Espías y conspiración contra Colombia

Espías y conspiración contra Colombia

La llave entre el régimen de Maduro y el Eln debe comprenderse en todo su alcance.

21 de abril 2019 , 11:50 p.m.

Ingenuo creer que la proliferación de espías que se están moviendo como Pedro por su casa en nuestro país, según el escalofriante informe de ‘Bloomberg’, se dediquen solamente a tareas de inteligencia y contrainteligencia relativas a otros países. No nos llamemos a engaños y procuremos asumir con la mayor serenidad y la mayor celeridad la realidad ineludible de tener enquistados en nuestro territorio agentes extranjeros empeñados también en afectar a Colombia.

Ya son reiteradas las advertencias que inició Insight Crime sobre el cambio sustancial de naturaleza del Eln en los últimos tiempos. Según reportes procedentes de muchas fuentes, variadas y creíbles, el Eln ha dejado de ser una guerrilla exclusivamente colombiana para convertirse en una poderosa organización binacional armada, enemiga del Gobierno de Colombia y aliada del régimen de Venezuela.

Es así de claro. Mientras que en Venezuela gozan de la protección del régimen tiránico de Nicolás Maduro e incursionan progresivamente en nuevos territorios y en el acceso a multimillonarias rentas ilícitas, en Colombia perseveran en repudiables crímenes contra toda la sociedad, como los ecocidios, a punta de voladuras del oleoducto, que destruyen nuestro más querido patrimonio ecológico nacional (caso Pozo Azul) o como el cruel reclutamiento de menores en el río San Juan que describe nítidamente ‘El Espectador’ de este domingo.

Al tiempo que denuncia el abandono estatal en la zona chocoana del río San Juan, así como prácticas oficiales prohibidas en relación con los niños y las niñas, la crónica aludida advierte que el frente Che Guevara sigue reclutando menores de edad, lo que constituye un crimen de lesa humanidad.

La modalidad que está utilizando el Eln es enamorar adolescentes. “En todos los casos conocidos por Colombia 2020, combatientes seducen a sus víctimas (en todos los reportes son niñas) y luego les piden que se vayan con ellos a la insurgencia. Más niñas estarían cerca de irse a la guerrilla...”. Y termina diciendo: “En esa región... también claman que la guerrilla, que dice luchar por el pueblo, deje de creer que la revolución se hace dándoles un fusil a los niños y exponiéndolos a perder la vida en una guerra ajena...”.

Por todo lo anterior es necesario que en nuestro país se comprenda que el apoyo justo que el gobierno Duque ha venido brindando a Venezuela para que se restablezca la democracia y se supere la catástrofe humanitaria que ha provocado ese régimen delirante encontrará como respuesta una profundización de los esfuerzos de desestabilización de nuestras propias instituciones, urdidos desde Caracas. El asunto, claro está, es asimétrico. Mientras que Colombia acude a los instrumentos de la democracia, la razón y la civilidad, en su contra se aplican alianzas criminales y apoyos validadores del uso terrorista de las armas.

Las alarmas que enciende el reporte de ‘Bloomberg’ deben atenderse en función de la manifiesta contradicción en la que han incurrido algunos sectores de nuestro país que critican con virulencia el accionar de Duque, quien ha repetido hasta la saciedad que no apoya ningún procedimiento armado contra Venezuela, mientras toleran e incluso aplauden la peligrosa alianza armada entre el régimen de Maduro y el Eln.

Así es la cosa. Duque, a punta de democracia y elecciones limpias, pretende que se caiga el régimen de Venezuela, mientras que el régimen de Venezuela, a punta de plomo y aliado con una organización armada, pretende que se caiga Duque, fracase su proyecto o colapse su gobierno.

Lo que ocurre en Colombia, con personal y espías extranjeros, sean o no venezolanos, sean o no diplomáticos, que trabajan para desestabilizar nuestras instituciones, no debe tomarse a la ligera. No es broma ni ciencia ficción. Es asunto de seguridad nacional, y así debe abordarse.

JUAN LOZANO
En Twitter: @JuanLozano_R

Sal de la rutina

Más de Juan Lozano

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.