Escandalosa revelación

Escandalosa revelación

Las implicaciones de esta olla podrida que se destapa son devastadoras para el futuro del país.

18 de septiembre 2019 , 07:07 p.m.

La semana pasada, en la cuenta de Twitter de Diana Lorena Giraldo, @diagiraldo, el país se enteró de un hecho de la mayor gravedad que merece ser analizado (en Hora 20, en Voces RCN, en la Tele Letal) hasta sus últimas consecuencias. Necesitamos ahora sí de las luces de todos nuestros sabios para enfrentar esta crisis moral sin antecedentes, esta debacle. Y que el peso de la ley caiga sobre quien tenga que caer.

Como suele pasar tantas veces con las grandes revelaciones de la historia, fue el azar el que vino a descorrer el velo, fue una casualidad la que nos lanzó de golpe, indefensos, al circo romano de la dura realidad y sus leones. Todo empezó por una pregunta de Jorge Aranda, @Robertoenemigo, quien dijo: “¿Cómo miden que la cédula sí esté ampliada al 150 % y no por ejemplo al 157 %? Deben ser unos duros en geometría…”.

Se trata, por supuesto, de una duda justa y buena, pues es ese parámetro inobjetable, el de la copia de la cédula ampliada al 150 %, el que soporta el andamiaje jurídico, político y moral de la nación. Con él, todo; sin él, nada. Y si algún aporte le ha hecho Colombia a la humanidad, es sin duda ese: el de la magnificación del documento de identidad de todos sus ciudadanos a la dimensión rigurosísima del 150 %. Sí.

¿Dónde y cuándo surgió tan feliz hábito, qué mente brillante impuso aquí un requisito que nos hace tanto bien a todos y cuyo espíritu de sensatez y pertinencia garantiza para siempre la gloria de nuestra patria, su indoblegable virtud? No lo sé, nadie lo sabe. Pero mi amigo Fortunat Urss, que en sus mejores días tuvo una tienda, me explicó que es porque antes las cédulas no se veían con claridad, entonces hubo que ampliarlas.

Otro amigo muy querido, Marcelino Quijano, me dijo hace un par de años: “Aquí deberían darle a la gente la cédula de una vez ampliada al 150 %; se ahorraría uno mucho trámite…”. Me pareció una idea excelente, pues no hay instancia de la vida colombiana, ni pública ni privada, en la que no haya que oficiar ese ritual bizantino de ir hasta la fotocopiadora de la esquina y pedirle al vecino una copia ampliada de la cédula.

“¿Por lado y lado, veci?”, suele ser la obscena pregunta de oficio en ese caso, antes de que a uno le devuelvan su documento en tamaño original, que aquí no sirve para nada, a duras penas para votar, valiente gracia. De resto, el mandato es rotundo: o la cédula ampliada o nada. En la EPS, en la ARL, en el Icetex, en la Dian, en el supermercado, en el chance, en el banco: “La copia de la cédula al 150 %, por favor…”.

Por eso es tan grave lo que ha revelado Diana Lorena Giraldo, quien le respondió a Jorge Aranda: “Yo trabajé muchos años en una papelería, la gente pedía la cédula al 150 % pero no se podía, yo se las daba al 127 % que era la opción más cercana, nunca nadie reclamó”. ¿Cómo? ¿Qué? ¿Somos conscientes de lo que esta brutal confesión puede significar para las instituciones y la república?

Colombia podría estar inundada –oígase bien: inundada– de cientos de miles de copias de cédulas que en vez de estar ampliadas al 150 % lo están al 127 %, como refiere Diana Lorena Giraldo. Pero el asunto es aún más delicado, pues ya han aparecido otros operadores de fotocopias que han confesado haber hecho las que les pedían de buena fe sus clientes a una escala no menos ilegal, ¡el 134 %, Dios santo!

Como ustedes ven, las implicaciones de esta olla podrida que se destapa son devastadoras para el futuro del país, que se embarcó durante años en el ambicioso proyecto de que todas sus cédulas estuvieran ampliadas al 150 %. ¿Dónde estaban las autoridades competentes? ¡Dónde! ¿Quién debía impedir este desastre histórico?

Muy pronto, reclamando allá un turnito, lo sabremos.

catuloelperro@hotmail.com

Empodera tu conocimiento

Más de Juan Esteban Constaín

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.