Juanita Goebertus o el ‘centro-centro’

Juanita Goebertus o el ‘centro-centro’

El ‘centro-centro’ al que le apunta Goebertus significa ir más allá de la pura lógica electoral.

17 de junio 2019 , 08:10 p.m.

Lo está haciendo bien la representante a la Cámara Juanita Goebertus. Sin dogmatismos ni estridencias, la congresista parece estar abriéndole camino a una alternativa distinta al simple maniqueísmo de la centroderecha o la centroizquierda; una especie de ‘centro-centro’ que comprende que cuando es posible construir acuerdos en beneficio de Colombia, hay que hacerlo juntándose, incluso, con quienes más se tienen diferencias con tal de sacar adelante las cosas que le sirven al país.

El ‘centro-centro’ al que le está apuntando Goebertus significa ir más allá de la pura lógica electoral e incluso poner de lado las agendas de sus madrinas políticas, Angélica Lozano o Claudia López. Ya le pasó cuando se discutió la frustrada unificación de periodos de alcaldes, gobernadores y presidentes, momento en el cual la joven congresista tomó distancia de sus protectoras y presentó una fórmula independiente para superar los escollos que presentaba la discusión, demostrando que era posible abrir un espacio para la construcción de consensos en torno a las buenas ideas, sin importar a quién se le ocurrieron primero.

Recientemente, cuando toda su bancada decidió votar negativamente un proyecto de ley que derogaba más de 10,600 normas obsoletas simplemente por el hecho de que esta iniciativa provenía del Gobierno, Juanita llevó la contraria y decidió acompañar afirmativamente la ley por considerarla buena en el camino de la simplificación normativa.

Juanita, a su vez, tendrá que abrirse un camino propio entre la retórica delirante de Gustavo Petro y los fundamentalismos irascibles de Claudia López para no perder identidad.

Hace unos días, ella y el representante Inti Asprilla sorprendieron al país con un cartelito que decía: ‘Defendemos la paz. No a Santrich’. Y, de inmediato, algunos de sus colegas salieron a criticarlos y llamarlos en las redes “traidores” o “incoherentes políticos”. Por supuesto que es legítimo que uno se pregunte por qué no dijeron nada antes si sabían que existían vacíos legales que permitieron llegar al absurdo de posesionar a un tipo como Santrich, o por qué no acompañaron al menos una de las objeciones presidenciales que pretendía limitar la discrecionalidad en el trámite de extradición. Sin embargo, eso no les quita el coraje que tuvieron de pararse a expresar lo que pensaban, así sus compañeros de oposición los miraran feo y otros tantos decidieran matonearlos por no defender la llegada de Santrich al Congreso.

La verdad es que si el modelo de ‘centro-centro’ que Juanita está liderando tuviera más acogida en los sectores de oposición, la idea de volverse una alternativa realista de poder cuajaría más rápido que si siguen aferrados a discursos anacrónicos o al sabotaje sistemático de todo lo que les huela a gobierno.

Juanita, a su vez, tendrá que abrirse un camino propio entre la retórica delirante de Gustavo Petro y los fundamentalismos irascibles de Claudia López para no perder identidad y, al contrario, afianzarse como una mujer independiente que puede aspirar con motor propio a posiciones más altas de poder en los años venideros.

Y fíjense en esto: si el presidente Duque quisiera lograr acuerdos realistas que le bajen a la polarización, bien podría pasar del ‘pacto nacional’ al ‘pacto generacional’ y buscar entendimiento no con Petro, sino con gente como Goebertus o Mauricio Toro. No con Vargas Lleras, sino con personajes renovados como José Daniel López. No con Gaviria, sino con nuevos políticos como Juan Carlos Lozada. No con Uribe, sino con Gabriel Santos, José Jaime Uscátegui o Edward Rodríguez, en el Centro Democrático, todos dispuestos a moverse un poco hacia el centro para encontrar puntos de coincidencia. El ‘centro-centro’ pareciera ser una cuestión generacional, y gente como Duque o Goebertus podría encontrarse allí para construir agenda de país.

Sal de la rutina

Más de José Manuel Acevedo

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.