De regreso al diálogo popular

De regreso al diálogo popular

El gobierno debe oír a la gente para resolver problemas y acertar.

12 de agosto 2018 , 11:18 p.m.

Galopan sentimientos masivos de inconformidad en Colombia. Por la robadera de los políticos, por la ineficacia de las instituciones, por las desigualdades manifiestas; en fin. Y son tiempos de empoderamiento ciudadano impulsado por las redes sociales, lo cual, adobado con discursos populistas que estimulan la indignación, genera crispación intensa en amplias capas de la sociedad.

Por otra parte, hay millones de colombianos que sienten que el Estado no los toma en cuenta y desatiende sus necesidades, y consideran que está capturado por una cúpula corrupta que solo persigue lucrarse del poder. Casi la mitad de los colombianos habilitados para votar no lo hacen porque no le creen a ningún gobierno, y entre los que votan, en muchos el escepticismo se transformó en desprecio, en odio, en hastío.

Y tienen razón. Nuestro sistema político se está divorciando de las necesidades reales de la gente. La clase política colombiana parece no estar entendiendo las señales del país de verdad, de la gente de carne y hueso, de la que no ronda por los círculos de poder, de la que no come cuento, de la que sufre en silencio por las crueldades del sistema, rompiéndose la espalda para sobrevivir y sacar adelante sus familias, en medio de grandes carencias y frustraciones.

Buena parte de la gigantesca votación a favor de Gustavo Petro se entiende como un alarido de desesperación, de desagrado, de dolor, pero también de súplica para que los asuntos del poder vuelvan a concordar con los requerimientos y urgencias de las personas. Y la única metodología, el único camino, la única ruta posible es a partir de un diálogo popular metódico, ordenado, exhaustivo que recorra todas las regiones y los estamentos del país.

Hoy se reclama, más que nunca. Venimos de un gobierno esquivo y distante con el pueblo. La gente así lo percibía. Y eso era, en el fondo, lo que explicaba las altas cifras de impopularidad del presidente Santos, que, incluso, se llevaban por delante cualquier logro de su administración.

Por eso, el presidente Duque debe superar una empinada cuesta para restablecer el diálogo popular como una condición necesaria para acertar en los diagnósticos y acciones de gobierno y como un requisito indispensable para restablecer la confianza ciudadana. Si no se acelera ese proceso, cualquier estallido social sería posible. Si no se tienden rápido esos puentes, los promotores de la anarquía podrían hacer su agosto.

Y no se trata de reuniones a la carrera para endulzar oídos, prometer subsidios y pintar pajaritos de oro. Se necesitan una actitud y un compromiso de todas las horas y de todos los funcionarios que empieza por los talleres ‘Construyendo país’, pero que no se agota en ellos. El debut girardoteño de los talleres el sábado fue exitoso, pero ha de ser solo el comienzo de una disciplina de gobierno en la que un equipo profesional se dedique a cumplir tareas.

El diálogo popular requiere seguimiento, metas, responsables individualizados de tareas concretas, torre de control. Honrar los acuerdos y cumplir la palabra dentro del marco de políticas públicas claras y responsabilidad fiscal. Cada jornada de diálogo popular ha de ser un semillero de soluciones, y no un rosario de promesas incumplidas.

La sociedad colombiana es una sociedad fragmentada. La unión empieza por espacios francos de escucha y diálogo que no pueden ser ni rondas de aplausos y elogios entre amigos del Gobierno ni alaridos y recriminaciones panfletarias de sus opositores. El diálogo popular ha de estar abierto a todos, sin distingo de colores políticos. Debe ser una conversación incesante entre los servidores públicos y los colombianos, sin falsos protocolos ni máscaras. Si se logra, el salto sería gigantesco. Si no, el populismo social causaría estragos de incalculables proporciones.


JUAN LOZANO

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.