Secciones
Síguenos en:
La educación, un embudo con huecos

La educación, un embudo con huecos

Si los jóvenes son el futuro, ese futuro está mal educado, mal entrenado, mal ocupado y endeudado.

16 de mayo 2021 , 10:02 p. m.

A los jóvenes los mueve aparentemente la desconfianza y la desesperanza por la falta de oportunidades. Esa angustia estaba presente antes, y la pandemia la ha acrecentado.

Si se mira el transcurso educativo de los jóvenes a lo largo de sus años de colegio y universidad, se aprecia cómo se afectan los chances de éxito. El sistema educativo es una especie de embudo lleno de huecos: por la parte ancha entran cada año 760.000 niños a primer grado (en números redondos); 115.000 –uno de cada siete– solo tendrán educación primaria. Sabrán leer, escribir y las operaciones aritméticas, que son insuficiente para lo que les resta de vida.

Otros 135.000 se quedan con algunos años de secundaria o no obtienen el título de bachiller. En síntesis, uno de cada tres jóvenes no contará con conocimientos técnicos y una formación básica que los catapulte a una vida personal y productiva. Cuánto talento desperdiciamos, cuántas posibilidades y sueños frustrados.

De los que logran graduarse, 310.000 bachilleres no se enganchan en otra formación, con lo cual 560.000 no tendrán un entrenamiento técnico postsecundario. ¡Tres de cada cuatro!

Es claro que necesitamos más educación y mucha más economía. Falta potencia en el sistema productivo. Recordemos que buena parte del entrenamiento a los jóvenes se da dentro de las empresas, pero allí tampoco tiene acceso una inmensa masa de estos 560.000 jóvenes. El desempleo de las mujeres entre 14 y 28 años, de las tristemente llamadas ni-ni (ni empleo ni educación), subió debido a la pandemia a 42 %. Para los hombres aumentó a 23 %.

Concentrémonos en los 200.000 jóvenes que entran a una universidad o educación técnica: 90.000 desertan a media carrera y de los que se gradúan, dos de cada diez no encuentran trabajo.

Si pagaron su educación con un crédito, bien sea de Icetex o de otra fuente, muchos no ganarán para cubrir las cuotas mensuales. Tendrán una deuda que puede oscilar entre 50 y 100 millones de pesos, con pagos mensuales cercanos a un millón de pesos.

Si los jóvenes son el futuro, ese futuro está mal educado, mal entrenado, mal ocupado y endeudado.

Además de dar universidad gratuita a estratos 1 a 3, necesitamos al menos tres frentes de gestión.

Gestión 1: se cree que educar es un tema de más maestros y más colegios. El sistema educativo es condición necesaria, pero no suficiente, para más educación. Sin buena pedagogía, los alumnos aprenden poco. Si no “aprenden a aprender”, no se logra el objetivo; se desaprovecha las horas de los alumnos, de los profesores y mucha de la plata que cuesta el sistema.

Cambiemos la pedagogía y la pertinencia desde la casa, la primaria, la secundaria y la universidad: tenemos un sistema educativo basado en enseñar muchos temas, pero con comprensión delgada de cada uno. Los profesores deben enganchar y dejar algo perdurable, y evitar el fastidio a la materia. Los padres de familia deben ser tutores que cuiden que sus hijos se esfuercen y logren resultados.

Gestión 2: en la educación superior pública, las matrículas no son la principal barrera de acceso, sino la disponibilidad de cupos. Hay restricciones de capacidad. La Universidad Nacional recibe menos del 10 % de los que se inscriben. Necesitamos ampliar cupos y mantener los procesos exigentes de ingreso.

Gestión 3: conseguir la plata. El costo de la gratuidad para estratos 1 a 3 será de entre 800.000 millones de pesos a un billón por semestre. Con el anuncio del presidente Duque, de 97 % de todos los estudiantes entrando a instituciones terciarias públicas, sería 2 billones de pesos por año: el 20 % de la reforma tributaria que se está pensando presentar al Congreso.

Esta sería la mejor inversión de largo plazo. Pero solamente si se la gestiona como se ha discutido, y no se la deja en un tema de hacienda y apropiaciones presupuestales.

JUAN CARLOS ECHEVERRY

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.