A la hora de la tormenta

A la hora de la tormenta

En el Congreso, mejor derrota digna que triunfo enmermelado.

01 de abril 2019 , 12:40 a.m.

Serenidad y firmeza se requieren en el alto Gobierno por estos días en los que se le juntan al presidente Duque cuatro desafíos complejos, de alta conflictividad. La adversidad parlamentaria, la persistencia de la minga, la atornillada de Maduro en el poder y el ‘regaño’ de Donald Trump.

Aunque existen algunos vasos comunicantes entre los dos primeros, y a pesar de que los malquerientes y opositores del presidente Duque puedan estar orquestando alguna suerte de complot cabalgando sobre estos episodios, lo cierto es que cada uno de esos asuntos requiere unas acciones diferenciadas pero articuladas, urgentes y contundentes.

El equipo de gobierno debe estar completamente alineado en torno del Presidente, y hoy más que nunca se requiere que cada uno de los ministros redoble sus esfuerzos en función del liderazgo que deben ejercer sobre sus respectivos sectores.

Se necesita que el país los vea cotidianamente, con entusiasmo, alegría, optimismo y devoción, poniéndoles el pecho a las dificultades, resolviendo problemas, superando obstáculos. Ya todos sabemos del estado calamitoso en el que recibieron algunas de las carteras; por ende, ya pasó la hora de los lamentos. Es tiempo de liderar el futuro.

Como la tramitación del Plan de Desarrollo ha derivado en un mar de confusiones que diluyó por completo la oportunidad de presentarle al país los propósitos del gobierno Duque y se convirtió en un espantoso baúl de los etcéteras, resulta urgente que, de cara al debate de las plenarias, el Gobierno comparta con el Congreso y los colombianos qué es lo que pretende hacer en estos cuatro años.

El Gobierno no puede permitir que la aprobación del Plan de Desarrollo se reduzca a un debate de mecánica política para establecer si Vargas Lleras les gana o no el pulso a los Char, mientras Álex avanza en la ambientación de su candidatura presidencial cabalgando sobre su enorme popularidad al frente de la poderosa Alcaldía de Barranquilla.

La adversidad parlamentaria no se resuelve con política del menudeo. Se debe enfrentar con discurso, con claridad política, con acciones eficaces del Gobierno. Y si no logra mayorías en una determinada coyuntura, tampoco es el fin del mundo. Yo prefiero, mil veces, que al Gobierno lo derroten en una votación a que la lógica de la ‘mermelada’, a costa de la plata de nuestros impuestos, siga imperando en las relaciones entre el Ejecutivo y el Legislativo.

La minga no es solo una minga. Es una minga infiltrada. Por eso se deben entender tanto los reclamos justos de los indígenas como los propósitos innobles de quienes la han infiltrado o pretenden usarla desde el terrorismo o la politiquería. El Gobierno no puede morder el anzuelo y formular descalificaciones generalizadas a los indígenas, como tampoco puede renunciar al uso de los instrumentos legítimos de la fuerza del Estado, respetuosa de los derechos humanos y sin excesos, para evitar que en nombre de una protesta justificable se abuse de centenares de miles de colombianos que se han visto perjudicados.

Frente a la atornillada de Maduro y el reclamo de Trump, Colombia no debe perder el foco. Solo una reflexión: el exceso de atención y tiempo de gobierno a actores externos frente a los cuales no tenemos ningún control se torna altamente riesgoso para el Presidente. Colombia tiene que insistir en lo que considera necesario, definido por nuestra propia agenda y no al ritmo de imposiciones externas o cálculos políticos. La clave es no dejarse torear por palabras de Maduro ni por jalones de orejas de Trump.

Iván Duque es un hombre serio, inteligente y confiable. Iván Duque es un hombre bienintencionado. Esta hora de tormenta exige que no afloje la rienda, lidere su equipo y siga su marcha para evitar que las voces apocalípticas, los extremismos, las estridencias y las maledicencias malogren las grandes oportunidades que tiene Colombia por delante. Yo sigo siendo optimista.

JUAN LOZANO

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.