La indiferencia política

La indiferencia política

No hay lugar para la indiferencia ni el desgano político. Dos visiones opuestas disputarán el poder.

22 de febrero 2021 , 12:16 a. m.

Millones de colombianos, asqueados por las pestilencias de la política, concluyeron que alejarse de sus predios protege sus vidas y sus intereses. Consideran que la política es una actividad sucia, pecaminosa y dañina y, por lo mismo, reafirman que alejarse de ella es necesario para vivir una vida tranquila.

Gradualmente, los abusos del poder, la corrupción y las malas prácticas que encarnan muchos dirigentes han terminado espantando del activismo democrático a millones de ciudadanos en el mundo y especialmente en nuestro país.

Escucho algunos empresarios que afirman que la clave de su éxito radica en que siempre se han mantenido lejos de la política. Algunos, incluso, consideran que aunque existan variaciones entre uno y otro discurso político, a fin de cuentas todos los políticos son iguales y todo lo que ocurra políticamente da lo mismo.

Y quizás desde una aproximación frentenacionalista, algo de razón podrían tener. La política se había convertido en una repartija de privilegios donde todos los que tenían verdadera vocación de poder encarnaban esencialmente los mismos intereses y las mismas convicciones.

Desde el advenimiento del Frente Nacional, ningún proyecto político alternativo, disruptivo y desafiante había saltado a la arena con posibilidad de ganar la elección. Quienes encarnaron con honradez y coraje banderas de renovación y relevo político, como Galán, compartían, sin embargo, postulados esenciales de respeto a la iniciativa privada, a la democracia republicana y a la separación de poderes.

Galán, por ejemplo, que emprendió la titánica batalla contra el narcotráfico que terminó cobrándole la vida, se movía dentro de unos postulados políticos cuya inspiración filosófica compartía muchos elementos tutelares con el mismo Partido Liberal al que inicialmente había pertenecido y al que volvería. Y aunque ese era su planteamiento, no se cansaba de advertir que si los jóvenes no nos metíamos en la política, la política terminaría metiéndose con nosotros.

En su esencia, era una batalla contra la indiferencia. Hoy ese llamado está más vigente que nunca porque está ocurriendo algo inédito en las últimas décadas. Los proyectos alternativos marginales, sin vocación de poder y sin elegibilidad, dejaron de ser cosa del pasado. Hoy es distinto. He venido insistiendo desde hace varias semanas en que el único candidato que hoy tiene un cupo asegurado para segunda vuelta en el 2022 se llama Gustavo Petro.

No se llamen a engaños. Petro está más vivo que nunca y es inteligente, y tiene todo el reconocimiento popular y se ha mantenido fiel a las banderas que lo llevaron a obtener más de ocho millones de votos. En ejercicio de sus derechos democráticos, quienes respaldan a Petro y comparten su visión se han convertido en un contingente activo, entusiasta y beligerante que desde ya se está luchando voto a voto. ¿Y en el otro lado?

Por eso, hoy no hay lugar para la indiferencia. La elección de 2022 no se dará entre similares. Para la elección de 2022 habrá dos candidatos diametralmente opuestos, que encarnarán visiones diametralmente opuestas. No habrá lugar para la tibieza ni para el desgano. Aquí ya no habrá campo para quienes no se comprometen. Aquí ya no habrá espacio para la indiferencia, pues no todos los candidatos serán iguales y el futuro de Colombia puede tomar rumbos muy distintos dependiendo de quien resulte triunfador. Muchos empiezan a subirse en el bus de Petro. Muchos empiezan a subirse en buses anti-Petro, pero todavía hay demasiadas personas que creen que todos los buses van para el mismo lado. Ojo.

Coletilla galanista: las pruebas de la historia son inequívocas. Los carteles de la droga y sus políticos aliados no solo aniquilaron a Galán. Aniquilaron su movimiento, que merecería recuperar su personería. La del galanismo también fue una masacre.

JUAN LOZANO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.