A fondo con el sector privado

A fondo con el sector privado

El empresariado requiere apoyo contundente e inmediato.

24 de agosto 2020 , 12:30 a. m.

Las cifras de desempleo y caída de la economía equivalen a meterles un alarido a las autoridades económicas para que reaccionen y peguen un timonazo drástico e inmediato para apoyar a las empresas y a la base productiva del país. Lo que se ha hecho hasta ahora, de buena fe, luce, sin embargo, tímido e insuficiente.

Respecto a la junta del Banco de la República, por ejemplo, no creo que quepan acusaciones de corrupción frente a la inoportuna venta de oro. No tengo duda acerca de la honorabilidad de los miembros. Ha quedado al descubierto, sí, una cierta opacidad sobre la forma como se adoptan esas decisiones. Hay que trabajar en eso.

Pero si algún juicio cabe a la junta del Banco de la República no es por malvender el oro o por venderlo en el momento equivocado, así el tamaño de la pérdida calculada estremezca. El juicio que cabe es el de la lentitud de sus respuestas. El del paso de tortuga para reducir la tasa de interés. El de la paquidermia cuando se necesitaban reflejos inmediatos. El de la indolencia sobre las tasas de interés que siguen por los cielos, a pesar de todo.

Y, en conjunto, las autoridades económicas se equivocaron gravemente al creer que era conveniente poner casi todos los huevos de la liquidez empresarial en la canasta de las garantías, ignorando el ADN de un sistema financiero que no estaba dispuesto a apostar en la ruleta de coberturas insuficientes en momentos de volatilidad, incertidumbre e inestabilidad.

Ya hay una catástrofe de desempleo. Pero puede ser peor si no entienden que deben priorizar un plan de choque de salvamento empresarial y acompañarlo con un detallado plan subsectorial de recuperación. Las arcas fiscales están en situación crítica, pero si no proceden con audacia, con determinación y con ánimo de inyección potente de recursos, todo empeorará.

Deben asumirlo sin sentir vergüenza ni temor político por apoyar a las empresas colombianas. Y pensando en grande. Y apostando en serio por salvar las empresas y reactivar la economía con platas grandes, contantes y sonantes. El Gobierno debe ser el primero en sentirse orgulloso del grueso del empresariado colombiano, que ha demostrado en esta pandemia responsabilidad, solidaridad y amor por este país.

Hay que salirles al quite a las voces anárquicas, ideologizadas y cargadas de odio que se van lanza en ristre contra el sector privado o contra la libre empresa. Basta mirar a Venezuela para comprender lo que pasa cuando se debilita, deteriora o persigue a los empresarios que generan empleo, riqueza, desarrollo y crecimiento.

Es la hora de apoyar sin vacilación a nuestro sector privado buscando, claro está, que su accionar se oriente a postulados de responsabilidad social, laboral y ambiental, como lo viene pregonando el gurú del capitalismo consciente, Raj Sisodia, a quien será un placer escuchar en la importante asamblea de la Andi ‘Oportunidades para un futuro optimista’, que arranca hoy.

Esto, señoras y señores, solo sale adelante si se logra una reactivación jalonada por el sector privado con sólido apoyo oficial. El camino de los subsidios con plata pública a los más vulnerables ha sido necesario por razones humanitarias, pero si no se acompaña de un sector privado potente nos dejará en los brazos del populismo de modelos simplemente asistencialistas.

Ese es, también, el riesgo del populismo tributario en estas épocas. Un modelo tributario verdaderamente redistributivo debería premiar la generación de empleo y de crecimiento a partir de los más altos estándares de responsabilidad, lejos de los afanes fiscalistas compulsivos por aumentar recaudos subiendo tarifas para seguir clavando a los pocos que pagan.

Ojalá de esta asamblea de la Andi se derive una refrendación contundente de todas las instancias del Estado para respaldar a fondo a las industrias que generan empleo y a las empresas que hacen patria.

JUAN LOZANO

Más de Juan Lozano

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.