El jueves negro del fútbol

El jueves negro del fútbol

El fútbol, que moviliza a millones de personas, está congelado. Habrá millonarias pérdidas.

23 de marzo 2020 , 12:30 a.m.

El coronavirus ha metido la cola en todos los ámbitos sociales, causando muerte y miedo. Lo primero es proteger la vida, claro; luego vendrá el reporte de pérdidas, porque el mal está destrozando el aparato productivo de muchas industrias y, si se prolonga demasiado, esto generará un drama posterior: depresión, desocupación y pobreza. Hay una centena de países en cuarentena, con cierre de fronteras o circulación limitada. La orden es quedarse en casa, hacer teletrabajo. Un sinnúmero de actividades están congeladas, o casi. Fuera del turismo, un rubro noqueado por la epidemia, otro segmento que ha recibido una paliza es el del entretenimiento, y entre ellos, el rey: el fútbol, que moviliza a miles de millones de personas anualmente.

El fútbol tiene una peculiaridad más preocupante: su ajustadísimo cronograma, el calendario unificado internacional. Hay tal saturación de torneos que las fechas deben ser calculadas quirúrgicamente. Cada día cuenta. Todo está agendado al detalle, sincronizado. Es como la red de subterráneos, si un tren se atasca, atrasa a todos los demás. Y si se atasca por demasiado tiempo, interrumpe todo el servicio. Es lo que empieza a pasar: el fútbol mundial, entero, está paralizado. Las pérdidas pueden ser catastróficas en tanto el virus se prolongue y no permita finalizar las competiciones.

Uefa y Conmebol anunciaron la postergación de la Eurocopa y la Copa América (ambas estaban programadas del 12 de junio al 12 de julio). Pasarán a los mismos meses de 2021. La Uefa, sobre todo, ultracargada de certámenes, no puede renunciar de ningún modo a la disputa de la Eurocopa, pues facturará 2.500 millones de euros con ella, de los cuales reparte unos 1.500 entre sus asociaciones y 1.000 se los queda. Gran parte de su desenvolvimiento lo financia con ese torneo. Pero el corrimiento de fechas no le saldrá gratis. Afectará su flamante Liga de Naciones, que estaba pautada desde septiembre de este año a junio del próximo. Todo no se va a poder salvar. Para Conmebol es más sencillo reacomodar fechas. Las dos jornadas del 26 y 31 de marzo de 2020 de la eliminatoria pasarían a septiembre de 2021. La Copa América se meterá como cuña el año entrante como se hacía en este. Y las copas Libertadores y Sudamericana se apretarán, tienen tiempo.

La Unión Europea de Fútbol también aplazó las finales de la Champions (del 30 de mayo al 27 de junio) y de la Europa League. Pero poner nuevas fechas hoy no significa nada, es simplemente tentativo, nadie sabe cuándo volverá la actividad. Donald Trump, asesorado por su ministro de Salud, anunció que la peste podría ser controlada recién en agosto. Y hasta tanto no retomen las ligas locales, lo internacional no se pondrá en marcha.

Los futbolistas tampoco quieren jugar. La Uefa aún no había suspendido las copas y el Valencia debió ir a enfrentar al Atalanta en Milán el 19 de febrero, en pleno estallido de la fiebre (“Ese partido fue una bomba biológica, una locura”, dice el médico italiano Fabiano Di Marco), y luego el 35 % del plantel quedó infectado. Milán es la capital de Lombardía, el epicentro mundial del coronavirus. De modo que los jugadores tienen razón en no exponerse. El tema ahora es otro: cómo harán para pagarles… Difícilmente los profesionales de la pelota se rebajen el sueldo. La de ellos es sagrada… Ya hay sindicatos, y Acolfutpro es uno, que considera inaceptable que quieran rebajarles el sueldo. ¡Habráse visto…! ¡Faltaba más…! El Sion, de Suiza, decidió rescindir el contrato a ocho jugadores por no aceptar una rebaja de salario. Sin embargo, en Alemania, los muchachos del Borussia Mönchengladbach ofrecieron 'motu proprio' recortar sus ingresos en tanto haya inactividad por coronavirus. Y en el Dortmund se da una situación similar.

“La Liga se reanudará, aunque sea a puertas cerradas”, anunció Javier Tebas, presidente de la Liga española, como si supiera cuándo se acaba el virus. Y como si no supiera que España es hoy el segundo foco de decesos después de Italia (China ya está en fase de desaceleración). La gente cae como moscas y Tebas garantiza la reanudación. Se entiende (aunque no se comparte) su desesperación: si no se juega, no se cobra de la TV. Y ese es el mayor ingreso de todos. Pero ¿aceptarán los clubes…? El Real Madrid perdería 4 millones de euros por cada partido de local si actúa sin público. Y si no juega, pierde los dos ingresos: taquilla y televisión. El Barcelona se salvó de una: habían ordenado que jugase ante el Napoli en el Camp Nou a tribunas vacías, con lo cual perdía 6 millones de euros de recaudación. Tampoco se cobran los patrocinios publicitarios.

Real Madrid ingresa un millón y medio al mes solo por venta de entradas de su museo en el Bernabéu. El Barça embolsa más (tiquetes más caros y mayor número de visitantes). Los clubes están cerrados y, además, no hay turistas. No funcionan las tiendas de venta de camisetas y 'souvenirs', que dejan una millonada. Quienes venden la bufanda de cada partido, algo tan tradicional en Europa (cuesta entre 12 y 15 euros), están inactivos; los que las producen, igual, y así todo, es una cadena. También las corporaciones de televisión se ven afectadas, las fábricas de indumentaria deportiva. El fútbol genera millones de puestos de trabajo en el mundo.

Puertas adentro del Real Madrid ya han sacado cuentas: el club perderá este año 100 millones de euros. El Barça informó que lo suyo serían 60. Según la consultora KPMG, una cancelación definitiva de las cinco grandes ligas de Europa (España, Italia, Inglaterra, Alemania y Francia) generaría pérdidas de entre 3.700 y 4.280 millones de dólares.

Y, dependiendo de cuándo remita la pandemia, puede que muchos torneos queden inconclusos. Se anularían definitivamente decenas de partidos. Aquí surge otra incógnita: ¿quiénes serían los campeones, segundos, terceros…? El diario 'Sport', de Barcelona, publicó una enorme tapa con el título: ‘El Barça reclamará la liga’. Sus directivos piensan que, si no hay reanudación, deben dársela por ganada. Argumentan que fue el campeón de invierno (la primera rueda) y que es el único líder habiéndose disputado el 70 % del torneo. En realidad, el 71 %. A la Liga española le quedan 11 fechas; a la italiana, 12; a la alemana y a la inglesa, 9. Y luego están las vacaciones de los futbolistas (que también son sagradas…).

Pedro Sánchez, presidente del gobierno español, anunció una inyección del Estado de 200.000 millones de euros para paliar la crisis. Pero el fútbol no recibirá nada de eso y deberá arreglarse las costuras solo. El economista catalán Albert Deulofeu explicó las consecuencias económicas que puede ocasionar la pandemia del coronavirus. El Barcelona será uno de los más afectados, vaticinó: “Teniendo en cuenta la deuda que tiene (de 553 millones de euros, según Enrique Tombas, vicepresidente económico del club azulgrana), no será fácil revertir las pérdidas extraordinarias que se le vienen encima", dijo. Eso se debe casi exclusivamente a sus ruinosos fichajes, como el de Coutinho, Dembelé y Griezmann. Sumado a ello, el Barça es el club con mayor masa salarial del mundo: su plantel, pese a ser cortísimo y discreto, le cuesta 650 millones de euros al año. Obviamente, el parate futbolístico agrava su cuadro financiero. Con todo, se intuye que las peores noticias en Europa aún no han llegado.

En América, el ataque de la pandemia es menos grave que allá, aunque la forzada recesión anula los ingresos, pero mantiene los egresos. En Argentina, como en el resto de los países, se suspendieron partidos y entrenamientos. Los futbolistas se van a la casa con tareas del preparador físico. La pregunta es ¿cómo volverán el día que regrese la competencia? Los casados se supone que acatarán; ¿y los solteros…? ¿harán cuarentena verdadera…? El cuerpo técnico de Zidane admitió que, para volver a jugar, necesitarán hacer una minipretemporada. Pero tampoco hay tiempo para ello.

Y lo que se pregunta buena parte del público: los programas de polémica en televisión que están horas y horas gritando sin sacar ninguna conclusión, ¿de qué van a hablar ahora…?

JORGE BARRAZA

Empodera tu conocimiento

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.