close
close
Secciones
Síguenos en:
'Muerte, no seas mujer'

'Muerte, no seas mujer'

Ningún mortal en la historia, poeta o profano, se había propasado de esa manera con la huesuda.

30 de noviembre 2021 , 08:00 p. m.

Vivo en un verdadero palacio en las afueras de Villa de Leyva, para qué, que me edificó el notable arquitecto Edmundo Moure con base en lo que me dieron en efectivo los premios de poesía, la liquidación de mis servicios publicitarios a la sociedad de consumo y las entradas por concepto de pensión, pues, gracias a mi jefe de la primera oficina mercadotécnica Jaime Jaramillo Escobar, no me dormí con ese sacramental requisito. En la época existencialista me las tiré de desdichado y hambriento todo lo que pude aguantar, pero mis compañeras de catre impidieron que sucumbiera. 

(También le puede interesar: Coqueteando con la parca)

Algunos micos académicos me sacan en cara que después de pasarme la vida dándole cascarazos a la burguesía me aburguesé. Y yo qué culpa tengo si esos cascarazos me los pagaban a precio de oro los medios de comunicación en cadena, cuando se dieron cuenta de que dados mis chascarrillos las propias víctimas, que eran los suscriptores, se cagaban de risa y me pedían más, como muchas de sus atildadas señoras. Yo nunca hice voto de pobreza, por muy santo que fuera, ni de castidad mucho menos. Hice todo lo que pude por que la revolución sucediera, pero fueron los propios camaradas quienes la impidieron con su torpeza.

No he visto que les hagan ningún tipo de reclamos a Pablo Neruda ni a García Márquez, tan comunistas ellos como mero anarquista yo, por haber decorado sus casas con un tapiz de dólares producto de su talento. "El artista al que le toca comer mierda mientras empieza, y persiste, termina cagando oro", me dijo Gabo, tal vez refiriéndose a su amigo el pintor Botero.

Me regodeo con mi salud a prueba de balas y con mis privilegios vitales, a los que habría que restarles que a pesar de mi erotomanía persistente el sexo ya no tenga cabida en casa. Tal vez mi aún atractiva compañera entró en uso de esos retiros espirituales del coito que están tan de moda, o no considera que a estas alturas de mi vida deba continuar con el forcejeo.

Y debo decir, para aclarar una idea errónea sembrada por los caricaturistas, que no se trata para nada de un saco de huesos. Es una hembra bien caderada, toda una Perséfone hija de Zeus.

En un escrito anterior hablé de mis coqueteos con la parca, y tuve el atrevimiento de contar que salí a pasear con ella por la campiña tomándome libertades manuales, a causa de mi forzada abstinencia. Sentí que la había cagado, pues ningún mortal en la historia, poeta o profano, se había propasado de esa manera con la huesuda.

"Oye –me dijo–, por ahí leí que escribiste en el periódico que paseabas conmigo tocándome el culo. Cosa que sé agradecerte, pues ningún marrullero se habría atrevido a tanto. Y debo confesar que me alebrestaste. Y no sabes el cotilleo que despertaste en el inframundo". Palabras textuales y rituales de antenoche, cuando víctima del insomnio bajé al bar de la biblioteca por un whisky sin soda. Estaba sentada en mi poltrona de la sala en el primer piso. Y debo decir, para aclarar una idea errónea sembrada por los caricaturistas, que no se trata para nada de un saco de huesos. Es una hembra bien caderada, toda una Perséfone hija de Zeus a punto de ser violada por Hades, para limitarme a la mitología griega que es la que más frecuento. En ese momento el que comenzó a calentarse fui yo, tomé asiento, y le dije de mi penuria, que me había obligado a tamaña profanación, por la que le presentaba disculpas. "Si fuiste capaz de hacer lo que hiciste no debes arrepentirte, querido. Debo decirte que con tu caricia trasera me devolviste a la vida. Cosa que no sé cómo pagarte. Ahora comprendo a todas esas mujeres que te dijeron, como yo te lo digo ahora: Puedes hacer conmigo lo que te provoque".

La oportunidad la pintan calva, me dije. La tina es un lugar seguro, con esencias de mirra y aceite Johnson. Sentí que estaba a un paso de ganar la inmortalidad. Perséfone abría y cerraba las piernas provocándome un infierno de sensaciones celestes. "Con esto te lo digo todo, hazme tuya". Me imaginé que estuve destinado desde siempre para llegar a este momento crucial. Pero desde el segundo piso me llegó la voz de mi esposa: "Jotica, no te demores, me volvieron las ganas, haz de mí lo que quieras". "Allá voy, corazón”. Perséfone se levantó para retirarse diciéndome: "Gran güevón".

JOTAMARIO ARBELÁEZ
jotamarionada@hotmail.com

(Lea todas las columnas de Jotamario Arbeláez en EL TIEMPO, aquí)

Más de Jotamario Arbeláez

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.