A denunciar (curas) pederastas

A denunciar (curas) pederastas

Urge abrir en Colombia oficina de denuncias que pide el Papa.

12 de mayo 2019 , 10:44 p.m.

Los trámites para abrir la primera oficina que reciba denuncias por pederastia sacerdotal en Colombia deberían iniciarse ya. Inmediatamente. Es cuestión de ganas y voluntad de las autoridades eclesiásticas dar cumplimiento a la voluntad y a las órdenes del papa Francisco.

El nuevo ‘motu proprio’ del sumo pontífice ‘Vos estis lux mundi’ (Ustedes son la luz del mundo) obliga a los sacerdotes, religiosos y monjas a denunciar a sus superiores todos los episodios de abusos de los que tengan conocimiento y simultáneamente obliga al episcopado colombiano y a todos los epicospados del mundo a tener abierta, en un plazo máximo de un año, hasta junio de 2020, una oficina especial dedicada a recibir y tramitar todas las denuncias contra religiosos acusados de delitos sexuales y a brindar apoyo a sus víctimas.

Las generalizaciones son injustas y dañinas. Y, en este caso, peor. Resulta dramático el manejo complaciente, tolerante y cómplice que en muchos casos, la Iglesia les ha dado a criminales con sotana, monstruos depredadores de niños, sádicos crueles, depravados y degenerados. Y, como la Iglesia ha tardado tanto en reaccionar y hasta ahora parece que se hubiera puesto más del lado de los victimarios que del de las víctimas, las instrucciones que afortunadamente ha impartido Francisco aparecen en un momento crucial para la Iglesia.

Este ‘motu proprio’ del Papa no solo les hace justicia a los centenares de miles de víctimas de abusos sexuales que en el mundo habrá, sino que además protege la honra de la inmensa mayoría de sacerdotes probos, inmaculados y buenos. Ellos, todos ellos, deben constituirse en un colectivo que en el interior de la Iglesia presione por la pronta y cumplida ejecución de la instrucción papal.

Qué importante, cardenal Salazar, que el episcopado colombiano fuera el primero en el mundo en decirle al Papa que la oficina de este país ya está lista para recibir las denuncias, iniciar los trámites y apoyar a las víctimas. Qué deplorable, cardenal Salazar, que el episcopado colombiano esperara con desdén, desánimo e indiferencia hasta junio del año entrante para abrir la oficina.

Y que los leguleyos no vengan a enredar la piola en nuestro país de incisos y parágrafos, pues ‘Vos estis lux mundi’ no entra en carpintería de tipificaciones de delitos en las distintas jurisdicciones del planeta, ni crea nuevos tipos penales, ni cambia las leyes penales ni endurece las leyes existentes.

Aquí, inicialmente, se trata de informar de inmediato al Vaticano, sin entrar en disquisiciones acerca de la prescripción del delito o de la caducidad de las acciones penales. Así, la pista judicial es una consecuencia de la denuncia, pero no una exigencia de esta y si en la pista judicial el proceso se desestima, en todo caso habrá de seguir su curso en las instancias eclesiásticas.

Con esta iniciativa, el papa Francisco le sale al quite a la infamia doble de la indolencia de los jerarcas con los niños y niñas abusadas, por una parte; y, por la otra, de la prescripción de los delitos sexuales contra los menores. En países como el nuestro, la impunidad ha sido atroz, pues, en muchos casos, a las víctimas les toma media vida decidirse a denunciar y cuando lo hacen ya la prescripción ha operado.

Están documentados centenares de casos en el mundo en los que los niños o las niñas que fueron víctimas solo se deciden a denunciar cuando ellos mismos se convierten en padres y entienden, conmovidos por el amor y la ternura que les despiertan sus amados hijos, la inmensidad de la infamia que cometieron contra ellos. Y en la mayoría de esos casos, ya las acciones penales están prescritas. Por eso debemos apoyar el proyecto que cursa en el Congreso para establecer la imprescriptibilidad de los abusos sexuales contra los niños, sean o no sacerdotes sus victimarios.

Por lo pronto, la pelota queda en manos del episcopado colombiano y del señor cardenal.

JUAN LOZANO

Sal de la rutina

Más de Juan Lozano

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.