Secciones
Síguenos en:
Eso, apoyen la robadera

Eso, apoyen la robadera

Tumbar la ley de garantías es hacerle un homenaje a la corrupción electoral.

12 de septiembre 2021 , 09:33 p. m.

Adelante, avancen en este camino tortuoso de la corrupción que tiene asqueados a los colombianos con las entidades públicas y deroguen uno de los pocos instrumentos que buscan evitar simultáneamente el fraude contractual y el fraude electoral.

Prosigan, sirvan en bandeja de plata la compra de votos, la intimidación contractual con fines electorales, la metida de mano de los funcionarios en las elecciones, los ‘carruseles’ de contratos con los tarjetones en la mira, los favorecimientos de contratistas para que financien las campañas preferidas por los gobernantes de los distintos niveles de la Administración.

Firmes, acaben con la ley de garantías y causen un daño irreparable a la integridad electoral del país, ya maltrecha y cuestionada. Deroguen la ley de garantías y sigan dándoles a los colombianos herramientas para desconfiar de su clase dirigente.

Les estoy hablando de frente y con respeto al Gobierno Nacional, a los alcaldes y gobernadores y al Congreso de la República. En nombre de una reactivación económica mal entendida, no sigan sacrificando la legitimidad y la transparencia del sistema electoral. Claro que todos los colombianos queremos que la reactivación económica sea contundente, pero no por ello podemos tolerar en silencio que sea a costa de afectar la transparencia del proceso electoral. Hay demasiados riesgos electorales como para sumar uno más.

¿Cuántos escándalos como el de Centros Poblados quieren ahora reeditar alrededor de los tarjetones? ¿Es que acaso no aprendieron nada de la reacción ciudadana frente a la mintic en medio de la turbulencia que persiste aún después de su renuncia?

Ni Iván Duque ni Marta Lucía Ramírez, dirigentes honorables, se merecen que la gente crea que favorecen la corrupción. Creo sinceramente, vistos los hechos y los resultados, que han desplegado importantes esfuerzos para combatir la corrupción. Y lo han hecho con método y coraje. Sin embargo, la gente está viendo otra cosa. No es justo, pero es así.

Y creo que jugarle a la eliminación de la ley de garantías es un error garrafal, pues no solo le hace daño a Colombia, sino que, además, seguirá deteriorando la percepción de los colombianos frente a la lucha anticorrupción.

Y que conste que tengo claro que esta columna es casi una constancia histórica, una causa perdida como tantas que me he empeñado en abrazar para salvarlas en el largo plazo a sabiendas de que en lo inmediato me anotaré una derrota anunciada, con la certeza de que tarde o temprano los hechos me darán la razón.

Ya sé que tienen las mayorías parlamentarias amarradas para el esperpento, que será decorado con una argumentación florida sobre la reactivación económica y con frases rimbombantes para decir que habrá controles, que las elecciones serán transparentes y que esta medida se traducirá en tantos puntos más de crecimiento y tantos miles de empleos adicionales. Jajajajajaja. La retórica para abrirle las puertas a la corrupción siempre viene con esmerada lírica y sofisticados gráficos para enredar incautos y sofocar las voces de quienes no aguantamos más corrupción. Ojalá recapaciten.

Antonio Caballero

Fue, sin duda, un referente de opinión libre e independiente por muchas décadas en Colombia. Muchas veces no coincidía con su pensamiento, pero nunca dejé de admirar su inteligencia, su coherencia, su honestidad y su manejo magistral del idioma. Disfrutaba enormemente conversar con él. La última vez que lo vi, por amable invitación de Felipe López, hablamos de su historia de las oligarquías y, justamente, de la corrupción nacional. Y era inevitable con Caballero terminar la conversación en ese extraño estado de ánimo que conjugaba mayores incertidumbres y mayores preocupaciones con sonrisas más frescas. Como dijo Fabio Lozano Uribe, nos estamos quedando sin pesimistas y eso es grave.

JUAN LOZANO

(Lea todas las columnas de Juan Lozano en EL TIEMPO aquí).

Más de Juan Lozano

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.