Recibir siete goles nunca es amistoso

Recibir siete goles nunca es amistoso

El Real Madrid no genera ilusión. Hoy, el problema son los siete goles y el presagio que conllevan.

29 de julio 2019 , 12:21 a.m.

Atlético de Madrid 7-Real Madrid 3... Suena a efeméride, a cita histórica; pasó el viernes. El Atleti obrero le encajó siete al archirrival galáctico. Hace sesenta años le hubiesen pedido al cronista enviado al estadio repetir la información para confirmar la veracidad del dato, ahora no hace falta: se estaba viendo por TV.

A los 51 minutos ya iba 6 a 0. La llaga arde doble por ser el Atlético el verdugo, al que ya no le puede ganar con la camiseta, como pasó durante dos décadas, en los aciagos tiempos colchoneros. Desde la llegada del ‘Cholo’ Simeone cambió todo. Ahora pierde más de lo que gana el Madrid frente a su ancestral enemigo. La libreta negra de las derrotas catastróficas (esta lo fue) tiene otros dos antecedentes. Un 0-6 ante Independiente de Avellaneda en 1953 en el propio estadio Chamartín (hoy Bernabéu) y con Di Stéfano en campo, en tiempos en que los de acá iban y les daban tundas memorables. Y un 1-9 a manos del Bayern Múnich en agosto de 1980, amistoso también. Son manchas que no salen con nada. Y lo de amistoso no quita lo vergonzoso.

“Es un partido de pretemporada, ellos han sido mejores en todo, y ya está. No hay más que hablar”, simplificó Zinedine Zidane, entrenador madridista. Que les pregunte a los hinchas si ya está. Es un partido de pretemporada, sí, pero el bochorno no terminará al iniciarse la liga, el recuerdo durará años. “Nunca había sufrido y sentido una humillación semejante”, escribió Tomás Roncero, periodista partidario del diario AS, en su columna titulada ‘Suicidio deportivo’. Zidane es muy flemático; el hincha, no tanto. El marsellés ha ganado tres veces seguidas la Copa de Europa, aunque la gente no sabe qué creer, si fue suerte, si era mérito exclusivo de los jugadores, si por los arbitrajes, si el peso de la camiseta... Pero no le adjudica mayor influencia al técnico. Y ante el primer descalabro, sospecha de su capacidad táctica. Piensa que está allí por lo que fue con pantalones cortos y porque tiene suerte. ‘La flor de Zidane’ es una de las frases más pronunciadas de España.

El diario 'Marca' ha hecho una excelente macroencuesta de cómo ve la afición blanca el inquietante panorama actual. Ante la pregunta “¿Es Zidane el técnico ideal para este nuevo proyecto del Real Madrid?”, el 64 por ciento respondió No. Otra consulta: “¿Crees que el Madrid se reforzó bien para esta temporada?”. El 80 por ciento votó No. Y una tercera: “Si fueras Zidane, ¿qué cambiarías?”. El 49 por ciento respondió “dar paso a figuras nuevas”.

Cuando Ecuador cayó goleado 4-0 por Uruguay en el debut de la Copa América, se dijo en el acto que era un resultado sacatécnico. Y Bolillo está con el respirador artificial. Este 3 a 7, si bien no lo saca, pone en el banquillo de los acusados a Zidane. Que fue convocado en esta ocasión por Florentino Pérez para desguazar el equipo que dio pena la temporada pasada y armar uno nuevo. Lo que se dio en llamar ‘la revolución’. Pero sucede que siguen jugando los mismos de siempre con el agregado de Hazard, quien naufragó como lo haría cualquier recién llegado en un equipo que es apabullado por el adversario. Y los mismos de siempre ya fagocitaron dos técnicos antes de Zidane: Lopetegui y Solari. Zizou también se había marchado inesperadamente. Por algo... Catorce meses después de aquel adiós intempestivo continúan los mismos nombres que había dejado.

El Madrid siempre ha sido atinado para moverse en la feria de los pases. Comprando y vendiendo. Este año parece querer imitar las torpezas de su contrincante estelar, el FC Barcelona, que fichó a Coutinho y Dembelé por 300 millones de euros y ahora no sabe si venderlos por kilo o arrumbarlos en el garaje. A propósito, el presidente Bartomeu acaba de cesar a su tercer director de fútbol consecutivo, Pep Segura, autor material de dicho despilfarro. Antes se habían ido de igual modo Robert Fernández y Andoni Zubizarreta, gestores de otras docenas de contrataciones ruinosas, que costaron títulos, porque nadie sale campeón comprando mal. Ese es el punto neurálgico del fútbol profesional: saber fichar. Al Barcelona se fueron yendo los últimos mejores años de Messi sin haberlo rodeado adecuadamente, pero habiendo gastado centenares de millones.

El Madrid tiene un plantel numerosísimo que necesita desagotar. También, por poderoso que sea, precisa hacer caja para poder fichar. Los magros resultados y los altos contratos dificultan los traspasos de quienes deben salir. Por ello se van cedidos, a préstamo. Y los que llegan cuestan fortunas. Hazard es un notable jugador, está probado, aunque si el conjunto no funciona, puede que no brille. Como es habitual, le falta juego al equipo blanco. Hasta cuando ganó las Champions le faltaba. Juega a lo que produzcan sus individualidades. Ahora que el grupo está unos años más viejo y aburguesado, la evidencia es mayor.

Zidane se ha plantado en que quiere a Pogba, sí o sí. Y cuanto más lo reclama, más le aumenta el precio el Manchester United. Pero ¿será Pogba la píldora que remedie los males del Madrid...? Huuummmm... Pogba también le costó una fortuna al United y no le solucionó nada. Al contrario, se fue hundiendo progresivamente. Ni por liderazgo ni por juego parece un jugador indicado para dar vuelta el bote. El 3 a 7 del viernes no solo es un bochorno (aunque no haya puntos en juego), también es un incordio para negociar las transferencias y trabajar pacíficamente en el armado del equipo.

El Madrid ha quitado del arco a Keylor Navas, de excepcional rendimiento en todo su paso por el club, para dárselo a Courtois, un arquero normal, vulnerable, con el cual las que van adentro siguen su curso. El jueves, Courtois había declarado con su proverbial autoestima elevada: “Ya se sabe quién es el número uno en el arco del Real Madrid”. Cuando todo indicaba que se marcharía Kroos, acaso el volante más cómodo de Europa, le renovaron por tres años. Marcelo sigue, Isco sigue. Modric, quien tuvo una temporada casi en blanco (aunque recibió el Balón de Oro) y cumple 34 años en septiembre, sigue. Bale, de quien Zidane declaró “ojalá se vaya mañana si es posible”, sigue...

Harto de las ínfulas y los pedidos de Cristiano Ronaldo, Florentino Pérez le dio salida por un precio de liquidación y no pudo reemplazar sus goles, algo que todo el mundo le está achacando desde hace un año. Las críticas por la salida del portugués están arreciando como nunca ahora, y hoy lunes, como si fuera una cachetada al presidente, el diario 'Marca' entregará en el teatro Reina Victoria de Madrid el importante Marca Leyenda, un premio a la trayectoria, al goleador de Madeira.

A falta de tres semanas para comenzar la liga, el club de Di Stéfano y Bernabéu no genera ilusión a sus millones de hinchas, necesita de una vez renovar el equipo y desprenderse de al menos media docena de efectivos en operaciones que no serán ciertamente rentables. Pero la plata va y viene. Hoy, el problema son los siete goles del Atlético. Y el presagio que conllevan.

JORGE BARRAZA

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.