Marchas, manifestaciones y plantones

Marchas, manifestaciones y plantones

Que el vandalismo y el populismo no asfixien el derecho legítimo a la protesta.

13 de enero 2019 , 11:36 p.m.

Me gustan los activismos. Me gustan las marchas, las manifestaciones y los plantones en un país que tiene un déficit acumulado de participación ciudadana. Me gusta que la gente que siente indignación por algo lo pueda expresar con plena libertad. Me gustan las movilizaciones ciudadanas, siempre que sean pacíficas, transparentes y constructivas.

No me gustan las infiltraciones de los vándalos, ni el oportunismo de los políticos ni las agresiones contra quienes piensan distinto.

Me gusta que los estudiantes hayan decidido salir a las calles. Me gusta que hayan reclamado por su futuro y por sus derechos. Me gusta que tantas organizaciones de estudiantes hayan logrado coincidir en unos propósitos básicos. Me gusta lo que lograron.

No me gustan los jefes políticos que han alentado la división del movimiento estudiantil para quedarse con su propio pedazo. No me gusta que parcelen los liderazgos estudiantiles en función de colores políticos.

Me gusta que la gente deje la cómoda militancia del blablablá virtual de las redes para salir a encontrarse con gente de verdad verdad, de carne y hueso que comparte sus ideas. Me gusta que se pase de los entusiasmos virtuales a las movilizaciones reales, a partir de convocatorias diáfanas, sin falsas motivaciones.

No me gusta que se convoque apelando a odios, rencores, agresiones, revanchas, ojoporojos, dientepordientes. No me gusta que el propósito de una movilización sea agredir, insultar, ofender.

Me gusta que las marchas, manifestaciones y plantones busquen proponer, encontrar soluciones, mover ideas, estimular debates democráticos, generar reflexiones profundas.

No me gusta que quemen banderas. No me gusta que rompan vitrinas. No me gustan los grafitis insultantes, ni los mamarrachos de aerosol ni el vandalismo contra monumentos y obras de arte públicas.

Me gustan las consignas inteligentes y con buen humor. Me gusta el arte mural callejero.

No me gustan los manifestantes que agreden policías. No me gustan los policías que agreden manifestantes.

Me gustan los alcaldes que permiten la movilización ciudadana. No me gustan los alcaldes que permiten que las movilizaciones colapsen sus ciudades.

Me gusta la elocuencia serena en la plaza pública. No me gusta el populismo incendiario en las tribunas.

Me gustan las marchas alegres, los plantones animados, las manifestaciones optimistas. No me gustan las hordas de borrachos y enmarihuanados que destruyen todo lo que encuentran a su paso.

Me gusta que en un país en el que hay tantas razones para reclamar, la gente decida ejercer su legítimo derecho a la protesta. No me gusta que en un país en el que hay tantas razones para reclamar, las razones públicas de la convocatoria se vuelvan pretextos para agenciar ocultas razones políticas de los convocantes.

Me gusta que a la gente la logren convencer con propuestas, ideas y argumentos para participar en una movilización. No me gusta que a la gente le paguen por participar en una movilización y no me gusta que a la gente la manipulen, la chantajeen, la presionen o la extorsionen para que asista a una manifestación.

Me gustan las caras al aire. Los rostros limpios. No me gustan las capuchas ni el antifaz.

En un escenario de agitación ciudadana galopante, sobre todo en temas sociales, la responsabilidad de los gobiernos en todos los niveles de la administración se multiplica porque deben garantizar el derecho a la protesta pacífica, pero deben proteger al resto de los ciudadanos de los vándalos y los desmanes que se puedan originar y deben evitar daños y afectaciones a las personas, al comercio, al aparato productivo o a la infraestructura pública. Preparémonos entonces para un agitado 2019 en el que se presentarán muchas movilizaciones ciudadanas que no se pueden resolver con represión ni con promesas incumplibles.

JUAN LOZANO

Sal de la rutina

Más de Juan Lozano

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.