Llegó el momento más difícil

Llegó el momento más difícil

Ojo. El covid está vivo en las calles, infectando y matando gente.

31 de agosto 2020 , 12:21 a. m.

Seamos claros. El aislamiento obligatorio no se acabó porque le estemos ganando la batalla al coronavirus, sino porque el país estaba quebrándose, porque la situación social se tornaba cada día más explosiva y porque la crisis del empleo y la economía ya no aguantaba más. Creo que la justificación del fin de las cuarentenas obligatorias no debe pintar pajaritos de oro sobre la evolución del covid, pues hace que se baje la guardia frente a la prevención del contagio.

No tengo duda. El momento más difícil de la pandemia es este. Ya vamos rondando los 20.000 muertos, el número de contagios diarios sigue muy alto, el sector productivo está reventado; el desempleo, en máximos históricos; la economía, en mínimos históricos, y centenares de miles de compatriotas, desesperados por la situación.

Después de haber defendido una de las cuarentenas más largas del mundo, el Gobierno se vio forzado a abrir la economía, las industrias y el comercio, en un momento en el que las cifras del comportamiento de la pandemia, dicha sea la verdad, no producen ninguna tranquilidad. A duras penas, una leve mejoría agregada.

Y que conste que no todo es malo y que hay logros para resaltar. El Gobierno ha avanzado notablemente en UCI, habiéndose logrado casi duplicar las unidades existentes, y se ha podido incrementar sustancialmente el número de pruebas, aunque la gestión de estas en el sistema de salud siga siendo, en muchos casos, verdaderamente negligente.

Pero la perspectiva de la salida masiva de gente a la calle a partir de mañana resulta angustiosa, pues se multiplicarán exponencialmente los riesgos de contagio, los contactos peligrosos y las concentraciones de gente en algunos espacios.

Con el coronavirus vivo, infectando y matando gente, que millones de personas vuelvan a las calles exige la máxima responsabilidad estatal, la mayor disciplina social y los más altos niveles de autoprotección y cuidado.

El Estado y el sistema de salud se tienen que poner las pilas con las pruebas, que son la herramienta indispensable para orientar los aislamientos individuales y colectivos y para establecer los cercos epidemiológicos. Si se siguen demorando semanas en visitar a los pacientes, en practicar las pruebas y en entregar los resultados, será casi imposible detener el virus.

Empresas, entidades públicas y unidades productivas tienen que cumplir con absoluta devoción con los protocolos de bioseguridad, y cada individuo debe hacerse responsable de su propia vida y de la de sus seres queridos con las medidas tantas veces recomendadas y tantas veces desatendidas, como el uso obligatorio del tapabocas, el lavado de manos, las rutinas de desinfección, las muestras de temperatura y el distanciamiento social.

Cuando ni la EPS ni el sistema de salud llegan para hacer una prueba o para aislar a un paciente, cada cual debe proceder a autoaislarse aún dentro de su propia casa si evidencia síntomas de covid, con prueba o sin ella, y quien tenga síntomas debe ser un guardián de la salud de la ciudadanía, evitando salir a la calle y contagiando a los demás.

Los retos para el sistema de salud se hacen aún más grandes ahora que se amenazan las burbujas de protección de los adultos mayores y de las personas con mayores riesgos médicos. Ojo con ellos. Ahora tenemos que redoblar la prevención de contagios.

Y a los líderes políticos de todos los partidos hay que pedirles mesura y sensatez en todos los frentes. Convocar marchas y jornadas de movilización que impliquen contacto directo mientras el covid siga vivo es irresponsable. Así como siempre debe ser bienvenido el debate democrático, siempre también debe ser castigado por la ciudadanía el comportamiento de quienes pongan en peligro la vida de sus conciudadanos para lucrarse políticamente de las tragedias colectivas.

JUAN LOZANO
En Twitter: @JuanLozano_R

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.