Secciones
Síguenos en:
Sin favores ni ayuditas

Sin favores ni ayuditas

Las nuevas generaciones necesitan de lugares para desarrollar sus conocimientos.

19 de julio 2021 , 12:17 a. m.

No hace falta un oído entrenado para reconocer, entre el ruido de la calle, señales que debemos atender. Las cifras de desempleo juvenil tomaron forma en las protestas de los últimos meses y pusieron el reflector en el tema que nos preocupará durante los siguientes años: el empleo.

Para entender esta realidad y proponer un cambio sostenible que impulse a Colombia, debemos preguntarnos cómo podemos cambiar el paradigma del modelo del empleo que promovemos como país. Un empleo expresado como la decisión que podrían tomar los jóvenes para desarrollar su talento, su crecimiento personal y profesional, no como el favor que les hacemos, ‘una ayudita’.

Aunque tenemos clara la misión –generar empleo–, nos equivocamos al concluir que su fin es darles trabajo a los jóvenes para calmar los ánimos. En su expresión más cruda: ocupemos a los jóvenes y así desocupamos las calles. Esta narrativa –tampoco hacen falta ojos agudos para verlo– desconoce el problema de fondo.

No, eso no quiere la juventud.

Hoy, las nuevas generaciones necesitan de lugares para desarrollar sus conocimientos, con buenas oportunidades de crecimiento, donde el talento ni siquiera se mida por sus títulos, sino por sus aptitudes. El trabajo no para apaciguar los ánimos ni para acallar las voces que claman: el trabajo para crecer. Para que crezcan las empresas y para que crezcan los individuos.

En algunos sectores, estos cambios ya se están dando y de manera disruptiva, donde los jóvenes se han venido abriendo camino, como en el área de las TIC o de la música. Los contenidos que desarrollan son innovadores, y han ido despertando una industria que hoy capta la atención nacional e internacional, generando ingresos importantes para el país.

Sin embargo, para esta generación no es suficiente una promesa de que las cosas van a estar mejor, sino una real oportunidad para mostrar su valor en un país donde cerca del 24 % de los jóvenes no tienen empleo (Dane). Tras las cifras se esconde una realidad abrumadora: el desempleo desmoraliza a los jóvenes y la cura no está en insistir con la canción ‘Color esperanza’: lo único que devuelve la moral es un trabajo.

Que la urgencia no nos haga perder de vista un asunto esencial: estamos frente a un problema que no se resuelve con una inyección de capital. El acceso al capital económico es difícil, pero concluir que en ampliarlo está la bala de plata –la solución final del problema– es, a lo sumo, una conclusión miope.

El sociólogo francés Pierre Bourdieu nos enseñó que el capital social y cultural también es una pieza que mantiene el engranaje de la desigualdad a tope. Nuestras redes de contactos son burbujas que se autoperpetúan. El joven que quiere pulir sus talentos no accede a mentores por el simple hecho de que las burbujas sociales no se cruzan entre sí. Un aislamiento que se debe, entre otras razones, al capital cultural: esa serie de costumbres que se inculcan en familias privilegiadas. El resultado es sutil, pero sus consecuencias, abismales: todos hablamos español, pero hay ciertas expresiones, palabras vedadas, incluso gestos corporales, que, casi en un nivel subconsciente, nos llevan a rechazar al otro. Y a los incompetentes no les damos acceso a nuestras redes de colegas (capital social) ni invertimos en ellos (capital económico).

Hay que hundir el acelerador, crear oportunidades para que los jóvenes puedan poner sus talentos al servicio de las empresas y el país, y también hay que anular nuestras tendencias humanas que aceitan el engranaje de la desigualdad. O, por lo menos, eso es lo que, entre tanto ruido de la calle, escucho yo.

JUAN DAVID ARISTIZÁBAL
CEO de ProTalento Latinoamérica

Más de Juan David Aristizábal

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.