Secciones
Síguenos en:
James, siempre hay que demostrar

James, siempre hay que demostrar

Cuanto más se sube, más compromiso hay; cuanto más cariño el público da, se redobla la obligación.

26 de julio 2021 , 01:51 a. m.

En 1982, Argentina llegó a España con el título de campeón mundial y el mejor plantel de su historia. A Fillol, Kempes, Bertoni, Ardiles, Passarella, Tarantini, Valdano se habían sumado Maradona con 21, Ramón Díaz con 22 años (un crac fenomenal), Olarticoechea con 23… Mucho material, como para repetir el plato.

A poco del arribo, el zaguero Jorge Olguín exteriorizó un pensamiento que resumía el de todos sus compañeros y del técnico Menotti: “No tenemos nada que demostrar, somos los campeones del mundo”. Unos pocos días después, la selección albiceleste debutó en el Camp Nou ante 95.000 personas perdiendo contra Bélgica 1 a 0, jugando feo y mal. Un papelón. Y no la Bélgica actual de Lukaku, Hazard, De Bruyne… Aquella era una Bélgica oficinesca, desabrida y sin estrellas, que luego apenas pudo vencer a El Salvador por la mínima. Conste que los salvadoreños llegaban con un triste récord: cuatro días antes habían recibido la peor goleada de la historia de los mundiales: 10 a 1 con Hungría.

“No tenemos nada que demostrar”. Siempre hay que demostrar. En todos los órdenes de la vida. Siempre hay que estar preocupado, alerta, inquieto, hasta con un soplo de temor. Ayuda a tener la guardia alta. Cuando el Santos salía de gira por diez o quince países, el tema era más o menos así: Pelé hacía dos goles en Montevideo un domingo, tres en Buenos Aires un miércoles, dos en Santiago un sábado, tres en Lima el lunes siguiente, dos en Guayaquil el jueves, uno en Bogotá el domingo y así todos los partidos hasta volver a Brasil. Pelé no tenía la suerte de aquellos del 82: era Pelé y tenía que corroborarlo cada 72 horas. Porque se pagaba para verlo a él. El fútbol no se televisaba y el público llenaba el estadio, quería comprobar si eran ciertas las maravillas que se contaban de O Rei (que lo eran). En tal sentido, Messi es un espejo de Pelé, un ejemplo de compromiso: siempre da el presente y sale a dar todo, de allí su increíble regularidad en la excelencia. En octubre cumplirá 17 años en Primera División y entra al campo con la misma consigna del primer día. Sabe dónde juega, lo que cobra, entiende que tiene centenares de millones de fans en el todo el mundo (solo en Instagram son 236 millones de seguidores), se cuida científicamente, no falta nunca a un partido y trata de devolver la idolatría con juego, con alegrías y con profesionalismo. No así Maradona, no así Ronaldinho, Ronaldo Nazario y otros.

El preámbulo viene a cuento de la declaración de James Rodríguez (“No tengo nada que demostrar”). Dicho con el máximo respeto y aprecio, James: siempre hay que demostrar. Cuanto más se sube, más compromiso hay; cuanto más cariño el público da, aumenta la obligación. Hay millones de colombianos que lo quieren y esperan de él no solo que brille, sino que juegue todos los encuentros, se entrene al máximo, lleve la vida de un atleta, esté disponible siempre, empatice con el técnico, se sacrifique. Y no solo fama y redes sociales: cancha, goles, presencia, entrega.

No se puede ser ídolo y ultramillonario dando lo mínimo. No se puede vivir un año tras otro de declaraciones y luego victimizarse por lo que la prensa diga. Cuando James eligió a Jorge Mendes sabía las normas del portugués: Mendes te va a convertir en un hombre inmensamente rico, te va a conseguir siempre un gran club (aunque te falte una pierna, él te dará un Madrid, una Juventus), pero tiene una organización enorme detrás que enarbola una consigna: que se hable de ti. Que salgas todos los días en la prensa. Si no es por lo que juegas, al menos por tus autos de lujo, por tus mansiones, tus abdominales, tu yate, tu glamur… Pero que se hable siempre. Un amplio equipo de ejecutivos de prensa se encargará de amplificarlo y de impactar con ello. Eso mantiene el producto en el estante más alto. Pero luego no te puedes quejar de que “la prensa dijo…”, son las reglas del juego que tú juegas. Y también, cada tanto, hay que entrar al campo y demostrar.

Luis Díaz ya anotició al continente de que es un crac, a partir de ahora más que nunca deberá ratificarlo cada vez que salga al campo. Se le exigirá. Y veremos de qué madera está hecho (aunque creemos que es madera noble). Seguro va a pasar del Porto a un club de más calado. Le harán un contrato que multiplicará varias veces el actual, y se le pedirá más. Y cuando Colombia esté en una situación límite, querrán que él gane el partido. Esa muletilla de que “él no tiene la culpa del contrato que le hicieron” es falsa: su representante, con su anuencia, pidió lo que cree justo recibir. De modo que el futbolista debe rendir en consonancia con lo que dice merecer ganar. Justamente, cuando se consigue un contrato millonario, más obligado se está. Cuando se es ídolo, igual.

En el instante de ingresar a la categoría de millonario se empieza a luchar contra un enemigo invisible, que te va corroyendo el ímpetu: el aburguesamiento. Es una pelea desigual en la que se pierde casi siempre. Cuando se tienen cuarenta o cincuenta millones de dólares en el banco, el individuo confiesa: “Soy el mismo de siempre, el chico de mi barrio, no he cambiado nada”. Y en verdad así lo siente. Pero está aburguesado y no lo nota. Toma todo con calma budista. “Perdimos, pero ya tendremos revancha”, “El próximo año trataremos de hacerlo mejor”. “Si no clasificamos al Mundial, mala suerte, habrá otros mundiales”. Y la peor de todas: “No tengo nada que demostrar”.

Además de un magnífico entrenador, Reinaldo Rueda es un hombre sin tacha: no convocó a James para las últimas jornadas de la eliminatoria y la Copa América porque seguramente recibió un dictamen médico indubitable: no se recuperaría a tiempo para hacer fútbol de alta competencia. Pero no es rencoroso: en septiembre volverá a convocarlo. Y no le pedirá ninguna explicación por sus expresiones contra él (para el grupo Mendes, que un futbolista de su escudería no sea convocado a su selección es una afrenta grave contra el negocio). Reinaldo entenderá lógica su molestia: jugador que no es tenido en cuenta se irrita y levanta la voz, protesta. James volverá a la Selección, a la que puede serle útil. Pero no debe equivocarse: sí tendrá que demostrar

JORGE BARRAZA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.