Para los próximos 100 días

Para los próximos 100 días

Se requiere una coalición interpartidista virtuosa. Ojalá se logre.

25 de noviembre 2018 , 11:30 p.m.

No es fácil de comprender que muchos de los que gritaban que se requería un presidente que despolarizara el país ahora estén criticando a Duque por tratar de hacerlo. Tampoco se comprende que muchos de los que criticaban a Duque por ser supuestamente títere de Uribe ahora lo critiquen porque unos sectores radicales del Centro Democrático no lo apoyan.

Y mucho menos se explica que quienes decían que a la llegada de Duque se consumaría la revancha del uribismo contra los ‘militares santistas’ ahora se quejen porque Duque, después de los logros del Plan Diamante y ‘El que la hace la paga’, no ha cambiado la cúpula militar.

Los ejemplos abundan. A lo largo de los últimos años retumbó el clamor contra la ‘mermelada’, que les dejaba a muchos parlamentarios cuantiosas utilidades criminales por partidas ocultas para contratar con sus compinches, y ahora que se ha cerrado el ‘mermeladucto’ entre Minhacienda y el Congreso, algunos reclaman porque no se pupitrean los proyectos, como se hacía antes.

Y se convirtió en letanía la queja generalizada contra Santos porque solía ignorar las movilizaciones sociales (“el tal paro no existe”) para luego levantarlas a punta de promesas incumplibles. Ahora que Duque ha mantenido una postura de escucha respetuosa frente al movimiento estudiantil, y que, con la olla raspada y los problemas heredados, se ha propuesto encontrar una solución responsable, lo critican porque no les ha prometido a los estudiantes nada que no sea cumplible. Y los paros siguen.

Lo cierto es que el Presidente gobierna con sus propios criterios y su propio estilo, ejerciendo un liderazgo sereno y tranquilo, sin estridencias. Lo ha demostrado abriendo una causa multilateral frente a la tiranía venezolana de Maduro que ya han seguido hasta los gobernantes de Francia y Canadá. Duque decidió transitar el más difícil de todos los caminos políticos: el de restablecer el principio de la independencia de poderes. Y eso es lo correcto. Eso es lo que necesitaba Colombia. Esa es la única vía para articular una estrategia integral anticorrupción.

Con seguridad, a estas alturas el presidente Duque habrá asimilado las lecciones derivadas de todos los errores cometidos en el planteamiento y manejo de la reforma tributaria, que se ha convertido en la aspiradora de su popularidad. Lo importante es adoptar los correctivos y timonear pronto.

La clave ahora es tomar decisiones claras. Y que algunos ministros e integrantes del equipo ejecutivo entiendan que sus responsabilidades implican también asumir costos y desgastes para defender sus ideas. Los ministros, todos, por más técnicos que sean, deben salir a defender su gobierno y a su Presidente. No basta con hacer bien el trabajo. Hay que demostrarle a la ciudadanía, incrédula por naturaleza, que la tarea se está haciendo bien.

Y ojalá logre concretarse por una vía virtuosa la coalición interpartidista que ha planteado desde sus inicios de mandato el presidente Duque y ha impulsado con buen sentido el expresidente y senador Álvaro Uribe. Es cierto que el reloj galopa, pero todavía hay tiempo para avanzar en ese sentido. Colombia lo requiere.

Por eso, la avalancha de encuestas de los últimos días debe asumirse con sentido constructivo y crítico. Esos campanazos no se pueden negar ni desatender, y, aunque lo correcto no es gobernar para las encuestas, tampoco se puede desconocer que hay inquietudes, desconfianzas y preocupaciones entre la ciudadanía que deben ser calibradas para corregir todo lo que se requiera.

En otras palabras, y advirtiendo que no estamos ni para arrogancias triunfalistas desde el Gobierno ni para apocalipsis prematuros desde la oposición, este temprano desafío que la opinión pública le está planteando al presidente Duque es la mejor oportunidad para demostrar su talante, su capacidad de concertación y su liderazgo.

JUAN LOZANO

Sal de la rutina

Más de Juan Lozano

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.