Empresarios: ¡pellízquense

Empresarios: ¡pellízquense

Los empresarios no pueden seguir esperando a que haya personajes que, espontáneamente, los defiendan

13 de enero 2020 , 07:00 p.m.

Los colombianos les están perdiendo la fe a sus empresarios. El deterioro de la confianza en el sector privado es tan evidente como preocupante. En Antioquia, que se supone es la cuna de los líderes empresariales y de las marcas comerciales más admiradas, en el último informe de Medellín Cómo Vamos, ante la pregunta de cuáles son las entidades que trabajan para mejorar la calidad de vida, la empresa privada aparece casi a la par de los históricamente desprestigiados partidos políticos. En la misma encuesta hecha en la ciudad de Cali, el sector privado se ubica en el último lugar entre los actores que hacen algo por su ciudad.

Estos datos son problemáticos por varias razones. La primera es que cuando los ciudadanos pierden la fe en la iniciativa privada, los populistas construyen narrativas sobre la base de una estatización de bienes y servicios que ha probado ser inconveniente pero que, en contextos como el actual, se convierte en una idea sexi. La segunda razón es que esos mismos populistas vuelven a los “empresarios” enemigos internos y los etiquetan ante sus seguidores como los saqueadores del pueblo. Dichos políticos canalizan la frustración colectiva en torno a connotados líderes del sector privado, lo que solo genera un resentimiento de clases también probadamente estéril.

Pero la tercera razón para alertarnos es que cuando se habla de “empresa” y de “empresarios”, el común de los ciudadanos solo tienen en su cabeza a tres o cuatro ricos, como si solo ellos fueran los que conformaran el sector privado en Colombia, desconociendo que el 90 por ciento de las empresas en este país son pequeñas y medianas y que una inmensa mayoría de “empresarios” y “emprendedores” son gente de clase media.

Cuando los ciudadanos pierden la fe en la iniciativa privada, los populistas construyen narrativas sobre la base de una estatización de bienes y servicios que ha probado ser inconveniente

¿Por qué llegamos, entonces, a donde estamos? La encuestadora Yanhaas ha detectado que, en los últimos diez años, los consumidores colombianos dejaron de ser simples compradores y adquirieron una mayor conciencia de lo que significa ser ciudadanos. Estos consumidores-ciudadanos no solo esperan una buena calidad en los productos que compran, sino que demandan de las empresas que los hacen un mayor compromiso con la ética y la protección del medio ambiente; que tengan una posición frente a las libertades personales o a la diversidad sexual y, sobre todo, que cada compañía genere un impacto social real en la comunidad.

¿Y entonces qué están haciendo mal los empresarios? Lo primero es que creen que la gente da por entendido que un sector privado sólido es la base de una democracia funcional. Error. Los colombianos, a la luz de estas y otras estadísticas, están menospreciando cada día más el valor de la iniciativa particular, y por eso es necesario recordarles todos los días que hacer empresa es hacer país.

Los empresarios no pueden seguir esperando a que haya personajes que, espontáneamente, los defiendan. Tienen que ser ellos mismos los protagonistas de ese cambio de percepción y tienen que poner, de su bolsillo, dinero para impulsar asociaciones y centros de pensamiento que ya están haciendo la tarea, pero no con los fondos suficientes. Deben, además, fijarse el reto diario de enamorar a sus empleados de las compañías en las que trabajan, insistir en que solo con más empresas y no con menos podemos mejorar los índices de desarrollo con sentido humano, redefinir el sentido de la responsabilidad social corporativa, que hoy en día se queda corto, y, obviamente, trabajar todos los días por aumentar la calidad del empleo que ya generan.

Empresarios: ¡o se pellizcan o pronto estarán por fuera del juego, y, aunque al final a nadie le conviene que desaparezcan, eso que ustedes dan por sentado, los colombianos –sobre todo los más jóvenes– no lo tienen para nada claro!

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.