Secciones
Síguenos en:
Los Gómez: fundadores de pueblos

Los Gómez: fundadores de pueblos

Esta obra nos enseña cómo un apellido hace presencia en todos los rincones de la patria.

10 de agosto 2020 , 09:25 p. m.

El Gómez es un apellido que en Colombia ha dejado huella. Y, por supuesto, ha hecho historia. Por donde quiera que uno camine se encuentra una persona que lleva este apellido. Presidentes, cardenales, artistas, industriales y hombres de ciencia lo llevan. ¿De dónde proviene el apellido Gómez? Algunos genealogistas dicen que su origen es vasco. Señalan, inclusive, que significa altura del monte. Sostienen que el primer Gómez llegó a Colombia en 1563, y que se estableció en Santa Marta. Se llamó Alonso Gómez de Castro. Según Luis Duque Gómez, todas las personas de este apellido que viven en Colombia son descendientes de Cristóbal Gómez de Castro, un español que llegó a Santafé de Antioquia por los tiempos de la conquista, procedente de Toledo.

Monseñor Horacio Gómez Orozco, doctor en Derecho Canónico, tuvo la paciencia para investigar en archivos de Colombia, Italia, España y Jerusalén, durante más de cincuenta años, de dónde provienen las raíces del apellido Gómez, cómo llegó a Colombia y qué papel jugó en la fundación de pueblos y ciudades. El resultado de su indagación en archivos notariales y eclesiásticos que lo llevaron de Marinilla a Roma, de Medellín a Milán y de Manizales a Madrid está condensado en el libro: Fundadores de pueblos y ciudades, publicado recientemente. Para realizar la investigación aprovechó los cinco años en que laboró en El Vaticano como postulador para las Causas de los Santos. También los años en que hizo una licenciatura en teología en la Universidad Católica del Sagrado Corazón, de Milán.

¿Qué encontró en su búsqueda este religioso que en la actualidad ejerce como canónigo teologal de la Catedral Basílica de Manizales? Que todos los Gómez que en Colombia existen son descendientes de la dinastía Julio-Claudia, de Roma, y de la tribu sacerdotal de Leví. ¿Cómo lo explica? Según sus investigaciones, los judíos de la península ibérica, conocidos como sefarditas, son descendientes de la tribu sacerdotal de Leví. Como los reyes católicos promulgaron el 31 de marzo de 1492 un decreto para expulsar a los judíos de sus reinos en Castilla y Aragón, para no expulsarlos fueron obligados a convertirse al cristianismo. Quienes tenían el apellido Ha-Leví Abulafia tomaron entonces el de Gómez de Castro. Por el apellido anterior tenían parentesco hasta con el rey Salomón.

Para escribir 'Fundadores de pueblos y ciudades', que comienza contando parte de la historia del pueblo de Israel, monseñor Horacio Gómez Orozco no solo recorrió los lugares santos para buscar las raíces del apellido Gómez, sino que buscó en los pueblos de Antioquia y el Eje Cafetero los archivos que le permitieran establecer cómo en el proceso de fundación de muchas de esas poblaciones siempre hubo un Gómez. Y encontró que la descendencia de Cristóbal Gómez de Castro hace presencia no solo en el proceso fundacional, sino que gran parte de las autoridades eclesiásticas y civiles de la época provienen de su tronco. En los pueblos de Antioquia siempre un Gómez impulsó la construcción de una iglesia, o donó el terreno para levantar una escuela, ha ejercido como párroco o ha sido alcalde.

El título del libro es preciso para un texto que nos lleva por los caminos de Antioquia, Caldas, Quindío y Risaralda para conocer su idiosincrasia, su arraigada fe católica y esa forma de ser de quienes hemos tenido el privilegio de nacer en una zona con sabor a café. Los datos sobre la fundación de cada pueblo nos permiten entender que en esa migración que produjo la colonización antioqueña muchos Gómez arrearon mulas para levantar en terrenos de geografía quebrada sociedades con principios y valores. De Jericó hasta Salamina, de Marinilla a Aranzazu, de Santuario a Manizales, de Abejorral a Santa Rosa, de Sonsón a Samaná emigraron cientos de antioqueños para hacer vida económica y social en tierras que necesitaban manos para lograr el desarrollo como centros agropecuarios.

Monseñor Horacio Gómez recorrió la geografía de estos departamentos para estructurar un libro que muestra cómo una raza emprendedora no se arredró ante el peligro de desbrozar montañas para fundar pueblos. En las monografías escritas por ciudadanos desconocidos para el común de la gente encontró información que le permitió saber que siempre un Gómez formó parte de las expediciones que partían con un hacha en la mano para tumbar monte. Así sabemos que en El Santuario, un pueblo levantado en tierras que fueron de una descendiente de Cristóbal Gómez de Castro, cinco párrocos pertenecieron a su estirpe. Lo mismo en Rionegro. Y que uno de los primeros pobladores de Medellín fue este ciudadano español que se estableció en La Tasajera, el sitio donde fue fundada la ciudad.

'Fundadores de pueblos y ciudades' nos enseña a los colombianos cómo un apellido hace presencia en todos los rincones de la patria, participando quienes lo llevan en procesos fundacionales y en el desarrollo de muchas regiones. Pero también nos muestra quienes de los que llevan el Gómez han pasado a la historia por su papel protagónico en acciones que fueron definitivas para definir nuestro destino como país. Revela, por ejemplo, que José Joaquín de Hoyos Gómez, descendiente directo de Cristóbal Gómez de Castro, fue ejecutado por el pacificador Pablo Morillo en el parque Santander, de Bogotá. Y que el sacerdote Francisco Javier Gómez de Castro participó en el Cabildo Abierto de Santafé de Bogotá el 20 de julio de 1810. Este levita, que era rico, ayudó a Bolívar en la campaña libertadora.

¿Qué otros ciudadanos de apellido Gómez han tenido preponderancia en la historia de Colombia? José Acevedo y Gómez, el tribuno del pueblo, fue el autor del Acta de la Independencia. Laureano Gómez Castro ejerció como presidente de la república. Pedro Nel Gómez dejó huella como pintor. Ricardo María Giraldo Gómez, descendiente directo de los Gómez de Castro, fue el fundador de Puerto Berrío. El capitán Antonio Gómez de Castro fundó a El Santuario. El primer alcalde de Granada fue Juan de Dios Gómez de Castro. Monseñor Horacio Gómez Orozco, que estudió en la Universidad Gregoriana de Roma y es presidente emérito de la Academia Colombiana de Historia Eclesiástica, revela con buen estilo literario que Juan Vicente Gómez, el dictador venezolano, era descendiente directo de José Gómez de Castro.

Nota. Las personas interesadas en este libro pueden adquirirlo con el señor Luis Guillermo Gómez Orozco, llamando al celular 317 383 5971.

José Miguel Alzate

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.