Quitando subsidios a la brava

Quitando subsidios a la brava

Lucen tímidas e insuficientes las medidas para recortar gasto suntuario.

17 de febrero 2019 , 11:46 p.m.

Tal como se advirtió, la cojera estructural de la ley de financiamiento, aprobada a los trompicones en el Congreso, mantiene viva la voracidad fiscalista de quienes, suponiendo desfinanciadas las arcas públicas a partir del 2020, prefieren meter las largas manos del Estado a los bolsillo de los sectores más vulnerables en vez de emprender una poda fuerte, racional y eficaz en los gastos suntuarios y la burocracia del Estado.

Por ese camino han convertido el Plan de Desarrollo en una extensión de la ley de financiamiento, en tanto lo están utilizando como máquina tapahuecos. No. No es para eso. Como tampoco pretendió la Constitución que el Plan de Desarrollo se convirtiera en el carnaval del mico a partir de una galería inconexa de artículos embutidos a la brava por todos y cada uno de los ministerios, institutos, gerencias, consejerías y dependencias del Gobierno con palanca en Planeación Nacional.

Los ejemplos abundan: subsidiar el gas en pipetas en ciertas zonas del país es, esencialmente, una medida ambiental para reducir el estímulo a la tala indiscriminada de árboles maderables donde la gente cocina con leña. Si no llega el gas natural, si no hay adecuado suministro eléctrico, el gas en pipetas es la alternativa, de manera que esos pesos, que son pocos, tienen un elevado retorno medioambiental. Lo están poniendo en peligro. Error.

Y, más ampliamente, la reducción y el desmonte de los subsidios de energía para los usuarios residenciales en los estratos 1, 2 y 3 es asunto tan sensible y de naturaleza tan compleja que puede distorsionar toda la deliberación sobre el Plan de Desarrollo.

Más allá de discusiones técnicas y jurídicas con argumentos de lado y lado, resulta relevante que ahora que el presidente Duque repunta de manera importante en las encuestas, no lo lleven a recorrer el mismo camino equivocado y tortuoso que se convirtió en una aspiradora de su popularidad cuando tramitaba la reforma tributaria y decidieron proponer extender el IVA a toda la canasta familiar. La oposición de cualquier gobierno sabe que un Presidente sin mayorías parlamentarias ni apoyo popular es un Presidente frágil, sin capacidad para tramitar su agenda y sus proyectos.

Todos sus colaboradores deben entender que el Presidente requiere apoyo ciudadano y legitimidad popular para gobernar. Y deben entender que en los hogares de los estratos 1, 2 y 3 no queda ingreso disponible, ni excedentes, como para que les recorten o eliminen sus subsidios. Baste una referencia: en el estrato 1, cada peso que le recorten al subsidio es un peso menos para la comida de la familia. El ajuste se hace contra el hambre o contra los nutrientes.

En contraste, lucen tímidas e insuficientes las medidas para recortar gasto suntuario, estimular austeridad y podar burocracia inútil. Desde esta perspectiva, no parece plenamente rectificado el camino que traía el gobierno anterior de pedir más y más sacrificios de la gente del común, mientras el Gobierno gastaba más, creaba más entidades y sumaba más burocracia, en muchos casos corrupta, ineficiente e indolente. Me sorprende –cómo no– que sigan proponiendo más sacrificios a la ciudadanía, sin tener claro un plan tijera afilado y certero.

Estos asuntos deberían retirarse del Plan de Desarrollo mientras se emprende un estudio serio, juicioso y comprensivo, socializado con la ciudadanía, sobre los parámetros de la estratificación, acerca de las características del Sisbén y sobre el modelo integrado de subsidios. Aquí lo están haciendo a parches, sin que hayan mediado diálogos intersectoriales e interestamentarios previos. Ojalá lo hagan pronto, antes de que sea el Congreso el que se le vuelva a rebelar al Gobierno en alguna sinfonía parlamentaria de discursos, proclamas y arengas con los tarjetones electorales a la vista.

JUAN LOZANO

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.