Secciones
Síguenos en:
Así no tenemos cuando acabar con la corrupción

Así no tenemos cuando acabar con la corrupción

Produce desazón que quienes son condenados por corrupción vuelven a cometer los mismos delitos.

05 de octubre 2021 , 08:00 p. m.

No salíamos los colombianos del asombro por la corrupción en los contratos de Odebrecht, cuando revienta el escándalo por la firma de un contrato en el Ministerio de la Información y las Tecnologías. “¡No puede ser que se sigan robando al país!”, fue el lamento de millones de ciudadanos cuando se dieron cuenta de que la Unión Temporal Centros Poblados había presentado ante esa cartera unas garantías bancarias falsas para hacerse al desembolso de setenta mil millones de pesos.
(Lea además: Despedida para cuatro grandes)

El asombro fue mayor cuando se reveló que el cerebro de este nuevo caso de corrupción era Emilio Tapia, condenado por su participación en el ‘carrusel’ de la contratación, que llevó a la cárcel a Samuel Moreno Rojas, entonces alcalde de Bogotá, y a su hermano Iván, que fungía como senador de la República.

Cuando se avanzaba en la investigación para establecer quiénes están detrás del entramado para robarle al Estado setenta mil millones de pesos, el Canal Caracol reveló en su noticiero las declaraciones de la exsecretaria de Infraestructura del departamento de Santander, Claudia Janeth Pulido, y su esposo Lenin Darío Pardo, quien fue contratista del ente territorial, donde afirman que hicieron parte de un bien montado equipo que se apoderó de los dineros públicos en la gobernación de Richard Aguilar. Este último se encuentra a órdenes de la Fiscalía, acusado de varios delitos contra la administración pública. Debe responder por la adjudicación de contratos por más de quinientos mil millones de pesos, donde exigía, presuntamente, una coima del 15 % de su valor. Los esposos Pulido Pardo tienen detención domiciliaria.

Estos casos de corrupción deben llevar a la gente a manifestarse contra los corruptos, que se apoderan de los dineros públicos sin medir el daño que le hacen a una comunidad que necesita las obras a que estaban destinados esos recursos. Lo sucedido en Santander se repite en muchas regiones del país. Richard Aguilar, que en su desenfrenada ambición arrastró a Edwin Ballesteros, un cínico representante a la Cámara que lloró cuando presentó renuncia a la corporación, no es el único mandatario que se ha apoderado de la plata de los colombianos. Recordemos que el exgobernador de Córdoba Alejandro Lyons huyó a Estados Unidos después de robarse más de cincuenta mil millones de pesos. Y por ese robo multimillonario, en Colombia solo va a pagar cinco años de cárcel.

Mientras los condenados sigan siendo recibidos en sociedad como si nada hubieran hecho, Colombia seguirá siendo un país donde no hay leyes severas contra los corruptos.

Lo que produce desazón es saber que en este país quienes son condenados por corrupción vuelven a cometer los mismos delitos por los cuales pagaron cárcel. Esto quedó claro con el señalamiento contra Emilio Tapia de ser el cerebro detrás del negociado con la instalación del servicio de internet para instituciones educativas del área rural. ¿Cómo es posible que un hombre que fue condenado por ese mismo delito en el ‘carrusel’ de la contratación aparezca involucrado en este nuevo escándalo? A los corruptos se les debe cerrar las puertas para que no entren en nuevos procesos licitatorios. La justicia debe establecer unos parámetros para que esos indeseables, que se apoderan de la plata de todos no puedan volver a participar en convocatorias públicas.

Mientras la justicia siga siendo laxa, mientras los encargados de impartirla reciban coimas para favorecer a los sindicados, mientras no haya un castigo social para quienes se enriquecen con los recursos públicos, mientras se les siga dando casa por cárcel a quienes se roban la plata de todos, mientras los condenados sigan siendo recibidos en sociedad como si nada hubieran hecho, Colombia seguirá siendo un país donde no hay leyes severas contra los corruptos. Permitiéndoles volver a sus andanzas, como lo hizo Emilio Tapias; imponiéndoles condenas ridículas, como en el caso de Alejandro Lyons o engavetando los magistrados sus procesos a cambio de altas sumas de dinero, como lo hizo el ‘cartel de la toga’, nunca vamos a ponerle fin a este cáncer que carcome al país.

Lo más grave es que los políticos que han sido condenados siguen manipulando a los electores para que elijan a quienes ellos señalen. Ahora un corrupto como el exsenador Juan Carlos Martínez, que pagó una condena superior a siete años por sus nexos con el paramilitarismo, quiere llevar a una de sus hijas a la Cámara de Representantes. Se repite lo que sucedió con Musa Abraham Besaile, condenado por las coimas de Odebrecht y el ‘cartel de la toga’, que hizo elegir a su hermano Johny Moisés en el senado. Y Bernardo ‘Ñoño’ Elías va a tratar de llevar a su hermano Julio Alberto, con sus votos, a esa misma corporación. La gente vota, desafortunadamente, por quienes ellos les indiquen. Eso es no tener conciencia política. Así no tenemos cuándo acabar con la corrupción.

JOSÉ MIGUEL ALZATE

(Lea todas las columnas de José Miguel Alzate en EL TIEMPO, aquí)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.