¡Pónganse serios!

¡Pónganse serios!

Lo diré con franqueza: a los que insisten en las revocatorias no les importa lo que nos está pasando

18 de enero 2021 , 09:25 p. m.

Cuando en 2017 hubo un boom de revocatorias en el país contra alcaldes de distintas ciudades de Colombia, se calculaba que si las 107 solicitudes que existían en ese momento cumplían los requisitos, se recogían las firmas y se llegaba a las urnas, el país tendría que destinar más de 100.000 millones de pesos a dichos procesos. Si las revocatorias prosperaban y había que llamar a nuevas elecciones, tendríamos que pensar en 100.000 millones adicionales. Se hacía el cálculo entonces de que con esa misma plata podían garantizarse 5.000 viviendas gratis que beneficiaran a 20.000 ciudadanos vulnerables.

La democracia cuesta, aseguraban los promotores de las revocatorias, y en efecto, la Constitución y las leyes que han desarrollado los mecanismos de participación ciudadana amparaban cada una de esas iniciativas, por más onerosas que resultaran.

Hoy, finalizando el primer mes de un año muy difícil, con un segundo pico de contagios de coronavirus más agresivo que el primero, ya vamos en 28 solicitudes de revocatoria formalmente presentadas ante el Consejo Nacional Electoral que incluyen ciudades como Bogotá, Medellín, Bucaramanga, Cúcuta o Cartagena, y seguramente con el paso de los días vendrán más. Como si estuviéramos en tiempos normales, como si no tuviéramos una crisis de salud pública y la peor condición de la economía en toda la historia.

Algunas de esas revocatorias, efectivamente, despegarán y arrancará la recolección de firmas, y a lo mejor las conseguirán y tendremos que vernos en las urnas y pasará lo mismo que siempre o quizás esta vez, algo peor: que la inmensa mayoría de ciudadanos se abstendrá de participar y que la plata de la logística, la impresión de tarjetones y la organización electoral en general se perderá, solo que ahora dolerá todavía más porque el palo nunca había estado menos para cucharas.

Por eso lo diré con toda franqueza: los que insisten en esas revocatorias o no tienen noción del sentido de la oportunidad o les importa un rábano lo que nos está pasando. E insisto: están en todo su derecho. El Estado garantista que tenemos los acompaña y si cumplen con todas las reglas, el Ministerio de Hacienda tendrá que darles la plata para adelantar las dichosas revocatorias, pero no me vengan a decir que el resto de ciudadanos no tenemos también el derecho a criticarlos por insistir en semejante despropósito, en medio de semejantes circunstancias y con semejantes costos que un proceso de estos tiene.

Este no es el año ni de las revocatorias de alcaldes, ni de la revocatoria (que no existe legalmente) del Presidente –y que además ahora está apoyada por narcoguerrilleros como ‘Iván Márquez’– ni es el año de los referendos para prohibir el aborto o reformar la JEP. Este es el año de la creatividad a la hora de ejercer el necesario control social de nuestra clase dirigente; el año del ejemplo en materia de ahorro de las instituciones públicas, del congelamiento de los altos salarios de los funcionarios del Estado y de la vigilancia de los organismos de control en lo que se invierte en la pandemia y en la administración de las vacunas, cuando lleguen. Pero si nuestros políticos tuvieran un poquito de sindéresis y pudor, se darían cuenta de que el 2021 definitivamente no es el año para joder con revanchas personales propias de los malos perdedores y, aun con mandatarios ineptos o que están incumpliendo con sus programas de gobierno, este es el año de una presión social distinta, como distintas son las condiciones que vivimos.

Que exista oposición; que haya cuestionamientos y debate público; que los líderes locales a los que solo les gustan la camorra y la improvisación sientan que hay una ciudadanía vigilante que no está dispuesta a pasarles sus locuras sin más, pero que eso no nos aleje de las prioridades en las que tenemos que invertir nuestras verdaderas energías. ¡Pónganse serios!

José Manuel Acevedo M.@JoseMAcevedo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.