Secciones
Síguenos en:
Poner barreras, salvar vidas

Poner barreras, salvar vidas

Si no podemos obligar a toda la gente a vacunarse, por lo menos pongámoselas más difícil.

02 de agosto 2021 , 08:08 p. m.

Seguramente usted, que lee esta columna, ya estará vacunado y cree que todo el mundo debería hacerlo. Habrá oído que en Texas (Estados Unidos), el 99,5 por ciento de los muertos por covid en los últimos meses no tenían vacuna y que en la Florida esa misma cifra corresponde al 97 por ciento. Para no ir más lejos, sabrá que aquí en Colombia alrededor del 90 por ciento de los pacientes que se encuentran en UCI a causa del coronavirus tampoco tienen el esquema de vacunación.

Le parecerá increíble, entonces, que haya gente que prefiera pagar 100.000 pesos para tener un carné ‘chimbo’ que irse a recibir el puyazo que es gratis y minimizar el riesgo de muerte por este virus, pero lo cierto es que no solo en Colombia, sino también en los países del primer mundo, existe una porción preocupante de gente que no quiere vacunarse y ese es un problema que nos concierne también a usted y a mí, que ya estamos vacunados. La reactivación verdadera solo será posible cuando alcancemos la inmunidad de rebaño, y ello ocurrirá si la gente, sobre todo de edad media y luego los más jóvenes son vacunados.

Según el Pulso Social del Dane del mes de junio, 1 de cada 5 colombianos no quiere vacunarse. Los más pobres son los más reacios, y 3 de cada 10 personas sin ningún nivel de educación dicen, según esta encuesta, que no se vacunarán.

Me preocupan dos tipos de personas que andan impunes sembrando dudas: los políticos populistas que quieren que la pandemia profundice los efectos sociales negativos para erigirse como salvadores en medio del caos y la pobreza y los líderes de sectas religiosas que con su fanatismo dicen cosas como que no hay que dejarse inyectar porque el “abortista” del Bill Gates está detrás de este proceso y reproducen toda clase de mentiras. Un portal que se autodenomina Familias por la Verdad está siendo consultado por gente, incluso, de clase media y con algún grado de educación que se está dejando meter miedo. ¿No será la hora de ir corresponsabilizando a quienes están detrás de esos mensajes, de los muertos que se sucedan de aquí en adelante por no ponerse la vacuna?

Si, como parece, a la luz de la Constitución y de la ley estatutaria de salud que nos rigen, es complicado volver obligatoria la vacuna para todos, por lo menos creemos algunas barreras eficientes frente a quienes se están negando y hagámoslo ya, antes de que nos coja otro pico, mal parados. A fin de cuentas, con su actitud no solo se están haciendo daño a sí mismos, sino poniendo en riesgo a comunidades enteras.

Para empezar, los trabajadores del sector público, sobre todo de servicios esenciales como la educación, la salud y la justicia, tendrían que cumplir sin excepción con el requisito de estar vacunados y, luego, el acceso a ciertos sitios podría bloquearse si no se tienen las dosis. Las restricciones se justifican cuando de por medio está el interés común, y nunca antes como ahora había sido tan importante para el beneficio general poner estas barreras para salvar vidas.

Importante, sí, que para limitar los casos de fraude que ya se están presentando se implemente cuanto antes la certificación digital que se pueda portar en los celulares y sea más difícil de clonar. El cartón de Mi Vacuna se puede imprimir desde cualquier lado sin ser un genio del diseño gráfico, y son muchos los que están dispuestos a autoengañarse y hacerle trampa a la vacunación. La verificación debe ser más estricta.

Si no podemos obligar a todos a vacunarse, por lo menos hagámosela más difícil a quienes insisten en ponerse en riesgo y, de paso, poner en peligro a los demás. En Francia, con todo y pataleo, las restricciones están funcionando. Algo tenemos que aprender.

JOSÉ MANUEL ACEVEDO​

Más de José Manuel Acevedo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.