close
close
Secciones
Síguenos en:
Se busca el gol, hay recompensa

Se busca el gol, hay recompensa

Este es el premundial con peor promedio de gol. Y el juego, de escaso nivel.

14 de noviembre 2021 , 10:22 p. m.

El clima en torno a la selección Paraguaya, rival de Colombia este martes, es irrespirable. Ha ganado un punto de los últimos doce y su público, cuando se consumaba la derrota con Chile el jueves (0-1 en el Defensores del Chaco), arremetió con un canto que lo dice todo: “Ooooh… que se vayan todos… que no quede ni uno solo...". Despidieron como DT a Eduardo Berizzo y llegó el ex-Boca Guillermo Barros Schelotto. Pero también debutó perdiendo, y de local. Quedó octava la Albirroja y tiene la pavorosa cantidad de 9 goles a favor en 13 partidos. En 7 de sus 13 partidos no convirtió, una estadística condenatoria. 

Si clasifica, sería un milagro de la vida. “Hay buenos jugadores, pero falta carácter. Lo dejan venir al contrario y le llegan mucho. Lo nuestro siempre se caracterizó por dar combate y cortar más arriba”, nos dijo Rogelio Delgado, capitán paraguayo en México 86.

Después de haber estado en cuatro mundiales consecutivos (1998, 2002, 2006, 2010), el hincha guaraní se acostumbró a los triunfos y las alegrías, pero se terminó una generación combativa, de personalidad (Chilavert, Gamarra, Celso Ayala, Chiqui Arce, Santa Cruz, Tacuara Cardozo, Roberto Acuña, Justo Villar, José Cardozo), y entró en una noche interminable. No ha ido a las últimas dos copas del Mundo y se puede ir apostando que tampoco viajará a Catar. Debería ganar los cinco encuentros que restan. Todo dicho. No es el único famélico de gol, veamos.

* ¿Y el grito sagrado...? Disputadas 13 jornadas, en la eliminatoria anterior se habían marcado 187 goles; ahora, a la misma altura, se llevan 160, una disminución inquietante. La última fue la fecha más flaca en mucho tiempo: 7 tantos. Este es el premundial con peor promedio de gol desde que comenzó a jugarse todos contra todos en 1998: 2,50 por encuentro.

* ¿Será récord...? Si hoy terminara la eliminatoria, Colombia clasificaría al repechaje mundialista con menos goles marcados que recibidos, 16 a 17, algo verdaderamente extraño. Y con 16 puntos sobre 39, o sea, con un rácano 41 por ciento de eficacia. Uffff…

* ¿Y el juego...? Si lo del gol es preocupante, el juego no le pierde pisada. Vimos los cinco partidos de la fecha, ninguno fue interesante. Fútbol chato, desabrido, de escaso nivel, acorde a los últimos tiempos en Sudamérica. Echamos una mirada hacia atrás y, salvo el Argentina 3-Uruguay 0 –brillante espectáculo–, no recordamos otro que nos haya hecho saltar del asiento. Incluso Argentina parece haberse olvidado rápido de cómo era. Después de aquella sinfonía, hizo dos presentaciones muy pobres ante Perú y el mismo Uruguay.

* Ejército de lesionados. Estas fechas están signadas por las lesiones. Los jugadores actuales son atletas superentrenados, pero inundan la enfermería por la sobrecarga de compromisos y por la intensidad del juego. Nadie puede aflojar un solo minuto de los 95 o 97 que duran los encuentros, caso contrario es señalado. Delantero que no colabora marcando, le cuesta el puesto. Si un jugador cualquiera pierde el balón con su equipo yendo hacia adelante, es muy factible que lo pague con un gol en contra. En el alto nivel no se perdona. Uruguay llegó a esta doble jornada de noviembre con ocho averiados: Cavani, Darwin Núñez, Maxi Gómez, Coates, De Arrascaeta, Viña, De la Cruz y Sebastián Cáceres. Muchos. Colombia, seis (Yerry Mina, Cuesta, Óscar Murillo, Matheus Uribe, Falcao y Stefan Medina). Perú se anotó con cinco; Bolivia, cinco… Chile sufrió la ausencia de dos grandes figuras de su mediocampo: Aránguiz y Pulgar, titularísimos.

* Infantino coopera. Los periodistas catalanes armaron un once completo con los indisponibles del FC Barcelona: el arquero Neto, Dest, Eric García, Piqué y Sergi Roberto; Nico, Pedri, Ansu Fati; Dembelé, Agüero y Braithwaite. Pasa en clubes y en selecciones. Es un problema global. Para “solucionar” el congestionamiento de fútbol, el presidente de la Fifa quiere agregar un Mundial cada dos años, con su correspondiente eliminatoria. Y un Mundial ampliado, de 48 equipos, con más enfrentamientos. Pedri, la joven figura de España, jugó 73 partidos en una temporada entre club y selección. Un chico de 18 años. Infantino le quiere agregar diez más. ¡Para que descanse…! ¿Para quién juega Infantino…?

* Legión de amarillas. La misma intensidad física del juego y la exigencia por presionar lleva a una cantidad inmensa de amonestados, que juegan al borde de la cornisa. Colombia se presentó ante Brasil con ¡13 amonestados…! Argentina tiene diez; Uruguay, también diez; todos así.

* Máquina. Brasil clasificó formalmente al Mundial de Catar de manera invicta y Tite alcanzó una marca impresionante: desde el 1.° de septiembre de 2016 (Ecuador 0-Brasil 3) dirigió en 29 cotejos a la Verdeamarilla por eliminatorias, con 26 victorias y 3 empates. Lo notable es que no termina de gustar en Brasil a gran parte del periodismo y a muchos hinchas. Lo ven eficiente, pero lo huelen conservador.

* La fecha soñada. Si Aladino se le aparecía a Ecuador y le ofrecía tres deseos antes de la última fecha de la eliminatoria, hubiera respondido: 1) ganarle a Venezuela; 2) que pierdan Colombia y Uruguay, mis perseguidores; 3) que Brasil y Argentina, cuando deba enfrentarlos, vengan a Quito ya clasificados. “Concedido”, parece haber respondido el genio. Y cumplió a cabalidad. Ecuador no le pidió jugar bien. Eso dependía de sí mismo. No lo hizo.

* Una buena. La aparición del ecuatoriano Piero Hincapié. Un líder notable, defensa para diez o doce años de selección. Jefe de manada y además lleno de clase, con una precocidad completamente infrecuente. Ojalá su cabeza esté en consonancia con sus condiciones. Estaremos frente a un crack espectacular. Está haciendo la carrera perfecta. Independiente del Valle; Talleres, en Argentina; Bayer Leverkusen. Escalón por escalón. Seguro subirá más.

* Aparición II. Cristian Romero, sensacional zaguero cordobés del Tottenham. Tiene todo: juego aéreo, un anticipo extraordinario (cualidad de los grandes defensores), clase para salir jugando, intuición de marca, fortaleza física y mental. También está haciendo la campaña ideal: Belgrano de Córdoba, Atalanta, Tottenham.

* Intereses. La búsqueda de una plaza mundialista ingresa para las asociaciones más en el terreno de la angustia que de la ilusión por jugar el Mundial. La alegría de una clasificación deviene inmediatamente en números y negocios. Intervenir en el máximo evento futbolístico garantiza un mínimo de 10 millones de dólares, sin contar las variables por clasificar estipuladas con los patrocinadores y los contratos adicionales que genera una participación. Pero, sobre todo, la tranquilidad política para los dirigentes. Significa una virtual reelección en el cargo. O sea, seguir usufructuando los privilegios que ello conlleva.

* Pechos fríos. Estaba por comenzar el partido Uruguay-Argentina. Un conocido relator uruguayo de Radio Nacional de Uruguay deslizó en el micrófono: “Con dos pechos fríos como Dybala y Di María no podemos perder, son dos heladeras”. Instantes después, a los 6 minutos y 40 segundos, pase de Dybala, gol de Di María. Ganó Argentina 1 a 0. Ese señor luego dice: “¡Respeten el trabajo del periodismo…!”.

JORGE BARRAZA

(Lea todas las columnas de Jorge Barraza en EL TIEMPO, aquí).

Más de Jorge Barraza

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.