No son las Farc, ¡es la JEP!

No son las Farc, ¡es la JEP!

El déficit de legitimidad de la JEP no es culpa de las bodegas de Twitter sino de sus resultados.

27 de julio 2020 , 09:25 p.m.

Ni soy un robot ni me pagan por hacer parte de una bodega de Twitter. Puedo decir, con la libertad que me da opinar sin fletes, que me gustan la seriedad y mesura de la presidenta de la JEP, Patricia Linares, que creo oportuno que se haya oído en cientos de diligencias a las víctimas y que, en aras de una mínima igualdad, hoy estén libres, gracias a disposiciones de la JEP, generales como Jaime Uscátegui y Jesús Armando Arias Cabrales, que es lo mínimo que uno esperaría para nivelar la cancha frente a algunos criminales de las Farc que no solo gozan de libertad a pesar de sus graves delitos, sino que son senadores y representantes a la Cámara.

Sin embargo, no hay que tener carné del Centro Democrático o haber votado por el ‘No’ en el plebiscito por la paz para darse cuenta de que a la JEP le ha faltado voluntad para imponer sanciones reales; que las expulsiones a quienes era evidente que le estaban poniendo conejo a la paz se demoraron mucho y que pareciera que los casos contra los agentes del Estado y los miembros de las Fuerzas Militares avanzaran más rápido que aquellos que involucran a miembros de las Farc, a pesar de que solo un 21 por ciento de los comparecientes son personas que forman parte de la Fuerza Pública mientras el 77 por ciento es gente de esa exguerrilla.

Ilusos los que creían que estos últimos correrían a confesar sus crímenes y a declararse culpables. Ellos siguen en lo suyo: capoteando con enorme cinismo sus responsabilidades, ayudados por abogados pagados por todos los colombianos en un sistema de defensoría pública que vale mucha plata y que ciertamente indigna.

No me esperaba nada menos de los cabecillas de las Farc y de las mujeres que ocupan cargos importantes en esa organización y a las que siempre les importó un pepino lo que hacían con sus compañeras de base. Lo que sí resulta desconcertante es que el aparato coercitivo encargado de hacer valer la poca justicia que quedó después del acuerdo e imponer al menos unos castigos simbólicos, se esté demorando tanto en tomar esas determinaciones.

Que de siete macrocasos, el que supuestamente más ha avanzado en dos años y medio sea el del secuestro y haya magistrados de la JEP que todavía hablen de “retenciones”, produce náuseas.

Que solo cuando los medios de comunicación pusieron el foco en las desafiantes declaraciones de la senadora Sandra Ramírez, negando el reclutamiento de menores, la JEP hubiera movido un expediente que estaba abierto desde marzo de 2019 y solo ahora llamara a rendir versión a 14 miembros de la exguerrilla genera un tremendo desconsuelo.

Que se ponga más interés en admitir en la JEP a un paramilitar infiltrado en la administración pública como Salvador Arana, en contra de lo que dice la Corte Suprema, antes que perseguir los bienes de las Farc para reparar de verdad a las víctimas es francamente inconcebible.

Que la Unión Europea anuncie ayudas por más de 3,5 millones de euros, que el Estado haya accedido a las solicitudes de la JEP de más recursos que al final se fueron en burocracia y que la propia ONU haya aceptado verificar y acompañar la imposición de sanciones y, no obstante todo ello, no se hayan producido esos castigos nos permite a muchos decir que el problema no son las Farc sino la JEP, que nos deja con cada omisión o demora injustificada una profunda sensación de impunidad.

No se llamen a engaños, honorables magistrados: el déficit de legitimidad de la JEP no es culpa de las bodegas de Twitter, sino directamente proporcional a su vergonzoso déficit de resultados.

José Manuel Acevedo M.

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.