Secciones
Síguenos en:
Es la hora del acuerdo

Es la hora del acuerdo

El país debe iniciar, además, el debate sobre las reformas sociales profundas que debe adoptar.

12 de junio 2021 , 11:28 p. m.

El país sigue a la espera de una solución de la crisis del paro. Un acuerdo entre el Gobierno y el Comité Nacional del Paro deberá incluir tanto las plenas garantías para la protesta pacífica como el fin de los bloqueos. Y debe ser el punto de partida para la discusión de los temas de fondo que han generado el enorme descontento que le dio lugar.

En el momento de escribir esta columna no se conocen las conclusiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que ha visitado el país. Espero que el Gobierno haya dado información clara acerca de las investigaciones que debe llevar a cabo sobre los abusos de derechos humanos por miembros de la Fuerza Pública. Espero también que la Comisión se vaya plenamente informada sobre el vandalismo y los actos de violencia contra la Fuerza Pública que han realizado algunos actores que han participado en el paro.

Y confío, especialmente, en que la Comisión se vaya con claridad sobre el compromiso que tenemos la abrumadora mayoría de los colombianos con el pleno respeto a los derechos humanos.

Los bloqueos de vías han tenido costos enormes: entre 5 y 6 billones de pesos, según Fedesarrollo, pero pueden ser más altos. En el suroccidente del país han sido considerables y tendrán efectos de largo plazo: 16 por ciento de las empresas del Valle y el Cauca les manifestaron a sus cámaras de Comercio que están pensando en cerrar su actividad. Los costos son también de largo plazo por la pérdida de contratos de exportación, como los que anunció la Federación Nacional de Cafeteros.

El efecto social de los bloqueos es también muy elevado, como lo mostró el aumento de los precios de los alimentos en mayo, con efectos distributivos adversos. Se reflejará también en los datos de empleo cuando estén disponibles. Los bloqueos deben, por lo tanto, terminar, como lo han indicado virtualmente todas las fuerzas políticas.

Varios de los objetivos de las protestas ya han sido exitosos: el retiro de las reformas tributaria y de la salud y la eliminación de la matrícula universitaria para los estratos 1, 2 y 3. Y todo indica que habrá un consenso sobre la renta básica y la reforma tributaria para financiarla, concentrada en revertir beneficios tributarios otorgados hace dos años, elevar la retención en la fuente para dividendos y expedir un nuevo impuesto al patrimonio. Esos cambios deben ser permanentes, no transitorios.

El país debe iniciar, además, el debate sobre las reformas sociales profundas que debe adoptar. En esta materia, las más importantes son aquellas que permitan reducir la enorme desigualdad social que caracteriza al país y que nos coloca entre los peores del mundo. Esto exige tanto una política social más activa como un sistema tributario más redistributivo, dos temas que deben estar en la agenda de las negociaciones que surjan del paro, así como en el debate político que deberá tener el país con vista a las elecciones de 2022.

Los otros temas centrales son el empleo y la educación y capacitación de los jóvenes. Deben desarrollarse tanto mecanismos de formalización laboral, un tema en el cual el país también está en pésimas condiciones, como mecanismos permanentes de recapacitación para que nuestros trabajadores se ajusten positivamente al cambio tecnológico. Y deben complementarse con buenos instrumentos de apoyo a la pequeña empresa.

Como miembro de la generación del 68 (el año en el cual entré a la universidad), celebro que la juventud esté comprometida con ambiciosas políticas para el país. Las movilizaciones estudiantiles han dejado buenos legados. Participé y celebré el éxito de las de los estudiantes de Estados Unidos contra la guerra de Vietnam, cuando fui estudiante en ese país. Y celebré el triunfo de la movilización estudiantil que llevó a convocar nuestra Asamblea Nacional Constituyente de 1991. Una juventud sin grandes objetivos no está a la altura de la historia.

JOSÉ ANTONIO OCAMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.