Gracias, Ministra

Gracias, Ministra

Me complace dar esta buena noticia a la comunidad poética del país y del mundo.

28 de febrero 2018 , 12:00 a.m.

El pasado 25 de enero, la comunidad poética colombiana (y universal) quedó ingratamente sorprendida ante el comunicado del Ministerio de Cultura en el cual le informaba al Festival Internacional de Poesía de Medellín, que viene celebrándose desde hace 28 años dándole un inmenso prestigio mundial a Colombia, que por incumplimiento técnico en la documentación entregada, en el rango de “no subsanable”, se rechazaba su participación en la convocatoria para la obtención de recursos por valor de 90.000 dólares, algo así como 250 millones de pesos.

Se armó Troya. En principio, los organizadores del festival se negaron a creer en su equivocación en el cumplimiento del formulario, y llegaron a temer que se tratara de una especie de veto. Convocaron a los cientos de poetas que a lo largo de décadas han invitado al evento, a un mitin mundial de protesta que colmó las redes sociales y sobresaturó los correos gubernamentales. En los comentarios no faltaron las previsibles voces agresivas sobre la inoperatividad del régimen, sobre todo hacia la cultura, que es fomento de paz.

En razón de mis vínculos con el festival, del cual soy consejero ad honorem, y con el ministerio, del cual recibí el Premio Nacional de Poesía en 1995 –y en años pasados, sensibles apoyos para las actividades contraculturales del nadaísmo–, me pronuncié a través de esta columna llegando a la instancia presidencial, haciéndole caer en la cuenta de que cargar sobre sus espaldas la posible desaparición de un festival que es premio nobel alternativo de paz y colaborador como ninguno en los años que duró el proceso de paz, por parte de un premio nobel de paz que logró firmar y hacer firmar la paz de Colombia, era por lo menos indignante y ridículo. Es obvio que no es el Presidente quien otorga las gabelas de sus ministerios, pero es igualmente evidente que ante una “lesión enorme” a un “patrimonio cultural”, como ha sido señalado el festival, sería históricamente su responsabilidad, que los escritores bullosos se encargarían de mantener viva.

La ministra, con la anuencia de Palacio, según lo manifestó, citó en sus oficinas a los directivos del festival. Se aceptó el yerro y se pasó al segundo punto, el de la solución concertada.

La ministra Mariana Garcés, con la anuencia de Palacio, según lo manifestó, citó en sus oficinas a los directivos del festival, y a su solicitud estuve presente en la reunión. En la revisión de los formularios se encontró que, efectivamente, se había omitido información acerca del impacto del evento, la cual es obvia ante el despliegue publicitario en el mundo y por cuanto el ministerio hizo su propio sondeo, pero el hecho es que no se llenó la casilla. Se aceptó el yerro y se pasó al segundo punto, el de la solución concertada.

Buscando no infringir la ley, se encontró como alternativa que la Biblioteca Nacional de Colombia, eficazmente dirigida por Consuelo Gaitán, aportara la suma requerida del rubro que ella maneja para invitación de poetas a los municipios del país, a fin de cubrirle los rangos de pasajes, hospedaje, alimentación y honorarios, más algo de la logística, al festival.

He recibido complacido esta información final, que tengo el gusto de poner en conocimiento de la comunidad poética del país y del mundo, para que, así como cuestionó en principio la cancelación de los aportes y censuró a la ministra de Cultura por ceñirse a las reglas, ocasionando un daño artístico enorme, le dé las gracias, extensivas a la Presidencia, que tomó cartas en el asunto, por haber logrado sortear “sin violar las reglas” este delicadísimo trance.

En el momento de terminar este escrito, recibo comunicación del festival de que la funcionaria del ministerio Nidia Neira le ha enviado el ultimátum de que en el término de tres días deben hacer entrega de nombres y datos personales minuciosos de cada uno de los invitados al evento, que, como se realizará dentro de cinco meses, apenas se va perfilando. Nuevo impase, que espero no ponga en peligro lo ya logrado. Así como espero que la paz prospere, señor Presidente.

JOTAMARIO ARBELÁEZ
jotamarionada@hotmail.com

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.