Presente amargo

Presente amargo

Es vital defender la producción nacional de caña de azúcar de políticas predatorias de competidores.

30 de agosto 2018 , 12:00 a.m.

Por estos días son múltiples los llamados de diversos subsectores agrícolas al Gobierno por causa de los bajos precios. Pero en esta fase bajista del ciclo de precios, ningún sector ha visto caer los suyos en el mercado doméstico como el azúcar (21 % entre julio de 2017 y julio de 2018), arrastrando, de paso, los de la panela, con una reducción del 19 % en el IPC durante el último año.

Y es que el mundo azucarero afronta una profunda crisis a consecuencia de los excedentes más altos de la historia, originados por políticas predatorias de países como India, China y Tailandia. En India, gracias a los estímulos gubernamentales, la producción de azúcar aumentó en 13 millones de toneladas frente al año anterior. Tailandia incrementó su producción de 10 a más de 14 millones y China, el mayor importador, incrementó sus aranceles del 50 % al 95 %.

La crisis está afectando incluso a los países que la propiciaron; ni el mayor productor y exportador, Brasil, ha sido ajeno, y hay ingenios con problemas financieros. Las medidas adoptadas varían, siendo el incremento de los aranceles la más común. En India, además de incrementar el arancel del 50 % al 100 %, se impusieron precios mínimos de garantía, cuotas obligatorias de exportaciones subsidiadas, se paga parte de las deudas de los ingenios con los cultivadores, entre otras medidas. Estados Unidos y México comparten un arancel equivalente al 102 % y controlan la oferta interna, aislándose de esta coyuntura. Otros países, además, están estimulando los programas de biocombustibles con producción nacional.

Ningún sector ha visto caer los suyos en el mercado doméstico como el azúcar (21 % entre julio de 2017 y julio de 2018).

Para no ir lejos, en Argentina, Perú y Chile ingenios reportan una difícil situación financiera con anuncios de cierre, lo cual, probablemente, conducirá a su rescate por ser sectores estratégicos en la generación de empleo y altamente dinamizadores de otras actividades.

En Colombia, la agroindustria de la caña no ha sido ajena a esta situación y, no obstante la operación de instrumentos de estabilización, la crisis ha sido tan profunda que estos han sido insuficientes para amortiguar en el mercado interno la prolongada disminución de los precios internacionales (21 % en el último año). Con una rígida estructura de costos, para responder a la velocidad con que caen los precios, se torna sombrío el panorama.

Esta situación se ha exacerbado por los aranceles impuestos por Ecuador y Perú al azúcar colombiano (principales destinos de nuestras exportaciones), dejando el comercio en una sola vía, pues tienen el libre ingreso sin aranceles y sin la exigencia de unos mínimos estándares sanitarios o de calidad. La situación se hace más dramática si se tiene en cuenta que mientras Brasil, China y la Unión Europea le han cerrado sus mercados al etanol subsidiado de maíz de EE. UU., Colombia sí lo recibe.

Lo anterior pone en riesgo la producción nacional de etanol y con ella, el programa de oxigenación de gasolinas creado para reducir la dependencia energética de combustibles fósiles, dinamizar la producción y mejorar la calidad del aire que respiramos los colombianos. El llamado al Gobierno es a hacer cumplir la normatividad vigente en esta materia.

Es de vital importancia defender la producción nacional de las políticas predatorias de los competidores; de lo contrario, estaremos frente a una crisis social y económica sin precedentes en regiones donde la agroindustria se ha desarrollado: en el Valle representa 38 % del PIB agrícola y 16 % del PIB industrial, y en el Cauca 30 % del industrial. Genera 286.000 empleos directos e indirectos, de tal manera que cerca de 65 % de las familias de los 50 municipios cañicultores están vinculados con la actividad, sin contar los efectos sobre la agroindustria de la panela, de la cual subsisten más de 350.000 familias.

La crisis de precios es demasiado profunda y son elevados sus efectos negativos. Se requieren grandes soluciones aplicadas de manera firme y decidida.

JUAN CARLOS MIRA
* Presidente de Asocaña

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.