Oposición multicolor

Oposición multicolor

Que la oposición sea vigorosa pero propositiva, leal con el país y patriótica.

18 de enero 2021 , 12:37 a. m.

En otros momentos de nuestra historia solía usarse como expresión genérica ‘la oposición’ porque se sabía quiénes estaban con el Gobierno y quiénes no. Hoy, la cosa es muy distinta. El Estatuto de la Oposición, aunque necesario instrumento largamente esperado, no logró tener la contundencia necesaria para doblegar la feria de adhesiones, negociaciones, contubernios y pactos burocráticos que se esconden tras las tres categorías políticas recogidas en el mismo Estatuto, de manera que hoy es muy difícil identificar a todos los del Gobierno, a todos los independientes y a todos los de la oposición.

Es claro que Gustavo Petro es oposición. Es el jefe de la oposición al Gobierno Nacional. En esa condición asumió su curul en el Congreso, y así lo ha ejercido. Y tiene un enorme espacio político. Pero ni siquiera sus propias listas se salvaron de las filtraciones y deserciones. Más se demoró el senador Manguito en contestar a lista que en adherir a las toldas del Gobierno.

Y muchos de los aliados circunstanciales de Petro para la segunda vuelta hoy son sus enconados enemigos y adversarios, como la dupla Claudia y Angélica, donde la senadora juega un papel determinante en la construcción de una coalición antiduquista y antipetrista.

En esa coalición pueden estar confluyendo líderes santistas con líderes exfajardistas, con el propio Fajardo, con claudistas, con Roy Barreras, Juan Fernando Cristo, Juan Manuel Galán, Iván Marulanda, Robledo y un grupo importante de los ‘verdes’. Están en la oposición de Duque y no quieren apoyar a Petro. Por eso, para que su proyecto político sea viable, necesitan que Duque fracase, pero no tanto como para dejar el país en brazos de Petro. Que fracase, pero no mucho.

Los partidos políticos fuertemente parlamentarizados, es decir, aquellos cuya base política se define esencialmente a partir de los congresistas, son volátiles y están divididos de manera que algunos de sus miembros votan con el Gobierno y otros, con la oposición. Usualmente, los compases de este baile los marca el propio Gobierno, proponiéndoles los pasos a sus parejos que siempre querrán que les den más pruebas de amor.

En esta oposición multicolor que le ha tocado lidiar al gobierno Duque aparecen también, unos con careta y otros sin careta, caracterizados miembros del Centro Democrático y otros líderes de la derecha colombiana. Su dilema es gigantesco, pues en términos de opinión pública si Duque fracasa, ellos también habrán fracasado.

En recientes declaraciones, el presidente Duque ha dicho que quiere desmarcarse de la extrema derecha, ha vuelto a hablar del extremo centro y ha cobrado su triunfo sobre sectores radicales del Centro Democrático que poco o nada lo han querido, y ahora menos aún.

Para resumir. En la oposición a Duque hay una verdadera paleta multicolor que arranca en la extrema izquierda, las Farc, la UP y Petro y termina en la extrema derecha. Que la oposición sea vigorosa es democráticamente sano. Esa es la verdadera esencia de la oposición: que se proyecte con fortaleza para construir opciones de poder. Pero ha de ser leal con el país, responsable, veraz, propositiva y constructiva.

En este año, el Gobierno estará sometido a un escrutinio permanente de la opinión pública. Quienes quieren su continuidad necesitan de sus ejecutorias y su efectividad. Pero los líderes de la oposición también estarán sometidos a ese escrutinio para calibrar su ADN democrático, su capacidad de propuesta, su sensatez, el tipo de liderazgo que ejercen y el calibre de su comunicación popular, el tono de sus clamores y la catadura de sus movilizaciones, su conocimiento de los temas, sus equipos de trabajo, su responsabilidad y su patriotismo.

Es sencillo. Desde la oposición se puede construir el camino para llegar a gobernar. Pero también se pueden destruir para siempre las opciones de un aspirante. Ya veremos.

JUAN LOZANO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.