¿Quién dio la plata para Bermeo?

¿Quién dio la plata para Bermeo?

Urge conocer el origen del dinero y sus destinatarios para saber qué está pasando.

03 de marzo 2019 , 11:52 p.m.

¿De dónde salió la plata? ¿Quién estaba interesado en untar a la JEP? ¿Para dónde iba esa plata? Quiénes son los socios de Bermeo en la JEP? ¿Quiénes son los socios de Gil que mandaron la plata? ¿Por qué usaron a Bermeo si no tenía vínculo directo con el expediente? ¿Qué tiene que ver Gil con Santrich?

Aunque las imágenes son pestilentes, dejando en evidencia que se trataba de un torcido de marca mayor, el asunto por lo pronto deja muchas más preguntas que respuestas. Cerca de las cuatro de la madrugada del domingo terminó la legalización de capturas. Se preparan las audiencias de impugnación con abundante material probatorio recogido por la Fiscalía tras varias semanas de investigación. La opinión pública espera pruebas sólidas sobre este entramado criminal. Hoy hay confusión y guerra política.

Frente a la decisión sobre Santrich que debe adoptar la JEP, he creído que esta jurisdicción optó por invadir terrenos que no le competen, llevándose por delante una larga tradición jurídica colombiana en materia de extradición. Y no por corrupción, sino como resultado de respetables pero indebidas apreciaciones jurídicas que los condujeron a una improcedente solicitud de pruebas que desembocaron en el bochornoso episodio de 4-72 y la predecible respuesta de Estados Unidos.

Mucho daño ha causado a la JEP esa imagen surgida desde la polarización del plebiscito, de ser un tribunal pro-Farc dispuesto a favorecer a los miembros de esa organización, imagen que se ha visto reforzada por los episodios que rodean el caso Santrich. Y, aunque esa sea la cruda percepción en gruesas capas de la sociedad, no me parece una imagen justa, pues creo que los magistrados de la JEP son mujeres y hombres probos, empezando por su propia presidenta. Y por la misma razón me resulta exagerado que por el accionar de Bermeo y Gil salpiquen a toda la Jurisdicción y a todos los magistrados.

Hicieron bien la presidenta de la JEP; el magistrado Bobadilla, presidente de la sección de Revisión, y Giovanni Álvarez, director de la Unidad de Investigación y Acusación, en el rechazo categórico a cualquier acción corrupta y en la solicitud de aplicación de todo el rigor de la ley en este caso.

Lo que hay que hacer es buscar la manera de blindar la JEP de otros hechos como estos, y buscar los procedimientos constitucionales para corregir aquellos asuntos que quedaron mal resueltos en las normas especiales. A mí, por ejemplo, me parece que la Corte se equivocó en el tratamiento de los crímenes sexuales contra los niños, poniéndoles el tapete rojo en la gala de la impunidad a los degenerados violadores de niños, y que eso, tarde o temprano, se debe modificar.

Tampoco pienso que el episodio Bermeo/Gil deba influir en la decisión que a conciencia tome el presidente Duque sobre las objeciones presidenciales. Nada tiene que ver este escándalo con la valoración sobre la conveniencia de esos textos, sobre todo si se tiene en cuenta que ya el Presidente ha reiterado que su propósito no es acabar con la JEP.

Para decirlo con claridad, ni las objeciones presidenciales serían una catástrofe, ni la extradición de Santrich sería un golpe mortal a los acuerdos, ni el fallo del Consejo de Estado que le mantiene la investidura de congresista a Santrich va a cambiar nada ni el caso Bermeo/Gil es el fin de la JEP.

Lo que sí resulta indispensable para individualizar responsabilidades y poder calibrar en su verdadera dimensión los alcances de este cáncer de corrupción es que nos contesten las preguntas iniciales para que podamos saber quiénes eran los cerebros de este operativo y, estableciendo quiénes pusieron la plata y quiénes se la iban a ganar, evitemos ese aire de apocalipsis cotidiano que a nada bueno conduce.

JUAN LOZANO
En Twitter: @juanlozano_r

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.