Niños vs. drogadictos

Niños vs. drogadictos

Los derechos de los niños son primero. Punto.

09 de junio 2019 , 10:43 p.m.

Los derechos de los niños deben prevalecer sobre los derechos de los drogadictos. Punto. Y aunque drogadicto no es sinónimo de delincuente y el Estado debe procurar el apoyo para la rehabilitación de los drogadictos, si en un determinado espacio físico, como por ejemplo un parque, entran en conflicto los derechos de los niños con el libre desarrollo de la personalidad de un drogadicto, debe prevalecer el derecho del niño, con o sin fallo de la Corte Constitucional.

Aunque el polémico fallo anunciado la semana pasada no se conoce aún, diga lo que diga este fallo, debe dejar intacto el derecho prevalente de los niños. Y debe dejar intacta la prohibición de abrir establecimientos y expendios de licor en los alrededores de colegios y universidades, prohibición que se pasan por la faja olímpicamente las autoridades locales en casi todo el país.

Con el fundamento constitucional derivado del derecho prevalente de los niños consagrado en el artículo 44 de la Constitución, diga lo que diga el fallo, el Gobierno Nacional podría expedir un decreto que prohíba el consumo de estupefacientes, alucinógenos y licor en todo parque que sea utilizado por los niños de la comunidad. No me cabe la menor duda jurídica. Y también podrían Enrique Peñalosa, Federico Gutiérrez, Maurice Armitage, Alex Char y cualquier alcalde de Colombia expedir un decreto de alcance local en el mismo sentido.

Según se desprende del comunicado de la Corte, lo que no podrían hacer ni el Gobierno Nacional ni los alcaldes es expedir decretos que de manera general prohíban el consumo de estas sustancias en todos los espacios públicos, en todas las cantidades, en todas las locaciones y en todo el territorio nacional. Lo que tumba la Corte es una prohibición general, pero al tumbarla no podría tocar de ninguna manera el interés superior de los niños.

Así, por ejemplo, si los miembros de asoadictos decidieran que todas las madrugadas, a partir de las dos de la mañana, se convocan en una estupefatón para inyectarse, aspirar, ingerir, degustar o esnifar sus dosis personales de cualquier sustancia alucinógena en los espacios públicos que circundan nuestro sacrosanto palacio de Justicia, bien podrían hacerlo, porque a esa hora ni hay niños en la zona ni afectan para el día siguiente ningún espacio reservado para ellos.

Es el propio comunicado de la Corte el que señala que… “esto es especialmente cierto en el caso de las niñas y los niños, que, por ser sujetos de especial protección constitucional, cuentan con normas precisas y específicas que los protegen”. Ojalá el fallo en su versión definitiva se ocupara de los derechos prevalentes de los niños para no dejar abierta una nueva tronera que los ponga en peligro. Ya veremos el fallo, pero ojalá no deje por puertas estas consideraciones.

De ese texto dependerá un veredicto ciudadano sobre esta corte para establecer si fue una corte caracterizada por la defensa vertical, contundente y categórica de los derechos de los niños que exige el imperativo del artículo 44, o si, por el contrario, fue una corte incapaz de balancear el derecho prevalente de los niños, la sana convivencia y los derechos de los ciudadanos al disfrute pacífico del espacio público con el libre desarrollo de la personalidad de los drogadictos.

Así las cosas, es urgente que tanto el Gobierno Nacional como los alcaldes locales alisten su artillería jurídica para defender los derechos de los niños con verdadera determinación, empezando por la expedición de los decretos que precisen la prohibición relativa a los parques y espacios infantiles, usados o frecuentados por menores.

Mientras tanto, el Gobierno y la Policía Nacional, en llave con los alcaldes, deben redoblar todos sus esfuerzos para desmantelar y desarticular las redes criminales del microtráfico que se han convertido en un verdadero azote en nuestro país.

JUAN LOZANO

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.