Duque 100

Duque 100

Duque no es Uribe ni es Santos. Duque es Duque.

11 de noviembre 2018 , 11:34 p.m.

A pesar de que recibió la olla raspada y una tronera gigante en las arcas públicas, el presidente Duque, honrando su palabra, optó por una política de no retrovisor que condujo a que muchos no tengan claro el tamaño del hueco fiscal ni lo que implica un faltante de 14 billones en el presupuesto 2019.

Aunque creo que es conveniente evitar la maña de culpar antecesores por todo infortunio, es necesario que el país sepa que fue el gobierno anterior el que radicó ese presupuesto, al que le terminaba faltando esa billonada para cumplir con los compromisos del acuerdo con las Farc y la bomba humanitaria del masivo exilio venezolano, al igual que con los subsidios de los programas sociales y la frondosa burocracia que multiplicó sin pudor, y con el pago de la deuda pública que disparó hasta niveles insospechados, así como con la carga pensional que heredó de todos los gobiernos anteriores y tampoco resolvió.

Dentro de ese marco, era inevitable tramitar una ley de financiamiento cuya imperatividad no fue advertida con suficiente vehemencia al aprobar el presupuesto 2019. Y lo digo porque el cálculo (errado) sobre el recaudo derivado del IVA al 19 por ciento para productos de alimentación básica es improcedente en este Congreso. Este capítulo de la ley parece tener hoy cero votos parlamentarios, de manera que deberán buscar otras fuentes, otra mezcla de ingresos, ahorros y recortes.

Y es que más allá de lo económico, este jaleo por el IVA en un Congreso cuyas mayorías, sin ‘mermelada’, no pupitrearán sumisas todo lo que el Ejecutivo les lleve se está convirtiendo en un pretexto para que aquellos empeñados en que Duque fracase maltraten el Gobierno.

Ejemplos abundan. Hasta las marchas estudiantiles se originan en problemas de plata. Vándalos y anarquistas que cabalgan sobre el legítimo derecho de los estudiantes a protestar las infiltran, y así, estudiantes buenos que marchan para reclamar lo que es justo terminan siendo usados por fuerzas ajenas al movimiento estudiantil para generar una sensación de caos y provocar hechos violentos que, además, invisibilizan logros como la puesta en marcha del más ambicioso programa de alimentación escolar de la historia.

En materia de herramientas de transparencia, digitalización y eficiencia en la gestión pública, por ejemplo, el resultado es bueno. Ahí están el sistema Agua y la plataforma de seguimiento ciudadano, de la Vicepresidencia y el Mintransporte; Legislan, del Mininterior y la Agencia Digital; Legal App, del Minjusticia; ‘Estado simple, Colombia ágil’ y las fábricas de productividad, del Mincomercio; la Ventanilla Única de Trámites y Servicios, del Mintrabajo; la plataforma Mapainversiones, del DNP; Colombia 4.0, las políticas de Gobierno y Servicios Ciudadanos Digitales, las aplicaciones Soy CIO y Cine Para Todos, del Mintic; los Centros de conciliación ambiental, del Minambiente, y la Misión de transición energética, del Minminas.

A pesar de dificultades en extorsión y homicidios en algunas zonas, el impacto de los planes Diamante y ‘El que la hace la paga’ está a la vista. El Minvivienda ya implementa el semillero de propietarios a partir de arrendamiento social y ‘Casa digna, vida digna’, para el mejoramiento de hogares. El Mincultura puso en marcha el viceministerio de creatividad y economía naranja, sin aumento burocrático. El Minsalud ejecuta el Plan de acción para hospitales públicos y el Minagricultura, los apoyos a productores de café, arroz, panela, leche y maíz.

Hemos conocido el estilo Duque. Sereno. Conciliador. Respetuoso cuando el Gobierno acierta y cuando se equivoca. Sin aspavientos, va sentando bases y resolviendo chicharrones. Y tenemos que acostumbrarnos a que Duque no es Uribe ni Santos. Duque es Duque. Y ojalá, por el bien de Colombia, tenga éxito en su mandato, que apenas comienza, aunque en este país vertiginoso parezcan 100 meses y no 100 escasos días.

JUAN LOZANO

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.