Minga, paro y coronavirus

Minga, paro y coronavirus

Libertad y orden, debería ser la consigna de todas las autoridades.

19 de octubre 2020 , 02:18 a. m.

Cuando hay pánico en Europa por la virulencia del rebrote del coronavirus que amenaza con volver a sitiar al Viejo Continente y ruedan por los barrancos todas las afirmaciones que sostenían que las segundas oleadas del virus serían más benevolentes, en Colombia no hemos podido bajarnos del escabroso vecindario de las 180 muertes diarias.

Aunque algunas vacunas continúan avanzando, el acceso universal sigue percibiéndose como algo relativamente remoto... en el caso de Colombia, las contradicciones entre el vocero de la coalición del sector privado para la adquisición de vacunas, Gabriel Jaramillo, y el Ministerio de Salud producen angustia.

El doctor Jaramillo sembró el terror con sus declaraciones selectivas a sus medios amigos cuando afirmó que “en Colombia el plan de vacunación llegará en 2023”, mientras que el Ministerio de Salud no ha estado en capacidad de generar una respuesta confiable. En un trámite tan sencillo como el mensaje de urgencia para la ley de vacunas, aunque el propio Presidente lo había avalado, en el burocratizado y politizado Ministerio se demoraron como dos meses en tramitarla y esta es la hora en la que no se han dignado a enviarla al Congreso.

En materia de pruebas, nunca se logró garantizar ni la eficacia, ni la oportunidad ni el acceso democrático para las personas de menores recursos. Aunque algunas EPS mejoraron, ya se volvió paisaje la precariedad de los cercos epidemiológicos, el desdén frente a la toma oportuna de muestras y entrega rápida de resultados. ¡Qué miedo!

En lo que sí mejoramos mucho fue en todo lo que estaba a cargo de Luis Guillermo Plata. A todo señor, todo honor. En llave directa con el Presidente, logró acelerar el número de UCI, logró imprimirle una buena dinámica a la compra de los ventiladores, logró una reserva muy importante de equipos de bioseguridad... tras su renuncia, hará mucha falta el doctor Plata.

El uso del tapabocas ha calado en Colombia. En términos generales, la ciudadanía se acostumbró a usarlo y la inmensa mayoría de la gente es muy responsable con el autocuidado. No obstante, los focos de contagio, los eventos festivos, las rumbas y la guardia bajita en materia de condiciones laborales, reuniones familiares y de amigos se convierten en un riesgo mayor.

Aunque el más juicioso y responsable de los ciudadanos puede resultar contagiado, en términos agregados la observancia rigurosa de todos los protocolos de bioseguridad es el único camino para la protección de la sociedad y la vida.

Por eso resultan tan inconvenientes e irresponsables en este momento, desde la perspectiva de salud pública y protección de la vida, las convocatorias a las movilizaciones de paro y la minga. Y no hablemos de los riesgos ya documentados de infiltración y aprovechamiento de las convocatorias por vándalos, grupos terroristas, oportunistas políticos y violentos de distinto pelambre para seguir generando caos, destrucción y confusión a partir de un discurso de odio contra el Gobierno Nacional, las instituciones y la empresa privada.

En un interesante diálogo público que sostuvimos la semana pasada con los tres presidentes de las grandes centrales sindicales de Colombia a instancias de Asocajas, con mucha contundencia ellos rechazaron cualquier acto violento en las movilizaciones. Lo mismo deberían decir públicamente quienes impulsan la minga.

Lo que esperamos los colombianos de las autoridades ante lo que se viene la semana entrante bien lo resumió el general Zapateiro, comandante del Ejército (Ajúaaaaa)... “Libertad y orden, como dice nuestro escudo”. Que se pueda garantizar el derecho a la protesta pacífica, al disenso y el diálogo social, pero que se preserve el orden para que el costo no sea la destrucción de bienes ajenos y patrimonio público, la parálisis de las ciudades y la multiplicación de los contagios.

JUAN LOZANO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.