Secciones
Síguenos en:
La otra resistencia

La otra resistencia

La que madrugan a llenar de tablas las fachadas de sus negocios para protegerlos de la violencia.

17 de mayo 2021 , 11:14 p. m.

Si por resistencia se entiende la capacidad de aguante, la fuerza que se opone a otra fuerza, la tenacidad, la firmeza y la entereza a la hora de afrontar adversidades, entonces un capítulo aparte de genuina resistencia merecería ser escrito por los empresarios y comerciantes de este país.

Y no hablo solo de los más grandes, que también han hecho lo suyo. Me refiero especialmente a las pequeñas y medianas empresas, que representan el 96 por ciento del tejido empresarial colombiano, generan el 80 por ciento del empleo formal y contribuyen al 40 por ciento del PIB. Sus dueños no son necesariamente los más ricos. Se trata de gente joven, como la que está saliendo a marchar. Personas de clase media que han empeñado sus ahorros en generar puestos de trabajo y en sostenerlos contra su propio patrimonio en medio de una pandemia que les impidió abrir sus locales o poner en funcionamiento sus plantas y que, ahora, por un paro prolongado, han tenido que seguir cerrados o trabajando a media marcha.

Según datos recogidos por el diario ‘La República’, de 1.015 empresas en la capital, todas operaron con 45 por ciento de su capacidad máxima en promedio y 29 por ciento de ellas no ha podido recibir insumos para las entradas de sus procesos productivos.

Son empresas, en algunos casos, unipersonales; emprendimientos familiares, productores del campo que están de acuerdo con que necesitamos cambiar muchas cosas en este país, pero no terminan de entender cómo a punta de bloqueos vamos a lograr que esas transformaciones comiencen. Piensen ustedes en aquel joven que salió casi a regalar, entre lágrimas, su cosecha de piña en Santander porque no ha podido vendérsela a nadie.

Otros más han tenido que sufrir los efectos de unas turbas violentas que se empeñan en arrasar todo a su paso, sin tener en cuenta que los locales que destruyen o grafitean nada tienen que ver con los reclamos que están haciendo ni mucho menos representan aquello a lo que se oponen. Esa otra resistencia que busca sobrevivir a esta situación es la que madruga ya no a vender sus productos, sino a llenar de tablas las fachadas de sus pequeños negocios para protegerlos de estas nuevas violencias.

La otra resistencia, la del sector productivo ‘ensanduchado’, es la que busca sobreponerse a pérdidas diarias en una ciudad como Bogotá cercanas a los 50.000 millones de pesos por causa del paro. Es la resistencia que le pide auxilio al Estado para poder pagar sus nóminas durante algunos meses más y que entiende que no haya una reforma tributaria como la que originalmente se propuso, pero que le implora al Congreso que tramite pronto otra, sensata y de consenso, que genere los recaudos necesarios para prolongar el Paef, que ha permitido salvar muchos empleos.

La otra resistencia, la del 78 por ciento que ha presentado dificultades para movilizar sus productos durante las últimas dos semanas, es la que también les pide empatía a los marchantes, no para que sus voces se apaguen o para que el volumen de sus pretensiones se baje, sino para que entendamos, de una buena vez, que destruyendo la frágil economía que todavía nos queda no vamos a mejorar a Colombia, sino que nos vamos a empeorar todos.

Esta resistencia ha tenido que pasar por las duras y las maduras, y aunque algunos hayan acabado tendidos en el camino por física imposibilidad de seguir adelante, los que sobreviven no están solicitando que los incluyan en las mesas de negociación, simplemente esperan que los dejen trabajar. Que alguien oiga, ¡por Dios!, a esa otra resistencia que no vocifera, pero que merece un homenaje cuando todo esto pase.

JOSÉ MANUEL ACEVEDO M.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.