Gobierno sin Congreso

Gobierno sin Congreso

Es bueno que se rompa la manguala entre mayorías parlamentarias y ‘mermelada’ del Gobierno.

21 de julio 2019 , 10:49 p.m.

Que tanto el presidente del Senado como el de la Cámara no pertenezcan a la coalición política del Presidente de la república es algo inédito en la historia política reciente de Colombia. Los catastrofistas de la ‘mermelada’ le recomiendan a Duque empezar a repartir partidas presupuestales y puestos a diestra y siniestra para evitar la catástrofe. Otros dicen que si no entran al gabinete figuras de Cambio Radical y del Partido Liberal, el Gobierno colapsaría.

Algunos advierten ya que el chantaje de los presidentes de Senado y Cámara al bloquear la agenda legislativa será implacable y que, además de hundir proyectos, se dedicarán a tumbar ministros si Duque no cede.

Yo, por el contrario, creo que nuestra democracia empieza a transitar por un terreno conveniente que podría derivar en un mejoramiento sustancial del debate público, de la independencia de poderes y del control político. Nada más dañino para Colombia que un Congreso abyecto, de mayorías compradas, que pupitreaba frenético cuanta barbaridad sometían a su consideración.

A mí me gusta que el Congreso sea independiente. Estoy convencido de que desintoxicar el Congreso de ‘mermelada’ y mantener lejos de las curules de los congresistas al ministro de Hacienda feriando la plata de los colombianos para lograr la aprobación de proyectos se constituye en un salto cualitativo de gran importancia.

Soy optimista porque vi a congresistas de todas las bancadas rodeando la radicación del proyecto anticorrupción. Y soy optimista porque vi a congresistas de algunas bancadas discrepando del Gobierno frente al proyecto de prisión perpetua para abusadores de menores con sólidos argumentos constitucionales. Las dos reacciones resultan muy alentadoras, pues, independientemente del resultado final, demuestran que hay una reflexión sobre los proyectos, una deliberación limpia y transparente, una ponderación acerca del contenido y los alcances de las iniciativas legislativas.

Frente a los proyectos de su iniciativa, en los años anteriores, el Gobierno se comportaba como matón de barrio. Como gañán de esquina. Hacía saber que los suyos tenían que aprobar, sí o sí, la agenda del Gobierno. Mientras a los miembros de la coalición les notificaban que en Minhacienda tomaban nota de cada voto inconveniente para pasar la factura a la hora de la desagregación nocturna de las partidas globales, el interés general sucumbía ante los apetitos presupuestales y burocráticos de los honorables padres y madres de la patria.

La mejor cuota inicial del estatuto anticorrupción es lo que está pasando con la decisión del Gobierno de no entrar en la feria de la ‘mermelada’. Valiente. No es posible comparar la gestión de Nancy Patricia con la de ninguno de sus antecesores por la sencilla razón de que todos ellos disponían de ‘mermelada’ presupuestal a rodo. Es como si se pretendiera poner a competir a nuestros ciclistas ‘escarabajos’ trepando las cuestas más empinadas con un escuadrón de motociclistas.

No tengo ninguna información que permita predecir que los entrantes presidentes de Senado y Cámara, a título personal, se vayan a prestar para extorsionar al Gobierno. Si ello llegare a ocurrir, ojalá el Gobierno lo denunciara. Y si ello no ocurre, ojalá el Gobierno lo contara para aplaudirlos. Y si al Gobierno se le cae un proyecto de ley por no ceder a chantajes, que lo sepa Colombia. Y si el Gobierno logra que le aprueben un proyecto sin chantajes ni ‘mermeladas’, que Colombia se entere y aplauda.

En estas condiciones, yo celebro el arranque de esta legislatura incierta, con elecciones atravesadas, y me entusiasma saber que tanto el Gobierno como el Congreso, liberados de una manguala perniciosa, se van a tener que dar pelas virtuosas con un trabajo riguroso en procura de defender el interés general, para recuperar la confianza ciudadana. Ya veremos qué pasa.

JUAN LOZANO

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.