Octubre nos ha dado tanto

Octubre nos ha dado tanto

En un plantel plagado de estrellas, la que más iluminó fue la de un adolescente.

06 de octubre 2019 , 11:53 p.m.

Fue hace cuarenta días. Iban 78 minutos del juego Barcelona-Betis cuando el cuarto árbitro levantó la chapa anunciando un cambio: sale Carles Pérez y entra Ansu Fati, un chico morenito de 16 años. Un cosquilleo que encerraba varias sensaciones recorrió la mente y el cuerpo de millones que mirábamos el juego: asombro, alegría, ilusión. Asombro porque un muchachito con cara angelical esté debutando a esa edad en el Barcelona (¡nada menos!), alegría por ser testigos contemporáneos, ilusión de que confirme su promesa de crac. Ansu dibujó varias gambetas y fintas que convirtieron la noche en día, la adustez en sonrisas, el pesimismo en esperanza. Una pregunta recorrió el cielo del fútbol: ¿ha surgido un fenómeno?

Seis días después, en tierra vasca, el Barça perdía ante el Osasuna y jugaba horrendamente mal. Ansu tuvo una segunda oportunidad, entró en el segundo tiempo y a los cinco minutos de estar en el campo, un impulso divino lo elevó sobre los demás jugadores y metió un cabezazo precioso, técnicamente perfecto. Gol. ¡Gol del niño maravilla! El futbolista más joven en anotar un gol en los 120 años del Fútbol Club Barcelona. No es poco.

Y en minutos se reveló mejor que los demás, valuados en decenas, cientos de millones. Y todo con un aplomo, una serenidad y una naturalidad increíbles. Festejó como quien lleva 400 goles en Primera. Solo los elegidos aprovechan tan integralmente estas oportunidades. Son minutitos apenas, y hay que poseer ese ángel, esa estrella para deslumbrar en una sola pelota que llega, con suerte dos.

Dos semanas después, ante el Valencia, desató su furia creativa. Abrió el marcador con un golazo y sirvió el segundo. El Campo Nou estalló alborozado. La gente sabe intuir cuando está en presencia de algo diferente. En un plantel plagado de estrellas, la que más iluminó fue la de un adolescente caído como un meteorito. Nadie lo tenía. Y no hace falta verle el documento, la cara atestigua su pubertad. Es un nene.

El verdadero amante del fútbol celebra íntimamente cuando aparece una joya nueva. Tiene, en esos casos, la amplitud y generosidad que no exhibe en otros aspectos de su ‘hinchismo’. Cuando se advierte que ha nacido un auténtico crac, la alegría es general, sea del club que fuere. Imaginamos que cuando Willington Ortiz asomó en Millonarios, la nación futbolera en general dio la bienvenida a su talento más allá de las camisetas.

Guinea-Bisáu es un puntito en el extremo occidental del inmenso mapa de África, un paisito, apenas superado en pequeñez en el vecindario por Gambia, que es una tirita metida dentro de Senegal. Allí, en la excolonia portuguesa nació Anssumane Fati Vieira. A sus 6 años, su padre logró la proeza de trasladar a toda la familia a España, a uno de esos deliciosos pueblitos de viejos e inmigrantes, distante una hora de Sevilla. Y a los 10 ya estaba en las inferiores del Barça. Esta irrupción fenomenal les ha cambiado la vida. El club lo ha blindado por 100 millones de euros y le ha hecho un contrato acorde hasta 2022, ampliable hasta 2024. Hace unos días, el Consejo de Ministros español, en trámite sumarísimo, le otorgó la ciudadanía española y de inmediato se inició el febril papeleo para que Ansu represente a la Selección Española. Se había hablado de incluirlo en la sub-17, quizás en la sub-21, pero irá directamente a la mayor. Quieren hacerlo jugar ya, ante el peligro de que pudiera birlárselo Portugal, pues también en la patria de Cristiano Ronaldo querían darle la nacionalidad y gozar de sus servicios. Si ratifica todo lo que se espera de él, España disfrutaría de este Fórmula Uno por quince años mínimo.

Y llegaron las primeras portadas de los diarios, y los primeros elogios grandes: “Es un jugador con unas condiciones tremendas y con una sorprendente madurez. Encara y frena cuando tiene que hacerlo —comentó Jorge Valdano en Radio Marca—. Me parece admirable esa facilidad que tiene para mezclar la calma con la explosividad”.

Es la maravilla del genio, abrevia los tiempos, abre todas las puertas. Bori, su papá, era basurero municipal en Herrera, el pueblo donde vivían. Ahora no trabaja más; él, su esposa y sus cinco hijos no vivirán la vida del resto de los refugiados africanos. “Toca como un interior, dribla como un extremo, asiste como un mediapunta y remata como un delantero centro”, dice Jaume Marcet, periodista de Barça TV que conoce como ningún otro el universo de La Masía, la escuela formativa azulgrana. “No tengo ninguna duda de que logrará lo que se proponga, es un asesino del área, uno de mis reyes, tiene madera de campeón”, confirma Víctor Valdés, el exarquero que lo tuvo fugazmente en el Juvenil A. “Hoy ya me puedo morir tranquilo, si muero ya no pasa nada, mi hijo ha debutado en el Barcelona“, se emocionó Bori en los micrófonos de 'Carrusel Deportivo' la tarde mágica ante el Betis. A diferencia de nuestras costumbres sudamericanas, en España no es usual mandar a la cancha a un chico de 16 años, los sacan más horneados. Muchos se estrenan a los 21 o 22. Pero los prodigios se saltan reglas y estándares.

Ansu es una flor de octubre, que debiera ser declarado el mes universal del fútbol. Nació el día 31, tal vez por eso lleva ese número en la espalda. Octubre le ha regalado al fútbol veinte, acaso treinta piedras preciosas de las más fulgurantes: Pelé, Maradona, Garrincha, Bobby Charlton, Didí, Yashin, Sívori, Gento, Juan Eduardo Hohberg, Elías Figueroa, Perfumo, Pinino Mas, Paulo Roberto Falcao, Van Basten, Valdano (en su multifacética condición de jugador, entrenador y escritor brillante), Burruchaga, George Weah (único africano que ha ganado el Balón de Oro), Zlatan Ibrahimovic, David Trezeguet, Wayne Rooney, tantísimos más. Tal vez hoy mismo esté naciendo un portento nuevo.

JORGE BARRAZA

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.