El trigo y la cizaña al 2022

El trigo y la cizaña al 2022

Algunos precandidatos y aspirantes en potencia, por fortuna, ofrecen una luz de esperanza.

21 de octubre 2020 , 09:25 p. m.

Un país débil en lo político e institucional está a priori condenado a fracasar cuando tiene que escoger entre un Arnoldo Alemán y un Daniel Ortega, como en Nicaragua en 1996. ¿Qué se puede esperar de eso? En Colombia nos ufanamos de contar con mejores candidatos, pero aun así nos hemos equivocado de cabo a rabo. Piénsese en Pastrana, por ejemplo, o Iván Duque.

El mismo dilema en que, de nuevo, nos quiere meter Álvaro Uribe cuando alerta sobre el proyecto socialista de quienes promueven el odio de clases. Y claro que el riesgo existe, pero no será la única consideración con la que habrá que escoger en el 2022, como si no nos hubiéramos dado cuenta de que conciben la justicia solo para los de ruana. Cuando les incomoda sus decisiones la emprenden contra esta con asambleas constituyentes o referendos, de cuyo número ya se perdió la cuenta, o confeccionan el juzgamiento a su medida.

Si se considera, en todo caso, que una de las características que tendrá la próxima contienda presidencial es que veremos un récord de precandidatos, superior a los cerca de 32 de 2018, no será difícil para Uribe embutirnos en su perniciosa disyuntiva. Claro que, aunque sale victorioso en lo jurídico, él y sus candidatos del Centro Democrático aparecen perdedores en lo político. Basta con ver que su hombre fuerte ahora es Carlos Holmes, pese a su desventurado paso por Relaciones Exteriores y su lánguido desempeño en Defensa. Por eso, otro temprano rasgo de la anticipada campaña electoral será el inminente resurgimiento de Germán Vargas como hombre por vencer en la centroderecha.

Claro que desconfiar de los agitadores extremos no le resuelve nada al país en la delicada escogencia de su próximo mandatario. Es apenas la cuota inicial frente a la innumerable combinación de opciones y camaleónicas precandidaturas, muchas blanditas con el narcotráfico y la corrupción. Qué tal el paradójico atributo de un partido dizque anticorrupción como el Verde, con nombres como Antonio Sanguino o el sinuoso exgobernador Camilo Romero, a quien denuncié por corrupción con una investigación sobre los licores de Nariño, publicada hace tres años, y confirmada en la imputación de cargos que le hizo la Fiscalía ante la Corte Suprema de Justicia. No me explico, además, cómo una persona que le miente abiertamente al país sobre el retiro de su visa a EE. UU. aspira a la presidencia. O véase el caso del senador Jorge Eduardo Londoño, cuyos hermanos fueron denunciados e investigados por narcotráfico, aunque con expedientes conveniente y misteriosamente extraviados. Ojalá que otro de los hombres interesantes del sonajero, como Alejandro Gaviria, entiendan a qué se enfrentarían dentro de tales microempresas electorales.

Es tal vez ese uno de los hechos que hablan de la fortaleza y determinación de Sergio Fajardo de mantenerse independiente, aunque también porque entiende que puede terminar víctima de la nomenclatura de los ex-M-19 cuando Petro comience a sonsacar a sus viejos amigos del Verde. Pero la decisión de Fajardo hay que valorarla en toda su dimensión, pues tal vez no hay candidato en la historia de Colombia que, con serias posibilidades de pasar a la segunda vuelta, haya rechazado el apoyo de un partido como el Liberal, y eso que le dicen tibio.

Ahora bien, una lista provisional y caprichosa de precandidatos y aspirantes en potencia que ofrecen una luz de esperanza sería más arbitraria de no incluir a un hombre que por sus condiciones personales e inteligencia puede ser el que el país necesita, y me refiero a Luis Alberto Moreno. Aunque es temprano para ahondar en detalles, curiosamente no hay mucho tiempo. Para separar el trigo y la cizaña habrá también que conformar una lista al Congreso por firmas y con personas probas e independientes. ¡Tamaño desafío el que nos espera!

John Mario González

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.