La larga marcha

La larga marcha

Han pasado 60 años largos de la insurgencia del nadaísmo sin manejar más que un cortapapeles.

19 de noviembre 2019 , 07:00 p.m.

Comenzamos anunciando que íbamos de culo para el estanco, cuando frisábamos en la veintena. De “profetas del desastre” nos acusaron. Pero no eran profecías lo que cantábamos el profeta Gonzalo Arango y sus doce apóstoles a cappella. Era lo que veíamos y vivíamos y veníamos viendo y viviendo desde 1948, cuando comenzaron a asesinar a Gaitán y a su pueblo. La realidad de uno de los países más violentos de la Tierra, apenas comparable con el Congo belga, donde a más del genocidio más grande de la historia, cometido por el emperador Leopoldo II de Bélgica, con 10 millones de congoleños muertos a principios de siglo, tuvo que someterse después de su independencia en 1960 a otra violencia exterminadora, esta vez de cuatro millones. En esa época se hablaba entre nosotros con escándalo de 300.000. Pero hay que ver cuánta agua y sangre han corrido en los 60 años siguientes. Entre asesinados, muertos en falsos combates, secuestrados, desaparecidos, desplazados, deudos, podríamos irnos acercando a las cifras congoleñas.

Gracias a un monaguillo del movimiento, como el mismo Humberto de la Calle se llama, se logró firmar la paz de Colombia, que pretendieron volver trizas los trizados en las elecciones pasadas

Y eso que estamos hablando solo de la violencia política, que incluye la violencia oficial, que cuenta la de ciertos superiores con los reclutas en los cuarteles, por cuyas denuncias recibimos amenazas directas de un oficial retirado que sigue haciéndolo, y no nos detenemos en la violencia delincuencial, en la intrafamiliar ni en la psicopatológica, en la que nos llevamos las palmas. Nuestra violencia no se limita a los genocidios y masacres que venimos soportando desde la infancia en muchos pueblos de todos los sectores de Colombia, patria querida, con cadáveres flotando en los ríos con un gallinazo en la cabeza, a los crucificados de un palo como el Cristo de la violencia, a los decapitados o degollados con el corte de franela de hombro a hombro o el de corbata, cuando se les sacaba la lengua por encima del pecho, o se les ponían los genitales entre la boca, o el feto de la preñada con la cesárea de un machetazo, o a la también matanza de los animales de la finca, lo que sobrepasa la comprensión de su salvajismo. O a los motoaserrados por la mitad, como vinieron a imponer los paramilitares, ni siquiera contra los guerrilleros que combatían por contrato de las víctimas de sus secuestros y abigeatos, sino con los sospechosos de auxiliarlos. Entre los crímenes sicóticos, se hablaba por ahí de los del doctor Matallana, de Teresita la descuartizada, el crimen del ‘Papero’, el ‘Monstruo de los mangones’, el ‘de los Andes’, de Garavito y el ‘de los cañaduzales’, su imitador. Interpretaba el expresidente López Michelsen que la causa de la violencia del colombiano provenía de que éramos un país mal tirado. Por lo que no es de extrañar que haya tanto mal parido.

Parecería extraño que nos hubiéramos puesto en estos peligrosos trances de denuncia –que corresponderían a personajes más involucrados en el tierrero, como lo hizo con honestidad y valentía Alfredo Molano–, integrantes de un movimiento cultural patafísico lindante con la vagancia, que si pudimos soportar el alto grado de vesania criminal en que nos movíamos fue porque fumábamos marihuana. Lo cual de adehala nos ponía por entonces en la lista de la delincuencia. Argüían los denunciados que todo eso que decíamos los literatos de alcantarilla, como nos bautizó la Academia, era el producto nefasto de nuestras alucinaciones lisérgicas.

Han pasado 60 años largos de la insurgencia del nadaísmo sin manejar más que un cortapapeles, que son los mismos de la segunda violencia. ¿Y qué pasó? Que gracias a un monaguillo del movimiento, como el mismo Humberto de la Calle se llama, se logró firmar la paz de Colombia, que pretendieron volver trizas los trizados en las elecciones pasadas y que están buscando escondedero a peso en la marcha nacional que se ha convocado para mañana, como protesta ni siquiera contra el Gobierno, sino contra el desgobierno y sus inminentes disparates. A pesar de que ando con gota, marcharé desde muy temprano del brazo con mi hija Salomé, que para eso vino de Barcelona.

jotamarionada@hotmail.com

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.