La herencia de Duque

La herencia de Duque

Será un desafío encontrar una política exterior firme, pero sensata.

30 de junio 2020 , 09:25 p.m.

Poca duda cabe de que Maduro es despiadado y sin escrúpulos; que es un violador de los derechos humanos y juega del lado de los autócratas. Pero el prisma democrático o el estándar moral no resuelven lo que, también, es la más seria e inédita amenaza a la seguridad nacional de Colombia. Porque, quiérase o no, en política internacional lo habitual y predominante es la realpolitik.

Maduro no solo la entiende, la practica todo el tiempo, sino que sabe para dónde va y tiene amigos. Mientras a Colombia se le dificulta la compra de unos ventiladores, China montó, en la práctica, un puente aéreo de asistencia sanitaria con Venezuela al comienzo de la pandemia, lo que, aunado a su relativo aislamiento, hace creíble que tenga una baja tasa de contagios. Igualmente, Irán se la jugó por Maduro al advertir a Estados Unidos de su reacción si procedía contra sus buques que transportaban gasolina a Venezuela. Eso, llámese como se quiera, llámese obtener el favor y respeto de los crueles, pero pocos lo hacen y en los momentos que corren vale oro.

Porque también puede que Maduro vaya a Rusia y regrese cabizbajo, como en septiembre pasado, cuando Putin le dijo que debería negociar con la oposición –me lo recordaba el internacionalista Vladimir Rouvinski–, pero el líder ruso es, sin duda, su más importante valedor y subordina los intereses económicos a la ventaja geopolítica. Un líder que entiende a la perfección las asimetrías de las capacidades entre las potencias y es así precisamente como retorna a las tácticas de la Guerra Fría, desafía la hegemonía y socava los intereses de Estados Unidos en América Latina. Poco a poco, restaura a Rusia como una gran potencia en el escenario internacional.

Así que más vale que el desastre económico y social que ha dejado el chavismo nos haga el favorcito de tumbar al dictador en cualquier momento. De lo contrario, Duque, que sí tiene las horas contadas, se habrá ido y nos habrá dejado el problemita de Maduro. Una infortunada herencia que es inviable de reversar en lo inmediato y que puede constituir uno de los peores desempeños en la historia de la política exterior del país.

Una política que se redujo a un cerco diplomático que se quiso vender, incluso, dizque a China; que dependía en extremo y supeditaba los intereses nacionales de Colombia, lo dijimos, a una intervención militar improbable y a las veleidades de un hombre impredecible como Trump. Pero, además, si algo notifican las 39 páginas del capítulo venezolano del libro de John Bolton, La habitación donde sucedió, es que nos plegamos a una opción militar que nunca se consideró seriamente y a unos ejecutores de política en Washington sin rumbo claro. Un libro que termina por caricaturizar y sacrificar lo poco que quedaba del joven Guaidó.

Habría que preguntarse si después de la igualación por lo bajo que dejará la pandemia en América Latina, valga decir inestabilidad macroeconómica, pobreza, hambre, aumento de la criminalidad y posiblemente del autoritarismo, el Grupo de Lima tan siquiera sesionará y Venezuela atraerá suficiente atención.

Entre tanto, China y Putin, que no está dispuesto a una pérdida reputacional y a lo invertido en el país caribeño, están muy pendientes de los cambios políticos en América Latina y un regreso de los regímenes de izquierda. El desafío será entonces encontrar una opción política de centro que ofrezca una política exterior firme, si se prefiere osada, pero siempre sensata, que le dé vuelta de tuerca al fracaso que ya reconocían el embajador Francisco Santos y la canciller Claudia Blum en el diálogo filtrado en noviembre pasado. De ese tamaño parece que será la herencia exterior de Duque, sin mucho más que destacar.

John Mario González

Empodera tu conocimiento

Más de John Mario González

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.