¿Bogotá bajo fuego? 10 reflexiones

¿Bogotá bajo fuego? 10 reflexiones

Ni las Farc habían logrado destruir 56 CAI en una noche.

14 de septiembre 2020 , 12:17 a. m.

Ni las Farc en sus momentos de mayor poderío lograron atacar una misma noche 56 CAI en Bogotá y destruirlos, lo que obedeció a un cuidadoso y paciente proceso de planificación.

El debate se ha desviado hacia rifirrafes políticos menores, perdiendo de vista lo que nos corre pierna arriba, mientras tantos dirigentes en distintas toldas siguen empeñados en obtener réditos políticos del sufrimiento ajeno. Vamos por partes.

1. Toda muerte violenta debe ser rechazada. Cero tolerancia frente a la brutalidad policial. La solidaridad con las víctimas debe ser sincera y profunda.

2. Las responsabilidades cuando hay abusos del uniforme, y con mayor razón cuando cobran vidas, deben ser individualizadas. La individualización debe tramitarse en juicios penales y disciplinarios transparentes con pleno respeto a las garantías. Las sanciones y condenas deben ser prontas, justas y tan severas como la ley lo permita.

3. La individualización de responsabilidades no debilita las instituciones uniformadas, sino que las fortalece, en tanto permite retirar y sancionar o condenar a quienes traicionan sus valores superiores y a las decenas de miles de sus compañeros que cumplen cabalmente con su deber.

4. La generalización de culpas y la satanización de todas las instituciones es injusta, populista y peligrosa. Las reformas institucionales no se pueden detener. Tampoco se puede criminalizar con generalizaciones dañinas a los jóvenes ni a los estudiantes. Ellos deben ser nuestra esperanza.

5. La protesta pacífica debe ser garantizada y protegida. Sin embargo, la diferencia entre quienes ejercen pacíficamente su derecho a la protesta y quienes la aprovechan para sembrar caos y violencia debe ser explícita y reiterada para que la ciudadanía entienda que los principales enemigos de la protesta pacífica son los mismos vándalos y no las autoridades que los deben enfrentar.

6. El vandalismo no está surgiendo como un proceso espontáneo. Aun cuando hay vandalismo ocasional, las redes de vandalismo en Bogotá obedecen, según informes de inteligencia, a estructuras predeterminadas entrenadas y financiadas que pacientemente aguardaban que se acabara el aislamiento social y se presentara un pretexto para desplegar su espiral de destrucción.

7. Para las redes de vandalismo, el cadáver de Javier Ordóñez no fue un detonante sino un pretexto. Y el pretexto habría podido ser un abuso en una EPS, una agresión contra un estudiante, una licencia minera, una decisión macroeconómica, una absolución o una condena judicial, en fin, cualquier cosa que permitiera activar redes vandálicas previamente conformadas.

8. Detrás de muchas de esas redes, las autoridades han identificado milicias urbanas del Eln, disidencias de las Farc y más de una decena de colectivos barriales violentos. Los mismos informes refieren que algunas redes son integradas por colombianos y por inmigrantes venezolanos. Los extranjeros involucrados en estos hechos deben ser deportados de inmediato. Muchos de esos grupos vandálicos incluyen explosivistas y reclutan jóvenes estudiantes en colegios y universidades.

9. Los alcaldes y alcaldesas no deben permitir marchas y concentraciones convocadas a partir de consignas violentas. Garantizar el derecho a la protesta pacífica no puede ser sinónimo de dejar barrios y localidades a merced de vándalos cuando cae la noche. La coordinación entre alcaldes y alcaldesas y el Gobierno Nacional en materia de orden público debe ser total a partir de las competencias de cada cual.

10. Los alcaldes y alcaldesas deben abstenerse de actos, declaraciones o reacciones que inciten a la violencia, al igual que el Gobierno Nacional debe ser respetuoso de las manifestaciones democráticas no violentas y del fuero de los mandatarios locales, a quienes debe brindarles todo su apoyo para conjurar la estructurada amenaza vandálica, que es el nuevo rostro urbano del terrorismo.

JUAN LOZANO

Más de Juan Lozano

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.