¡Trabajen, vagos!

¡Trabajen, vagos!

Lo verdaderamente inconstitucional es que se sigan embolsillando sus sueldos sin trabajar.

06 de abril 2020 , 07:05 p.m.

Siempre es bueno hacer estas cuentas: nuestros congresistas, junto con los de Brasil y Chile, son los que mejores sueldos ganan en toda la región. Reciben 13 salarios al año que superan los 33 millones de pesos. No se preocupan por sus desplazamientos, pues tienen carro y gasolina asegurados y tampoco pagan luz, agua, internet, secretaria y asesores en sus respectivos despachos, pues se trata de oficinas públicas cuyos costos se cargan al presupuesto nacional. Trabajan más bien poquito: de marzo a junio y de julio a diciembre, lo que quiere decir que –aunque echen carreta y digan que entre diciembre y marzo continúan su ardua labor en cada una de las regiones de las que provienen– en realidad tienen muchos más espacios libres que un trabajador promedio o que un alto ejecutivo de una compañía privada, que si no produce resultados es despedido sin contemplaciones.

Lo cierto es que buena parte de nuestros parlamentarios, con coronavirus o sin él, siempre tienen un buen pretexto para aplazar una sesión o capar comisiones o perderse en votaciones clave cuando les conviene. Sin embargo, la pandemia los está retratando de pies a cabeza.

De los 108 senadores y 171 representantes a la Cámara, si acaso 30 se han pronunciado públicamente sobre si deberían funcionar virtual o presencialmente en esta coyuntura, y algunos otros sin esperar a lo que digan los presidentes de Senado y Cámara han sesionado en sus respectivas comisiones y citado a algunos ministros. No obstante, una gran cantidad de congresistas se han hecho literalmente los locos y se aprovechan cómodamente del desorden para no aparecer.

El Congreso no está sesionando porque no le ha dado la gana hacerlo. Esa es la verdad. No pueden echarle la culpa al Gobierno, pues desde antes de haber sido declarada la cuarentena nacional habían decidido aplazar sus reuniones. Luego, teniendo la posibilidad de hacerlo remotamente –porque así lo dispuso el decreto 491 que expidió el Presidente–, se inventaron que no existía una plataforma tecnológica capaz de garantizar los principios de legalidad, identidad y publicidad que requerirían para sesionar.

Obviando que una norma como esta se presume legal hasta que una autoridad judicial diga lo contrario, algunos dicen que prefieren esperar a que la Corte Constitucional se pronuncie para no incurrir en falta alguna y otros más tercos proponen que el Gobierno amplíe las excepciones para que todos los parlamentarios puedan viajar desde sus regiones a Bogotá y que los mayores de 70 años salgan de sus casas como si este virus no fuera con ellos. Contra las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, que pide que se eviten encuentros de más de 20 personas, algunos de nuestros honorables padres de la patria pretenden trabajar pegados y por docenas creyendo que la inmunidad parlamentaria también los protegerá contra el covid-19.

Colombia es uno de los pocos países que en estas circunstancias tiene un poder legislativo clausurado por la incapacidad de sus congresistas de ponerse de acuerdo y, sobre todo, por la insensatez de no ponerse a tono con las herramientas tecnológicas que tienen a su alcance. Es la única alta corporación del Estado que no está trabajando, pues las Cortes, e incluso algunos concejos y asambleas, al amparo del decreto que así lo permite, sesionan virtualmente sin problema alguno.

Conectarse por internet para cumplir un fin superior como es el de ejercer control político y legislar en tiempos de dificultades como las que vivimos no es inconstitucional. Lo verdaderamente inconstitucional es que se sigan embolsillando sus sueldos sin trabajar, haciéndoles el quite a sus deberes con excusas chimbas.

¡Trabajen, vagos!

José Manuel Acevedo M.

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.