mayoría de la gente cree en Dios, quizás sus vacilaciones, contradicciones y rectificaciones permanentes, quizás su tono académico muy alejado de las bases populares, quizás su romance y divorcio electoral mal tramitados con César Gaviria y los liberales o quizás una mezcla de todos los anteriores factores parecen estar apagando los motores de la que pintaba como una candidatura con mucho arrastre.

Y aunque yo no comparta muchas de las posturas de Alejandro Gaviria, con respeto digo que ojalá este mal arranque no lo saque del todo de lo público, pues es útil que más gente honrada se meta a la política. Lo que parece, aunque sea temprano y las cosas puedan volver a cambiar, es que para Alejandro Gaviria ya este turno no fue.

En estas circunstancias, así como el principal damnificado por la aparición de Gaviria era Sergio Fajardo, el primer beneficiado con su precario debut electoral es el mismo Fajardo, quien sigue siendo el más fuerte candidato de su coalición, secundado por Juan Manuel Galán. Fajardo tomó un segundo aire en su coalición, y dentro de ella resucitó y está bien vivo. Eso demuestran todas las encuestas, que por más suspicacias que despierten coinciden en pocas cosas, y esta es una de ellas.

Fajardo acusó los duros golpes. Y lo afectaron, sin duda. Al lanzamiento de Gaviria, para la tormenta de Fajardo se sumaban las contradicciones en la Coalición de la Esperanza, el caos del otrora vigoroso partido Verde y sus líos en Contraloría y Fiscalía, entre otros. Y, justo es reconocerlo, puso la cara, capoteó la tormenta con serenidad, sin estridencias ni alaridos, con resignación republicana y con plena consistencia frente a sus planteamientos, que ni cambió, ni transformó ni abandonó en sus momentos más complicados.

Yo, debo advertirlo, también tengo algunas discrepancias frente a ciertos planteamientos de Fajardo, pero ello no me impide reconocer que Fajardo ha sido coherente en su estilo de hacer política y ha soportado estoicamente cuatro años de agresiones de sectores que lo tildan de uribista por no haber apoyado a Petro en la segunda vuelta contra Duque.

Obviamente, no tienen razón en tildarlo de uribista. Simplemente no lo es. Punto. Pero lo que sí es verdad es que si Fajardo hubiera cedido a las presiones de algunos sectores que lo acompañaban, y hubiera apoyado a Petro en el 2018, probablemente el presidente de la República hoy no sería Iván Duque. Sería Gustavo Petro, quien, sin Fajardo, fue capaz de meter más de 8 millones de votos.

Y precisamente frente a las aspiraciones de un Petro hoy crecido, en el debate de Caracol y ‘La Silla Vacía’ afloró una diferencia muy sustancial entre los candidatos. Mientras que Alejandro Gaviria, junto a Cristo, Robledo y Amaya, en una respuesta de sí y no, le hicieron un guiño con un sí a Petro frente a una eventual alianza con él en segunda vuelta, Fajardo y Galán contestaron sin vacilación que no. Que con Petro no.

JUAN LOZANO

(Lea todas las columnas de Juan Lozano en EL TIEMPO, aquí).

Más de Juan Lozano

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.