El Canciller candidato

El Canciller candidato

Nuestra política exterior debe estar alejada de cálculos electorales.

10 de febrero 2019 , 11:46 p.m.

Carlos Holmes Trujillo tiene todo el derecho a aspirar a la presidencia en el 2022. Tiene ganas, trayectoria y capacidades. Pero le hace daño al gobierno del presidente Iván Duque que cuando han transcurrido escasos seis meses de mandato ya esté pensando en votos, candidaturas y tarjetones.

La compleja situación que enfrenta Colombia con Venezuela exige que su política exterior sea convocante, articuladora y que propenda por la unidad de la nación ante una eventual amenaza externa derivada de un dictador armado, despiadado y acorralado. El Canciller no debería estar haciendo cálculos electorales ni midiendo, en términos de respaldos futuros, el impacto de sus acciones desde el Palacio de San Carlos.

Al tema de Venezuela aún le faltan los capítulos más complejos del desenlace. Al manejo de la relación con Trump le esperan sensibles desafíos. El Canciller no debería estar tramitando una candidatura a título personal cuando más se requiere de su capacidad para convocar, para unificar a Colombia ante la amenaza externa, cuando tiene que estar pensando en el país y no en su futuro político. La sola sospecha de que el diseño de la política exterior del gobierno Duque está orientada o influida por el interés político de un candidato es catastrófica para el Gobierno.

En materia de candidaturas, a Carlos Holmes su declaración le puede servir. El que pega primero pega dos veces, dicen por ahí, pero para el Gobierno es un baldado de agua fría que le va a hacer aún más complicado el propósito de mejorar su situación ante el Congreso y ante la opinión con un aspirante presidencial pedaleando desde adentro y tan temprano.

Y en la Vicepresidencia, imagino yo, tampoco se debieron escuchar muchos aplausos tras la sonriente declaración del Canciller en Medellín. La Vicepresidenta viene manejando con eficacia y prudencia su rol y probablemente en su fuero interior no haya descartado una nueva candidatura. Pero ha tenido el buen cuidado de no autoproclamarse como candidata.

Muy rápido, después de haber lanzado su candidatura, Carlos Holmes produjo un cuidadoso comunicado anecdótico… tan cuidadoso y tan anecdótico que en realidad le sirve es para confirmar que su candidatura vendrá, pero que mientras tanto, “en este momento”, seguirá “trabajando en la implementación de la política exterior del gobierno del presidente Iván Duque Márquez”.

Carlos Holmes es hombre inteligente y amable, de palabra fácil, florida y adornada como la tenía su padre y tocayo, quien también fue candidato presidencial. Fue buen alcalde popular de Cali, fugaz mineducación, habilidoso ministro del Interior de Ernesto Samper en las tormentosas épocas del 8.000, embajador experimentado tras haber ocupado varias embajadas en distintos gobiernos.

Lo tengo por hombre recto y decente. Cuando el narcotráfico se infiltró en las organizaciones políticas del Valle, y el holmismo –su movimiento– no fue la excepción, nunca se escuchó nada que manchara a Carlos Holmes. Tampoco se ha visto involucrado a título personal en ningún escándalo de corrupción por cerca que hubieran tocado a su puerta.

En el uribismo, su tránsito no ha sido fácil, y aunque ya ha competido dos veces por la presidencia, todavía hoy algunos sectores lo acusan de haberse prestado a una especie de pantomima montada para quitarle a Pacho Santos la candidatura del 2014 a cambio de recibir el tiquete para jugar como fórmula vicepresidencial de Óscar Iván Zuluaga, de quien recibió el apoyo en 2018 para atajar la candidatura de Iván Duque.

Lo importante ahora es que el Canciller efectivamente se concentre en su importante tarea. Si lo hace bien como Canciller, tendrá un espacio ganado hacia la Casa de Nariño. Pero si se distrae montando su campaña desde la Cancillería, se puede quedar sin el pan y sin el queso, a un alto costo para Colombia.

JUAN LOZANO

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.