2020: ¡dejen trabajar!

2020: ¡dejen trabajar!

El legítimo derecho a protestar no debe afectar a todos los ciudadanos.

12 de enero 2020 , 10:08 p.m.

Este país pujante, lleno de gente con ganas de trabajar, con la determinación de salir adelante y superar las adversidades y las dificultades, merece que todos los esfuerzos en el sector público y en el privado se orienten en función de la acción propositiva, de la creación y de la construcción, superando a los profetas de los desastres, las calamidades y el caos.

El 2020 ha de servir para impulsar a Colombia, para resolver temas pendientes y para encontrar propósitos comunes que nos permitan tramitar y ejecutar soluciones por fuera de un pulso maldito que nos llena de temores, vacilaciones, incertidumbres y odios.

Desde los medios tenemos la responsabilidad de evitar extremos dañinos, originadores de tantas cicatrices. En un extremo, el sobredimensionamiento de los problemas inflando cifras fuera de contexto y transmitiendo una sensación apocalíptica a través de voceros interesados en su propio pellejo, que exaltan los ánimos y encienden hogueras envenenadas. En el otro, negacionistas ciegos que se empeñan en desconocer problemas profundos y agobiantes que martirizan a millones de nuestros compatriotas y que el Estado colombiano no ha sido capaz de resolver.

Ni lo uno ni lo otro. No estamos ni en lo más profundo de los infiernos ni en lo más elevado de los cielos. Por eso, la oportunidad que brinda un nuevo año debe ser aprovechada para emprender una travesía con bríos renovados, optimismo realista, disciplina y laboriosidad. Que quienes quieren protestar y tienen todo el derecho de hacerlo lo hagan sin afectar la vida, la integridad, la movilidad y la productividad de la sociedad. Y que el Gobierno atienda y tramite sus peticiones con celeridad y eficiencia dentro de los marcos de la ley y las posibilidades fiscales.

Para Colombia resultaba muy dañino un modelo de ciudadanía desempoderada que aguantaba en silencio abusos de poder, maltratos y exclusiones. En buena hora la ciudadanía decide levantar su voz, protestar ante lo que considera injusto y exigir soluciones. Pero ello no puede derivar en que cada jornada de protesta degenere en vandalismo, estimule populismos salvajes, espante inversionistas, afecte comerciantes y paralice las ciudades del país.

Los nuevos alcaldes tienen las responsabilidades concomitantes de garantizar el derecho a la protesta pacífica y de evitar que el resto de la ciudadanía termine pagando platos rotos. Me pregunto seriamente si el derecho a la protesta pacífica se extiende hasta generar infartos viales, taponamiento de arterias y alteración de las condiciones de movilidad y seguridad que son, a su turno, derechos del resto de los ciudadanos.

Las autoridades, en todos los niveles, tienen que hacer lo suyo sin cálculos politiqueros. Lo que ha ocurrido con Uber es un ejemplo patético. Ahora quieren crucificar a un superintendente al que le pasaron las facturas de todo lo que no hicieron a lo largo de los últimos años ni en el Congreso, ni en Planeación Nacional, ni en el Conpes, ni en el Mintic, ni en el Ministerio de Transporte ni en las más altas esferas del Estado. Largos años con los funcionarios salvando su pellejo, peloteando hacia adelante los problemas sin resolverlos, y los usuarios llevando del bulto.

Las denuncias de ‘Semana’ sobre inaceptables chuzadas que llenan de indignación también deben servir de ejemplo. Ni el Gobierno debe subestimar, ni minimizar la gravedad de lo denunciado, ni aplazar la toma de decisiones urgentes, ni la oposición debe extender un manto criminalizador a todo el Gobierno.

Que sea, pues, este 2020 un año marcado por la acción para resolver la inequidad y el desempleo que nos agobian. Que sea un año de diálogos eficaces para superar la polarización paralizante y los discursos populistas. Y que sea un año en el que nos dejen trabajar a todos para que colectivamente podamos salir adelante.

JUAN LOZANO

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.