Campañas caras, corrupción segura

Campañas caras, corrupción segura

Veeduría, acción judicial y denuncia ciudadana son urgentes en este proceso electoral regional.

26 de mayo 2019 , 10:18 p.m.

Entre sobresaltos nacionales y recriminaciones internacionales, avanza por fuera de los reflectores una feroz y multimillonaria campaña por el poder regional y local en Colombia, para muchos convertido en un suculento botín; para otros, la cuota inicial de repartijas nacionales de votos, prebendas y presupuestos.

Los agentes violentos de toda procedencia que están disputando amplios territorios de nuestro país se han convertido en factores reales de presión, perturbación, intimidación y muerte. Las lecciones de la historia son contundentes: a todos los grupos armados que trafican con rentas ilegales les interesa el poder local, se mueven para conquistarlo, están dispuestos a aniquilar a sus rivales y se convierten en tenebrosos operadores políticos para poner o quitar votos a su antojo.

Los partidos políticos, que por estos días adquieren la fisonomía, características y procedimientos de fábricas de avales, se ven a gatas para establecer filtros eficaces que impidan el advenimiento de corruptos, violentos e indeseables en esas esferas, pero al mismo tiempo se amarran las manos a la hora de hacer purgas necesarias por temor a perder espacios políticos.

Dolorosamente, los vicios más dañinos y prominentes de la política nacional se han instalado en alcaldías y gobernaciones, concejos y asambleas, convirtiendo la ‘mermelada’ en la moneda de cambio favorita a la hora de decidir adhesiones o respaldos a los distintos candidatos.

Ante la precariedad de los planteamientos ideológicos y la confusión nacional, las ideas y las propuestas dejan de ser el imán electoral, la razón de ser de la política, la motivación esencial del quehacer público y trasladan esas convocatorias a las tulas, las mochilas, bolsas y talegas y los fajos de billetes.

No me sorprende que la corrupción se haya convertido en el asunto número uno de las preocupaciones de los ciudadanos. Está extendida y generalizada por todo el territorio nacional. Es ya un lugar común decirlo. Lo que poco se dice es que su ciclo, siempre circular, renace y nace en la base local de nuestra maltrecha democracia.

La cosa es sencilla. Muchos senadores compran representantes, muchos representantes compran diputados, muchos diputados compran concejales, muchos concejales compran ediles y muchos ediles compran votos con la plata de la corrupción local. Sin esa plata, muchos de los ediles que compran los votos no tendrían curul y no podrían ser comprados por los concejales que se venden ante los diputados para que los compren los representantes que luego se venden ante los senadores.

En cada vereda, localidad, barrio, municipio y departamento hay gente ejemplar, noble y honorable, con ganas de hacer política de la buena, de la que se escribe con mayúsculas, de la que le sirve al pueblo… pero son muy poquitos los que finalmente se animan espantados por las toneladas de dinero de la corrupción y menos aún los que finalmente logran ganar un espacio político.

El procurador Fernando Carrillo y su equipo ha impuesto un número ejemplar de sanciones a servidores públicos locales corruptos. Aplausos. El contralor general, Felipe Córdoba, está acudiendo a la tecnología de punta y al ‘big data’ para generar un importante salto cualitativo en la lucha anticorrupción. Aplausos.

Se requiere entonces una verdadera cruzada ciudadana, de las autoridades de control, de las veedurías, del gobierno nacional para estimular la denuncia sobre gastos excesivos, compra de dirigentes y votos e inteligencia que permita ubicar los chorros de plata que se están moviendo y para detectar las transacciones en efectivo y los acuerdos económicos criminales con los que se está financiando la política local. La cosa es así: los millones que meten a las campañas por encima de los topes no son un gasto… son una inversión para llegar al poder local y luego robar más de lo que invirtieron.

JUAN LOZANO

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.