Decretar la emergencia ya

Decretar la emergencia ya

Este martes el Gobierno debe llegar al Llano con la plata sobre la mesa.

23 de junio 2019 , 10:32 p.m.

Deben tener claro el señor Presidente de la república y todos sus ministros que la situación del Llano es catastrófica y que mañana no los esperan con discursos, sino con plata sobre la mesa, acciones concretas y responsables de alto nivel individualizados y asociados con cada una de esas tareas.

Mañana no hay lugar ni para la carreta, ni para las frases de cajón, ni para las promesas estridentes ni para los discursos rimbombantes.

Sería imperdonable que a estas alturas, todos y cada uno de los ministros, gerentes, consejeros y directores de institutos, bancos, corporaciones ambientales y agencias públicas no llegaran con una matriz precisa de intervención en el Llano que indique la naturaleza de la tarea, el costo del aporte, la pormenorización de las acciones, los cronogramas de cumplimientos y los nombres y apellidos de los responsables.

Deben llegar con toda la investigación previa terminada, sin tareas internas de coordinación pendientes y sin peloteos ni delegaciones. Me imagino que cada uno llegará con el diálogo sectorial avanzado y total claridad sobre los requerimientos.

Y la concertación con el Ministerio de Hacienda debería surtirse antes de que la ilustre comitiva se monte en el avión presidencial. Los llaneros no aceptarán que las decisiones adoptadas en el consejo de ministros queden pendientes de la ratificación posterior del doctor Carrasquilla.

Y que conste que entiendo perfectamente que esta situación se va a empeorar, que las gentes buenas del Llano van a estar cada día más empobrecidas y que debe haber una progresividad de los apoyos dentro de una estimación razonable de costos.

La emergencia, en los términos solicitados por los gremios, el Congreso y las autoridades regionales y locales, debe ser decretada ya. Mientras más se demoren en decretarla, más costosa será la atención de la crisis. Y es que toda la plata no se puede gastar en las primeras semanas, pero sí se deben proyectar y reservar cuanto antes los dineros correspondientes.

El primer paquete de medidas de alivio que decretó el Gobierno fue bien recibido. Líneas de crédito, apoyo del Banco Agrario y flexibilización tributaria, entre otras disposiciones. Pero, con el extenso cierre indefinido, confirmado después de los anuncios de ese primer paquete, tales medidas ya son muy insuficientes.

Y sería conveniente, para evitar la multiplicidad de voces oficiales discordantes, que el señor Presidente designara dos macrogerentes de todos los quilates y probado amor por el Llano para que se conviertan en torre de control, dirección ejecutiva, interlocutores con la ciudadanía y voceros articulados de las acciones del Gobierno, uno para la carretera y otro para el manejo de la emergencia.

En términos de atención de emergencias, esto se asemeja a un sismo permanente, a un incendio que no para de arder, a una inundación diaria. Por eso, la atención oficial debe tener tres planos: las medidas de recuperación de la vía, las medidas de mitigación de los daños ya causados y las medidas de atención y prevención sobre nuevas afectaciones.

A su turno, estas tareas se deben proyectar en forma matricial a cada uno de los sectores de intervención (salud, educación, transporte, vivienda, comercio, industria, agro, TIC, seguridad, transporte, conectividad, medioambiente, financiero, turístico, restaurantero, cultural, hotelero, etc.).

Esta es la hora de apoyar a nuestro Llano hermoso y sus gentes buenas y trabajadoras. Es la hora de la solidaridad colectiva con el Llano y, sobre todo, la hora de traducir en apoyos contantes y sonantes, en plata y gestión, todo lo que siempre les prometen y nunca les cumplen.

Lo más difícil de la crisis aún no se ha visto, pero desde ya resulta evidente que se requiere una acción articulada de las entidades oficiales, el sector privado y los medios de comunicación para ayudar a mitigar los efectos de esta calamidad. El Llano debería convertirse, cómo no, en el propósito de un esfuerzo sincero de unidad nacional.

JUAN LOZANO

Sal de la rutina

Más de Juan Lozano

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.